viernes, 21 septiembre 2018, 21:37
Imprimir esta página
Miércoles, 23 Noviembre 2016 07:00

Disciplina ciudadana: ¿Dónde hay un baño público?

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(13 votos)

¿Alguna situación de la vida resulta más desagradable que precisar un servicio sanitario y no poder hallarlo? El acceso a este servicio es un derecho, cuya solución no admite retrasos.     

“No hay baño”, “están clausurados”,  “no moleste,  los baños están tupidos”, son algunos de los carteles que a diario encontramos en nuestras calles y, precisamente, nos percatamos de ellos cuando estamos en un estado de necesidad (salvando las distancias de la terminología pues esta frase se emplea en materia de Derecho).

 

¿Alguna situación de la vida resulta más desagradable que precisar un servicio sanitario y no poder hallarlo? Casos como este abundan a diario y cada uno de nosotros, seguramente, tiene su propia experiencia al respecto.  

 

Una amiga me contaba recientemente que en julio pasado estaba de paseo con una tía; una señora próxima a cumplir los 80 años. Ya de regreso a la casa el transporte se rompió en la zona de Puentes Grandes, en la avenida 51.

 

La anciana se sentía mal, necesitaba acudir de inmediato al baño. Preguntaron en el Ditú cercano y la respuesta de la dependienta fue la siguiente: “¿qué quiere hacer ella?”, y a continuación dijo: “el baño de aquí lo tenemos como almacén”. Primero había que “confesarle” lo que la persona sentía, era como una condicionante para luego decir la última palabra. ¡Tamaña incomprensión!

 

altBaños del Centro Comercial del Tangana

 

Después, cuando la situación “apremiaba” se dirigieron a unos almacenes cercanos, donde un hombre y una mujer, que evidentemente eran custodios, señalaron: “aquí no hay baño”. Cosa inaudita pensó mi amiga, quien sentía que la situación de su tía se “agravaba” por instantes.

 

Entonces, miraron a los alrededores, había solo una casa y unos arbustos pequeños. Y hacia allí se dirigieron. Lo que sucedió después no tengo que contarlo, al margen de la pena, la preocupación y el rubor de la anciana.  

 

En nuestro país el tema de los baños públicos es serio y complicado. No se trata de un capricho, lujo, o antojo, sino es un dilema que no admite esperas.

 

Esta función humana (de expulsar los residuos del organismo) no tiene un momento preciso en tiempo y espacio por lo que la necesidad de acudir a un servicio sanitario se puede presentar en cualquier lugar. Si es en el hogar, no hay problemas, pero si la situación nos “sorprende” en la calle entonces comienza la gran odisea.

altBaños del Pabellón Cuba

 

Se supone que los establecimientos públicos cuenten con este servicio. Pero no es así. Cuando se inaugura una tienda —por ejemplo— no falta el baño. Al tiempo, o desaparece o se clausura por algún motivo, tal y como encontré recientemente en la Plaza de Carlos III. En la primera planta, tanto el de hombres como el de mujeres no estaban prestando servicios. Solo funcionaban los del piso de arriba.

 

La vida nos ha demostrado que para los responsables de administrar un lugar público (cualquiera que sea)  los servicios sanitarios no constituyen una prioridad. En algunos espacios  funcionan a medias, por así decirlo, pues de tres lavamanos (u otras piezas) apenas sirve uno. ¡Y qué decir del agua!, indispensable para mantener y cuidar la higiene.

 

Otra práctica muy común de encontrar en los centros de trabajo —asumida como una alternativa— es que alguien se “adueña” de la llave.  “Hay que pedírsela a …”, he escuchado en más de una ocasión, y entonces cuando el “fulano se pierde”, también desaparece el derecho de ir al baño.  

 

Lo preocupante es que ese actuar se está generalizando, mientras que los que tienen la obligación de resolver el problema invierten su tiempo en trazar estrategias y argumentar dificultades.

 

El asunto merece la atención debida, pues la escena de ver a personas (sobre todo hombres) orinando detrás de los árboles, las paradas, o en los parques, deja de ser algo exclusivo.

 

En algunos países centroasiáticos (y me consta) encontrar seres humanos haciendo las necesidades fisiológicas a la simple vista de todos no resulta extraño. Es una práctica tan ancestral como cotidiana, que los de esta otra parte del mundo no compartimos. Digo, no compartíamos, porque ya empieza a considerarse como normal.

 

Velar y mantener la disciplina ciudadana pasa por rigor, control, exigencia. Más no se podrá lograr si quienes deben velar por brindar un servicio de este tipo no se preocupan —y ocupan— por garantizar las condiciones mínimas para que no ocurran hechos como los anteriormente comentados.  

 

Cuba apunta a ser una de las naciones más envejecidas del continente, por lo que urge atender un tema como este.

 

altBaños de la terminal de Ómnibus de Espadero

  

Visto 1394 veces Modificado por última vez en Viernes, 25 Noviembre 2016 07:09

Comentarios  

 
#23 urano 24-11-2016 23:54
Ufff comprendo a la pobre anciana, jaja a quien no le ha pasado algo así?? Espero se tomen medidas que a mas corto que largo plazo solucionen o alivien la situación.
 
 
#22 AMBAR 24-11-2016 15:21
Desgraciadament e este es el mundo en q nos ha tocado vivir el desinteres y la indolencia por parte de las autoridades pertinentes es perceptible hasta para un nino, ciertamente todos hemos pasado de una u otra manera por esta penosa situacion lo peor es q cada dia aumenta podia asegurar q en estos momentos solo los negocios particualres cuentan con banos limpios y aceptables; el fin de semana pasado visite un centro nocturno del estado llamado El Cocodrilo dicho club cuenta con 2 banos (uno para cada sexo) a la media hora de estar en el sitio ya el de mujeres no funcionaba y todos debiamos usar el unico bano q quedaba donde por logica la cola incrementaba con el consumo de las bebidas 25 minutos tuve q esperar parada en un lugar donde se supone fui a divertirme y donde por "supuesto" tenia q pagar en cuc el servicio.
 
 
#21 carlosvaradero 24-11-2016 11:50
Quien tiene la culpa de todo esto??
Alguien podria responder por favor!!
Gracias.
 
 
#20 ROSQUETE 24-11-2016 11:41
Por diversas causas he comentado varias veces lo que pasa a ojos vista de todos en el Museo de Bellas Artes y la situación que se presenta en sus portales, tambien en otras partes, pero recalco lo del Museo por lo que representa. Tambien era asi en el Capitolio. Es verdad que hace tiempo que no paso por allí, pero las veces que he estado por esa centrica zona de la capital,he sentido verguenza por lo que he visto.

Esa zona se llena cada vez mas de turistas de todo el mundo. Me pregunto: Que pensaran de los cubanos, que todos somos de esa manera.

HASTA CUANDO TENDREMOS QUE SOPORTAR LA INDOLENCIA CON ESAS COSAS Y PASA EL TIEMPO SIN RESOLVERSE.
 
 
#19 Palax 24-11-2016 10:08
Yo siempre he críticado fuertemente la privatización del uso de los baños públicos que en principio se autorizó el arrendamiento del local para mejorar la calidad del servicio, pero al final todo sigue igual o peor.
En cualquier lugar de este mundo resulta necesario y perentorio la existencia de los baños públicos, desde la antigua Roma eso ha sido así es un signo de buena higuiene para la ciudad. No poseerlos o tenerlos en cantidades ínfimas o descuidados es retornar a la era oscura del medioevo, donde precisamente por la falta de higuiene las dos terceras partes de su población percieron victimas de plagas y epidemias.
 
 
#18 joseantonio 24-11-2016 09:01
Indisciplina ciudadana provocada, en primera instancia, por la desidia de la administración pública, para quien esto no es una prioridad.
Evadieron el problema cuando trasladaron su solución a los(mal)llamado s "cuentapropista s" y me pregunto: ¿Donde está el espacio para construir un baño público decente en esta caótica Habana nuestra? ¿Cuál sería el costo de esa pequeña inversión dados los márgenes comerciales del mobiliario, herrajes y demás? ¿Cuando se recuperaría y comenzaría a generar ganancias?
¿Qué pasará cuando 4 millones de turistas lleguen el próximo año?
Esto no debe quedar en manos de privados, es deber y responsabilidad de la administración pública, como lo es la recogida de desechos sólidos, el abasto de agua y la salud pública en general.
Entonces, cuando un turista urgido de este servicio, realice sus necesidas en la vía pública, el titular pudiera ser INDISCIPLINA INTERNACIONAL.
 
 
#17 Soy QVA 23-11-2016 16:53
Tenemos q mirarnos por dentro y por fuera, y dejar todas practicas q hoy en dia solo pensamos con el bolsillo, si queremos traer cuatro millones de turistas a Cuba una de las cosas q necesitamos resolver es entre otras muchas es esta, en cualquier parte del planeta por dar cobertura a un actividad economica, comercial o asistencial publico no cobra un centavo por ello esto esta ya incluido en la actividad social q brinda u oferta en donde esten estas instalaciones sanitarias, me niego a volver a la epoca de cavernas y la comunidad primitiva para resolver estas perentorias actividades como nos ha pasado a muchos cubanos y extranjeros en mi tierra, lo q falta es rigor, exigencia y abunda la dejadez y la indolencia por las administracione s q no cumplen con sus funciones y no dan cobertura a esta tarea.
 
 
#16 tatiana 23-11-2016 15:29
Al parecer por las opiniones, el problema de los baños es a nivel nacional, y que hacen las entidades o empresas donde sucede ese problema?, ademas y los inspectores u otros organismos que visitan esas unidades, QUE SOLUCIÓN LE DAN? despues dicen la falta de respeto si ven a cualquier ciudadano haciendo sus necesidades fuera de un baño.
 
 
#15 sandra 23-11-2016 15:27
Es un mal general en mi Ciudad he visto cada cosas por falta de los baños públicos. Muchos no tienen pudor y mucho menos verguenza
 
 
#14 cubana 23-11-2016 14:18
Los servicios sanitarios son escasos, casi nulos al menos en la capital, ante esta situacion algunas personas convierten en baño un parque donde hay cuatro matas, el fondo de la bodega, la pared de una casa, lo que sea, esa costumbre esta haciendose penosamente comun.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar