jueves, 23 mayo 2019, 15:36
Viernes, 23 Septiembre 2016 06:26

EEUU: Un tercer caso de afro-descendiente asesinado

Escrito por  ANSA
Valora este artículo
(0 votos)
Protestas en Charlotte, pero los casos de violencia racial siguen apareciendo. (foto: EPA) Protestas en Charlotte, pero los casos de violencia racial siguen apareciendo. (foto: EPA)

Un nuevo afro-americano resultó muerto por la acción de la policía, esta vez en Baltimore (Maryland), noreste de Estados Unidos, y es el tercer caso en pocos días, en medio de protestas callejeras contra el accionar de los uniformados.


    Se trata de Tawon Boyd, de 21 años, quien antes de morir estuvo varios días agonizando, aparentemente a raíz de los golpes que le propinaron cinco policías cuando se encontraba en el suelo. Los agentes llegaron a su apartamento después de una llamada de emergencia por "comportamiento extraño" por parte del joven, que estaba desarmado. La familia denuncia el uso excesivo de la fuerza por parte de los policías. La prensa reportó que el joven, padre de un niño pequeño, quedó maltrecho y debió ser ingresado a un hospital "después de una lucha caótica con policías de Maryland la policía.

    Los abogados de la víctima, reportó el diario local The Sun, indicaron que sus riñones y el corazón colapsaron, producto de las secuelas del choque con la policía, que tuvo lugar el domingo por la mañana.

    Las autoridades dijeron que la autopsia está pendiente, y se confirmó que tanto la policía del condado y los departamentos de bomberos están llevando a cabo investigaciones internas sobre las circunstancias que rodearon la muerte del joven.

    Los oficiales estaban respondiendo a una llamada al 911 realizada por la novia de Boyd a las 3 de la madrugada del domingo, durante la cual dijo que el hombre estaba actuando "como loco". Cuando la policía llegó a la escena, encontraron Boyd "confuso y paranoico, sudado mucho", según la versión policial.

    La policía dijo que Boyd pudo ser sometido casi inmediatamente después de recibir un medicamento, que la policía le suministró para calmarlo, según aparece redactado en el informe.

    Los policías que actuaron dijeron que primero trataron de hablar con Boyd, y que decidieron llevarlo para una evaluación de emergencia. Pero, que se negó a obedecer órdenes.

    Cuatro agentes lo sujetaron mientras trataba de liberarse y forcejeaba tenazmente, narra el informe policial, según la prensa local.

    Fue entonces cuando uno de los médicos, con acuerdo de la policía, decidió administrarle un medicamento para calmarlo y prepararlo para su transporte.

    Miembros de la familia de Boyd, sin embargo, están contando una historia diferente, y denuncian abusos y violencia desmesurada de la policía.

    Este nuevo caso se conoció en medio de la agitadas protestas en Charlotte (Carolina del Norte), que obligaron a decretar en esa ciudad del el estado de emergencia, después de que un agente de policía matara al afro-americano Keith Lamont Scott, de 43 años, en el aparcamiento de un edificio de apartamentos.

    Asimismo en Tulsa (Oklahoma), se vive una situación similar, después de que uniformado matara el viernes a Terence Crutcher, también de raza negra, que iba desarmado y al que se le había averiado el vehículo.

Visto 463 veces

Comentarios  

 
#1 francisco 23-09-2016 09:16
El de Tulsa Oklahoma, bajo las manos en alto y fue a tomar algo a traves de las ventanillas del vehiculo, eso es importante saberlo y mas en un pais donde las armas estan en la calle como el pan y los dulces
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar