viernes, 19 abril 2019, 05:02
Viernes, 16 Septiembre 2016 14:42

¿Y el bloqueo a Cuba, hasta cuándo?

Escrito por  Gustavo Espinoza M. (*)
Valora este artículo
(1 Voto)

En Cuba, es difícil precisar lo que ha costado el bloqueo imperialista impuesto desde 1961. Más de tres millones de cubanos han muerto, víctimas de acciones derivadas del bloqueo.




Suele decirse que no hay plazo que no se cumpla. Y sí. Las elecciones en los Estados Unidos serán inexorablemente el próximo 4 de noviembre. Y el 20 de enero del 2017 quien logre la elección en ese país asumirá la jefatura del Gobierno, pero el bloqueo yanqui contra Cuba permanecerá inmutable.

Así lo decidió recientemente Barack Obama, el actual presidente de los Estados Unidos, quien renovó, el pasado 13 de septiembre, la llamada 'Ley de Comercio con el Enemigo', un viejo estatuto que data de 1917, cuyo propósito más definido, hoy, es mantener intacto el bloqueo yanqui contra Cuba. De ese modo, la acción imperialista se mantendrá en vigor por lo menos 12 meses más, hasta septiembre del próximo año.

Al disponer tal medida, la Casa Blanca argumentó que esta se basa 'en el interés nacional' de los Estados Unidos, aunque -en estricta verdad- debió reconocer, simplemente, que refrendó la práctica de los últimos 10 mandatarios norteamericanos, que desde hace más de cinco décadas ven en Cuba su más encarnizado enemigo, impuesta por John F. Kennedy en 1962.

Es claro que, con su disposición, Obama borra de un plumazo lo que había proclamado, incluso en La Habana: hacer todo para mejorar los vínculos entre los pueblos y los gobiernos de Estados Unidos y Cuba. Por el contrario, al persistir en la acción que busca 'castigar' a Cuba, no hace sino deteriorar los lazos entre ambos Estados y perjudica a 11 millones de cubanos, víctimas de la más cruel de las medidas que conoce la historia.

Es bueno recordar que jamás en la historia humana se ha conocido el caso de un gobierno que haya mantenido, sobre otro Estado, un bloqueo que perdure en el tiempo, más que éste. Eso no ha ocurrido ni siquiera en tiempos inmemoriales, durante las guerras entre las poblaciones más antiguas del planeta.

Uno de los más pérfidos bloqueos que se recuerda en la historia de nuestro tiempo ocurrió entre 1941 y 1944. Duró casi tres años y más de 900 días. Fue ejecutado por el ejército alemán contra la ciudad de Leningrado, en la antigua Unión Soviética, y dio lugar a una de las epopeyas más grandiosas: la resistencia de un pueblo heroico que supo sobreponerse a la adversidad y sobrevivir en las condiciones más difíciles.

Aún así, la hazaña costó a esa ciudad un millón 200 mil personas, del total de 25 millones, que fue la ofrenda global que entregó la URSS al mundo para salvarlo de las garras del nazi-fascismo. Objetivamente, en el caso de la antigua Leningrado, los generales nazis se quedaron con las tarjetas de invitación para celebrar la toma de la ciudad el 7 de noviembre de 1944. Desde el lado de los sitiados no se oyó nunca la palabra rendirse.

En Cuba, es difícil precisar lo que ha costado el bloqueo imperialista impuesto desde 1961. Más de tres millones de cubanos han muerto, víctimas de acciones derivadas del bloqueo. Problemas alimenticios, ausencia de medicamentos, carencias concretas para el tratamiento de la salud, conflictos familiares derivados de las dificultades materiales; y muchos otros constituyen una suerte de 'legado' que afecta aún a la patria de Martí.

Oficialmente Cuba sostiene que el bloqueo a la mayor de las Antillas genera un impacto de 125 mil 873 millones de dólares, incluyendo mayores costos de importaciones, limitaciones en el crecimiento de la economía y daños sociales.

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos estima, por su parte, que las pérdidas en exportaciones estadounidenses suponen mil 200 millones de dólares anuales.

Más allá de las cifras, la medida realmente afecta a Cuba y a todos los países que podrían comerciar libremente con la isla, incluyendo a los propios Estados Unidos. Pero eso, tampoco le importa al imperio.

Y es que la inaudita medida involucra ingresos dejados de percibir por exportaciones y servicios; pérdidas por reubicación geográfica del comercio; tecnología; servicios a la población; afectaciones monetarias y financieras y otros rubros de no menor trascendencia.

Es claro que al gobierno de los Estados Unidos no le preocupa que este 'embargo' -como se le llama cuando se quiere disminuir su incidencia- afecte a la población cubana. No ha actuado nunca en función de los intereses de ésta. Lo único que le ha importado es que incida en el ánimo ciudadano, con la idea de que, en una circunstancia de desesperación no controlada, la población actúe contra su gobierno y su Revolución.

Como en el Leningrado de los años 40 del siglo pasado, eso no ha ocurrido en Cuba ni sucederá jamás.

En 23 ocasiones la Asamblea General de Naciones Unidas ha condenado el bloqueo considerándolo un virtual genocidio. En la última de éstas -octubre del 2015- la consulta arrojó un resultado extremo: El gobierno de Obama se quedó virtualmente solo. Ni siquiera las Islas Palao, o la Micronesia, que apenas existen como bases militares yanquis en el océano, se atrevieron a respaldar la acción.

El bloque forma parte -y es consustancial- de la política yanqui contra Cuba, que se extiende a todas las áreas.

No hay que olvidar, por ejemplo, la denominada 'Acta para la Democracia en Cuba', alentada y promovida por el representante demócrata de New Jersey, Roberto Torricelli. Como lo recuerda Stephen Kimber, 'la legislación estaba diseñada para endurecer el bloqueo, al prohibir que las subsidiarias estadounidenses en el exterior comerciaran con la isla, o que declararan deducciones de impuestos sobre los gastos relacionados con ese comercio, incluso'.

Tampoco olvidar la ofensiva terrorista desatada contra Cuba, con apoyo directo e indirecto de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. Los diversos grupos que trabajaron en esa tarea -como Alfa 66, la Brigada 2506, la llamada 'Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, los 'hermanos al Rescate', y otros núcleos operativos del mismo corte- desplegaron acciones financiadas por Washington con la idea de derribar al gobierno de Cuba y restaurar el dominio de las mafias, que imperaba en el pasado.

Cada uno de los cabecillas terroristas -Orlando Bosch, Luis Posada Carriles, Guillermo Novo, Jorge Mas Canosa, los principales- amasaron ingentes fortunas en sucesivas campañas destinadas a 'recaudar fondos' para la 'guerra contra Castro' y, si bien es verdad que gastaron millones de dólares con ese propósito, también es cierto que se apoderaron de otros y vivieron -algunos de ellos aún viven- ostentosamente, en medio de un descomunal boato.

La lucha contra el bloqueo a Cuba no corresponde ahora sólo a Cuba. Es deber de todos sumarse a ella. Mañana sábado 17 de septiembre, a partir de las 09:00 de la mañana, en todo el mundo tendrá lugar un twuitazo destinado a despertar a los pueblos y las acciones seguirán durante todo el mes de septiembre.

Luego vendrá la votación en Naciones Unidas, que será una nueva victoria de Cuba, pero la campaña se prolongará en el tiempo hasta lograr dos propósitos: el fin del bloqueo y la devolución del territorio de Guantánamo ilegalmente ocupado por los Estados Unidos.

 

*Periodista y profesor peruano. Colaborador de Prensa Latina.

Visto 3818 veces

Comentarios  

 
#3 gustavo 26-09-2016 09:16
Muy buen artículo, donde se pone una vez más al descubierto que los planes que a lo largo de la historia los Estados Unidos han querido infructuosament e de apoderarse de Cuba, a partir de querer aplicar diferentes métodos, pero el fin es el mismo, destruir a la Revolución, ahora lo intenta hacer utilizando programa de verano para la Juventud, con el fin de cambiar lo que tanto tiempo han querido, y no ha tenido resultado su política y que incidir en este sector de la población entonces subvertir la política de nuestro país y volver al capitalismo, que ya desde el Asalto al Cuartel Moncada, en su programa los niños y jóvenes serian atendidos, y a lo largo de estos años se ha cumplido.
A partir de mañana se realizarán actos patrióticos en cada centro escolar de nuestro municipio Palma Soriano, para denunciar estos proyectos y una vez más, ratificar el apoyo incondicional de la juventud a la Revolución.
¡Que cese la política de aislamiento económico, financiero y comercial contra nuestro país.!
 
 
#2 Alexander 16-09-2016 18:15
Excelente artículo ! ahora recuerdo la respuesta de el comandante Juan Almeida Bosques cuando estaban cercados y bombardeados por las tropas del dictador Batista , alguién dijo "Tenémos que rendirnos " y Juan Almeida respondió " Aquí no se rinde nadie cojone "
 
 
#1 Carlos Manuel 16-09-2016 17:07
A ver, para nadie es un secreto lo que ha representado para Cuba y los cubanos el criminal bloqueo estadounidense. Tendremos una sola vida, no habrá más y esta ha sido marcada con esa carga criminal colmada de carencias, sufrimientos, muertes, hambre. No es secreto tampoco que amen de cuatro mercenarios miserables que les hacen el juego a los yanquis y a la maquinaria mediática internacional cómplice también de nuestras penurias ningún cubano digno flaqueará aunque se eternice este engendro mezquino y cruel. Entendido esto nadie podría pensar que pudiera aplaudir esta última decisión de Obama al prorrogar dicha ley justificante del bloqueo pero tanto el año pasado como ya este, como leí en un artículo en Cubadebate se nos ha dicho cuando veíamos paradójico el acto de Obama que si este no firmara dicha ley perdería las únicas posibilidades de hacer alguna flexibilización más, en el orden ejecutivo al engendro y que es lo que le ha permitido hacer las pocas que ha hecho porque reconocemos que hubiera podido hacer mucho más pero que todos nuestros medios informativos han aplaudido. Imagínense que la Clinton ganara las venideras elecciones pero siguiera el congreso en manos republicanas y si quisiera seguir como lo ha declarado las mismas políticas de Obama en relación a Cuba comenzaría con las manos atadas de no extender un año más dicha ley pues todos saben de la suciedad moral que contagia al congreso republicano. Entonces es contradictorio pero de ser así y eso se nos ha informado en nuestros medios repito, no por el Herald no creo que la intención de Obama sea deteriorar las relaciones incipientes con nuestra nación y pienso que en definitiva crea que es más efectivo esperar mejores condiciones y dominio demócrata en el congreso sin perder como se sabe las escasas posibilidades de hacer alguna que otra acción que vaya debilitando los efectos del bloqueo y no dejarlo todo en manos republicanas como sucedería de no prorrogar. Algo más porque aquí hay que aclararlo todo, cuando digo que pienso que su intención no sea deteriorar las incipientes relaciones no es que esté mareado y crea que todo será bondad y amistad acaramelada, no. Los objetivos son los del lobo de caperucita pero ingenuo lobo al fin que cree que no reconocemos después de tantos años, orejas peludas, ojos grandes y boca y colmillos afilados para comernos mejor. Por ello aceptamos el reto, Obama y sus asalariados versus la dignidad y resistencia de once millones de buenos cubanos, con internet o sin internet, con transmisiones subversivas o sin estas. Aquí la pelea no es lobo caperucita, es lobo caimán. Ellos y sus mercenarios lo saben bien.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar