domingo, 17 febrero 2019, 05:01
Lunes, 05 Septiembre 2016 05:00

Respetar la diversidad: “Etiquetas” en el aula

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

Conceptos preconcebidos, miradas y gestualidades que expresan actitudes negativas, discriminatorias y hasta de desprecio, deben ser erradicadas. La escuela cubana es de todos y para todos  

Si había un concurso no era seleccionado. Si en el aula había una visita, no era el “escogido” para responder la pregunta. Si se trataba de una competencia deportiva, de antemano quedaba eliminado. Así creció; “omitido” como persona, no tenido en cuenta. Hasta que un día, ya estando en secundaria básica, dos profesores vieron sus posibilidades y comenzaron a estimularlo.


Les cuento el final: aprobó los exámenes de ingreso para el Instituto Preuniversitario Vocacional de su provincia, y hoy es ingeniero.


La historia tiene más tela por donde cortar, no obstante me apoyo en esta breve narración para poner sobre el tapete un tema que no puede perderse de vista en el trabajo educativo: el colocar “etiquetas”, en este caso a los estudiantes.

 
Las llamadas “etiquetas” hacen daño, más cuando el propio docente es quien las “pone” y aprueba. Lento, distraído, bruto, torpe, son algunas de las más negativas. Inteligente, brillante, capaz, de notas excelentes, se encuentran del otro lado de la orilla, al margen de no  referirme a las que guardan relación con el físico.


Sin embargo, tanto unas como otras son en extremo perjudiciales,  porque casi siempre traen aparejadas burlas y hasta algún tipo de acoso y, además, porque tratan de “silenciar” u ocultar las verdaderas capacidades de los seres humanos. No solo nos hacen sentirnos mal e incómodos sino que también provocan sentimientos de culpabilidad y hasta complejos.


En este sentido los maestros tienen una alta responsabilidad. Evitar cualquier tipo de discriminación en el aula resulta fundamental para el desarrollo exitoso del proceso docente-educativo. Cabrían entonces las siguientes interrogantes: ¿están ellos preparados para frenar  tales conductas? ¿Están conscientes de sus consecuencias?


A veces —no siempre es así— cuando un educador manifiesta frente a sus alumnos actitudes burlescas, con rasgos de discriminación, lo hace inconscientemente, sin saber exactamente el perjuicio que causan.  


De ahí la necesidad de que esté cada vez más preparado para afrontar la instrucción y la educación de los niños, adolescentes y jóvenes.


Por eso, entre las actividades de preparación para el nuevo curso escolar (2016-2017) el Ministerio de Educación desarrolló un seminario dirigido a estos temas; entre los cuales sobresalieron la inclusión educativa, desde una perspectiva de atención a la diversidad; la ética de los profesores y la labor educativa de la escuela; la violencia y las adicciones.


Hoy la escuela cubana es diversa, como asegurara recientemente la viceministra de Educación Irene Rivero, entonces los claustros deben contar con las herramientas esenciales —dígase cognoscitivos— para la atención de cada educando, a partir del diagnóstico.


Subrayó que hoy la diversidad trasciende el color de la piel o las creencias religiosas, pues también se expresa por lo sexual, el contorno familiar y la situación social.

 
Resaltó que la política del Estado cubano al respecto es inclusiva por naturaleza, sin embargo esto solo no la garantiza. Cada vez  resulta necesario centrar la atención en el maestro, en su actitud para con los demás y su preparación para atender la diversidad y las diferencias individuales.


Al igual que existen métodos para enseñar también se cuentan con  métodos para educar. Apropiarse de ellos es un imperativo para lograr una escuela “útil y sabrosa”, como decía Martí.

Visto 8896 veces Modificado por última vez en Jueves, 08 Septiembre 2016 13:48

Comentarios  

 
#10 elvira guilarte 30-09-2016 17:26
Hablando un poquitito mas claro, los maestros estan para educar, para instruir, para vigilar y corregir el comportamiento de sus alumnos, dentro y fuera del aula, en el ambito escolar y los alumnos para recibir todo el quehacer del maestro para con ellos. De ahi que, color de la piel, atributos o imperfecciones fisicas, asi como preferencias sexuales insinuantes o incipientes a etapas tempranas de la vida en niños y jovenes. NO DEBEN INTERFERIR EN LA INCLUSION SOCIAL Y MENOS AUN EN LOS RESULTADOS ACADEMICOS DE AQUELLOS QUE DE ALGUN MODO MARCAN LA DIFERENCIA EN DETERMINADO GRUPO SOCIAL. Ello por supuesto aplicado a todos los niveles de enseñanza, en cualquier pais. LA DISCRIMINACION EN CUALQUIER DE SUS MANIFESTACIONES ES UNA ABERRACION QUE DEBE SER ERRADICADA DE RAIZ COMO UNA MALA YERBA. LO DIJO SOSA CAUSTICA-
 
 
#9 MarcosCampinsRobaina 07-09-2016 12:06
Muy interesante este articulo, destaca la labor idelogica del maestro en la formación de las nuevas generaciones, y expone el reto a directivos en cuanto a la preparación de los decentes.
El maestro es el artesano del hombre, formador de sus principios, su ética y su moral.
 
 
#8 r@f@el 07-09-2016 10:42
buenos días, estoy muy de acuerdo con lo planteado por roxana y robert pero me parece que se ha de elevar aún más la educación metodológica de los maestros, ya se habla de diversidad sexual, en mis tiempos eso era desconocido o no se hablaba o era tabú. ¿Ahora hay que hablar de esos temas? ¡bien! que se hable pero con un lenguaje acorde a cada edad y grado que cursa el alumnado y para eso el CNSEX y el Ministerio de Educación han de caminar juntos, preparar a los padres también y que no quede en el eslogan de dejar eso para la casa; porque, y hablo por mi mismo, hay temas en lo que estoy perdido en un campo de lechuga. La formación de los profesores, insisto, se ha de tomar en serio, yo como padre hago la parte que corresponde en casa pero no soy educador, ellos tienen esa parte o don de enseñar, recuerdo en mis tiempo de adolescencia una de las últimas películas de la extinta urss que se puso acá, su nombre si más no recuerdo era: "la pequeña vera", habían unas escenas en que una maestra tenía miedo de entrar a un aula y cada ves que lo hacía se tomaba calmantes y no era que los alumnos era indiciplinados ni nada por estilo, pero se la "comian" a preguntas ¿por qué? porque era la transición hacia la perestroika y la pobre maestra, anciana ya; imagínense, chapada a la antigua. esto lo pongo por ejemplo porque a las inquietudes hay responderlas no con el silencio, pero díganme algo, con tantas cosas que estan surgiendo a nuestro alrededor, que los infantes captan y ven, ¿el crecer con dudas es lo correcto? el mío me hace cada una que a veces no sé que decirle y eso me molesta, no el hecho de la pregunta como tal sino el de responderle con el conocimiento debido. toque un punto muy sensible pero sé que también se hace extensivo para otras interrogantes.
 
 
#7 Robert 06-09-2016 15:31
Muy de acuerdo en que los maestros juegan una importante función en este aspecto educativo que es lograr que todos (y no me gusta el lenguaje sexista que se quiere entronizar a veces sin venir al caso) lleguen a ser bien recibidos en sus socializaciones escolares. Una buena parte del tiempo y en el entorno escolar, pues fuera de este, a la salida, es muy difícil de controlar. Siempre ha existido ese proceder lamentablemente para la vida escolar y es una necesidad revertir el asunto de manera que la cultura se empine, la de la casa también, sobre esas pequeñas cosas que en las edades primarias, y secundarias, se hacen en todas las generaciones. No creo que sea algo que nos deba alarmar sobremanera o que se trate, de una manera intelectualizad a, imponer ese destino como se ha hecho con otros temas de la sociedad que han ido cambiando al paso del tiempo.
Anécdotas hay, su valor metodológico es más importante porque prepara el proceder en estos temas pero no debe ser donde se quede exclusivamente el tema.
Niños con esas características hay por disímiles motivos: físicos, de crianza sobre protectora y otros, pero eso no significa que puedan cambiar dentro del colectivo. El que no sirve para batear; sirve para alentar a los de su grupo en las competencias y quizás su influencia en el ánimo por ganar sea muy importante. O tal vez se trate de un músico, o tenga talento para el ajedrez y no para los deportes más físicos. Lo importante es sumarlo a la socialización escolar con el objetivo de alcanzar una formación integral en los educandos.
Por otra parte, es muy difícil ver a un educador profesional, que se respete, que tenga actitudes burlescas delante de los alumnos o que practique esta incompatible acción con su función. Me parece un poco traído por los pelos para intentar una generalización de un problema, que requiere de una muestra muy significativa y verificable de hechos antes de hacerlo. Más bien se dan en el entorno de los estudiantes, que incluso lo hacen con sus profesores de manera clandestina. Por ejemplo, tuve un director que le decían la sombra porque aparecía y cogía a los fugados de clase con mucha facilidad. Pero también conocí a otro profe que era cojo y no se burlaban de él porque tenía una magia especial para los muchachos, que a veces sin tener posibilidades los convertía en ejemplos de un montón de cosa y siempre estaba rodeado de ellos; cosa no lograda por otros. Es una labor bien difícil más allá de una nota bien redactada o un seminario metodológico que cada año se realizan antes del inicio escolar. También había estudiantes que resultaron hasta de equipos nacionales que fueron objeto de burlas.
Además existen los temerosos, a los cuales algunos intentan abusar desde el preescolar hasta… pero siempre existe alguien que intercede, los defiende e incluso los ayuda a cambiar, tanto profesores como otros estudiantes. Lo cual implica que el trabajo en este sentido es de todos los días, por tanto los profesores deben ser capaces de convivir en el seno del grupo de clase, intercambiar con ellos e irse más allá de la materia que imparte, simplemente. Las etiquetas nadie las coloca en particular, son el resultado de la vida escolar como tantas otras cosas positivas también y tienen una carga sicológica además.
No considero reiterar aspectos comentados por otros foristas que también están bien atinados como los aspectos económicos, calidad del profesorado y otros. Además el periodismo requiere, en estos temas, ser más abarcador y comprometido con el sentido crítico como resultado del ejercicio de la opinión sin tanta politización del tema.
 
 
#6 aaa 06-09-2016 12:04
El comentario no esta mal pero considero que se quedo un poco por la orilla, creo que se debe hablar de la "etiqueta" nivel economico, nuestras escuelas estan plagadas de discriminacion, de los profesores y entre los propios alumnos, como dice la maxima filosofica: "el hombre piensa como vive".
Ayer comenzo el curso escolar y vi muchos estudiantes, (la mayoria hembras) que llevaban el uniforme con tanto maquillaje y accesorios que parecias que en lugar de la escuela iban o otro lugar, de Nuevo la etiqueta nivel economico, acaso el uniforme no es para lograr la igualdad entre todoss estudiantes, creo del Sistema educacional hay mucha tela por donde cortar....
 
 
#5 aries 05-09-2016 11:33
BD, muy buen tema este, de todas formas NO creo que un seminario lo resuelva, al menos un pedacito del problema, les aseguro que hay escuelas con ¨profesores¨ que no saben casi nada de su materia y SI, de burla, etiquetas, en fin, visiten las escuelas en Bayamo, especialmente donde se estudia tecnico medio No mensiono de la que se especificamente por cuidado.
 
 
#4 Yosy 05-09-2016 10:58
Me hubiera gustado que este artículo comenzara por el final, con palabras de Martí y con un título menos discriminatorio y menos de "campaña discriminatoria por el sexo"
Nosotros mismos hacemos la discriminación de tanto "machacar" sobre lo mismo.d2oy5
 
 
#3 Roxana 05-09-2016 08:43
La formación de maestros en el contexto cubano actual, debe incluir, de paso, la capacidad para atender las individualidade s en medio de la colectividad, sin que estas se conviertan en etiquetas, pero conociendo que cada alumno es distinto. Lo que hace rica a la escuela cubana es precisamente la diversidad de procedencias sociales, económicas y culturales desde las cuales los alumnos enfrentan la escolaridad cada cual a su medida. Corresponde entonces a los educadores integrarlos en dinámicas grupales; y para que eso suceda, mucho les falta a algunos maestros, que por cuestiones de(mal)formació n o inexperiencia, a veces reproducen situaciones como la expuesta en el trabajo.
 
 
#2 Shere 05-09-2016 08:25
Muy buen artículo, aunque el tema de las "etiquetas" en las escuelas cubanas no queda en el color de la piel, las creencias religiosas o el coeficiente intelectual de los niños, sino que también se percibe -y cada vez con más frecuencia- en el nivel económico. El niño cuyos padres mantienen una economía y nivel de vida elevados, por lo general recibe un trato diferenciado con respecto al niño cuya madre soltera que trabaja de oficinista (con el salario que conlleva)no puede darle a su hijo un nivel de vida acorde al de su compañero. El niño que hace los mejores regalos el 22 de diciembre, aquel cuya madre lleva almuerzo y/o merienda a la maestra, ése ostenta la mejor etiqueta y el mejor trato. Y eso es duro, muy duro. Estamos viviendo tiempos en los que los maestros piden -exigen- bienes materiales a los alumnos, hasta llegar a pedir 10 CUC para comprar ventiladores para el aula ¿cada año? bueno...
 
 
#1 lguevara46 05-09-2016 07:27
Me alegro mucho de este comentario. La diversidad es parte de la vida y no solamente hay diversidad cuando se habla de orientación sexual o identidad de género. He ahí el error craso. Por eso me gustó el artículo bien diseñado en cuanto a las llamadas "etiquetas" que tanto sufrimos con la mal implantada emulación en que unos llevaban liebres y otros tortugas. Cada cual tiene un ritmo, un nivel de despliegue de sus facultades. No solamente se discrimina por lo visible, por lo que se puede tocar, hay que hacer visible lo invisible, como es la discriminación por género, por desarrollo físico, obesidad, delgadez extrema, piercing, defectos físicos perceptibles, imagen personal, nada de eso tiene que ver con los conocimientos, las aptitudes. Esas actitudes a veces son desarrolladas a partir del desconocimiento de los profesores.Por eso felicito al MINED por desarrollar tales actividades. El estrés, la violencia, las adicciones, el acoso sexual, todas juntas hacen un entorno intimidatorio para quien padece la diferencia. Gracias.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar