lunes, 21 enero 2019, 08:24
Martes, 30 Agosto 2016 04:49

Cuba-USA: Breve asomo al mundo de "exiliados" cubanos

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(13 votos)
Gisel y Michael Davila con María Castillo, la madre de Gisel, en Rego Park, Queens. La pareja quiere viajar a Cuba pero María se opone. CreditBenjamin Norman para The New York Times Gisel y Michael Davila con María Castillo, la madre de Gisel, en Rego Park, Queens. La pareja quiere viajar a Cuba pero María se opone. CreditBenjamin Norman para The New York Times

¿Hasta dónde llegó el “lavado de cerebro” a cubanos que durante el último medio siglo se trasladaron a Estados Unidos? Un reciente artículo del influyente periódico The New York Times contribuye a esclarecerlo.

Su titulo “Viajar a Cuba abre una brecha entre los exiliados y sus hijos en Estados Unidos”, bajo la firma de Alyson Krueger.

Este último narra la visita hecha a Miami durante la última navidad por Michael y Gisel Dávila, una pareja que vive en Queens, Nueva York.

Luego reproduce la conversación sostenida por la madre de Gisel,  María C. Castillo.

El diálogo abordó temas que incluyeron vacaciones, trabajo y clima hasta que Gisel (30 años de edad) mencionó la posibilidad de viajar un fin de semana a Cuba.

“Pero por supuesto que no”, dijo de inmediato con tono agrio su madre. “No pueden ir”.

Su yerno Michael, de 33 años de edad, le comentó al periodista Krueger:

“No fue nada agradable”, “creo que si fuera a Cuba con mi esposa, mi suegra nunca nos lo perdonaría”.

Krueger recuerda que para la mayoría de los cubano estadounidenses, hijos de segunda generación, solo podían acercarse a su territorio a través de historias contadas por sus padres y abuelos inmigrantes.

Como es de suponer, el Times no explicó las razones históricas que llegaron a convertir a Cuba en una neocolonia de Estados Unidos hasta enero de 1959.

Pero ahora, escribe Krueger,  gracias a que se van restaurando los nexos diplomáticos bilaterales, la isla se ha convertido en un destino frecuente.

El periódico también subrayó que, aún cuando desde 2009 se permitió las visitas de inmigrantes a su nación de origen, múltiples noticias influyen en ellos al respecto así como la gran cantidad de personas viajando hacia La Habana.

A pesar de todo, alerta Krueger, cuando hay proyectos familiares de trasladarse a su territorio, en algunos casos llegan a fomentar discordia entre  miembros de distintas generaciones.

Padres y abuelos que vivieron en carne propia la revolución comunista –dice el Times- los sobrecoge la angustia de pensar que sus seres queridos pongan un pie en suelo cubano.

Pero los jóvenes nacidos en Estados Unidos anhelan ver con sus propios ojos ese país que por tanto tiempo ha estado presente en las historias que moldean su identidad.

“Imagina lo que significa haber crecido oyendo todo el tiempo acerca de ese país, y no poder ir nunca”, dijo Dávila”.

Ademàs toman con seriedad la posición de su madre, María C. Castillo, porque ella al igual que otros, abandonaron el país en los años sesenta y setenta.

Michael dice por su lado: “Cuando se enteraron de que quería viajar, las hermanas de mi papá preguntaron: ‘¿Pero por qué vas? Solo vas a conseguir que te arresten. Vas a darle dólares al gobierno. Los comunistas te van a lavar el cerebro”.


Una estudiante de 20 años de edad, también citada por The New York Times, Miranda Hernández, quien cursa su carrera en la Universidad de California, declaró:

“Me angustiaba pensar cómo reaccionaría mi familia si les dijera que piensa visitar la, isla, siempre me inculcaron no tenía algo que hacer allá”.

Pero este año decidió ir a pesar de sus objeciones. Acudió a Cuba One, una nueva organización sin fines de lucro que organiza traslados de cubano estadounidenses entre 20 y 39 años de edad sin costo alguno.

Hernández participó en el viaje inaugural de CubaOne en junio. Fue a visitar la vivienda del barrio de Luyanó, en La Habana, donde creció su madre y el hospital donde nació.

También conoció a su tío abuelo, a un primo segundo y a unos primos gemelos de 16 años; le sorprendió descubrir que estos últimos tienen un gusto musical parecido al suyo.

Hernández disfrutó las historias de su familia cubana y compartió muchas fotografías de la cubanoestadounidense. “Cuando me reuní con ellos por primera vez, fue como si los conociera de toda la vida”, relató. “Fue una experiencia surreal”.

Steven Andrew García, de 29 años, vive en Los Ángeles y visitó la antigua casa de su familia en el barrio La Víbora de La Habana.

Vanessa García, una escritora de 37 años, se enteró de la peor manera que su madre repudiaba que viajara a Cuba.

En 2009 ella adquirió un boleto de avión con destino a La Habana que incluía a su hermana, algo notificado después a su mamá, Jackie Díaz-Sampol.

La referida muestra del New York Times finalizó así:

“Se puso extremadamente roja y comenzó a saltarle una vena de la cara”, contó García sobre la reacción de su madre.

 “Y dijo: ‘Me va a dar un ataque. Vas a matar a tu madre’. Rompí los boletos y los tiré, aunque habíamos pagado 500 dólares por cada uno y no eran reembolsables.”

Solo algunos ejemplos, sirven para corroborar hasta dónde ha llegado la maquinaria propagandística de Estados Unidos contra Cuba.

Pero también el gradual surgimiento de nuevas ideas entre esos cubanos menos corroídos por el veneno que hacen consumir en ese paìs  a todos los ámbitos de su sociedad.
                                                                                       

Visto 3096 veces

Comentarios  

 
#9 Jorge R 01-09-2016 22:49
Para superar el resentimiento que padecen muchos cubano americanos de la primera generación de emigrantes lo unico que tienen que hacer es "ver para creer" lo que realmente sucede en Cuba y así se le caeran las vendas del prejuicio de los ojos.
 
 
#8 Ruly el Spirituano 01-09-2016 13:09
Muy buen articulo y excelentes comentarios, pero les hago una pregunata ¿Por que el gobierno de los EE.UU no acaba de adoptar le decisión de autorizar los viajes de sus nacionales a la isla vilipendiada mil y una vez?
 
 
#7 Lama 01-09-2016 09:46
La prensa a veces pone las cosas de la peor manera, hemos oido historias de que en cuba tienes que traer hasta tu papel sanitario que no hay jabones y desde que llegas al aeropuerto lo unico que vez son policias armados y mendigos en las calles
Por suerte los turistas que vienen a cuba se encuentran otro panorama bien distinto y ven que es un pais normal, con altas y bajas pero que puedes pasear tranquilamente por las calles lanzando fotos que quedan en el recuerdo
son pocos los que vienen a cuba y no quieren repetir
 
 
#6 Luanda 01-09-2016 09:35
Es triste que las personas piensen así sobre todo los que se fueron y dejaron a alguien importante en sus vidas o que tan solo sea para visitar el lugar donde vivieron los cubanos somos afables, alegres y muy bien llevados
 
 
#5 Mary 01-09-2016 08:04
MUY INTERESANTE ESTE ARTÍCULO, SI CADA VEZ Q LEEMOS ALGO MALO DE CUALQUIER PAÍS, NUNCA VIAJARÍAMOS, YO NUNCA LO HE HECHO, NI ME INTERESA, PERO LOS Q QUIEREN Y PUEDEN VENIR A NUESTRA ISLA, PODRÁN COMPROBAR POR SI MISMO, TODO LO Q LE HAN DICHO DE NUESTRO PAÍS, SI ES REALIDAD O MENTIRA. TAL ES EL HECHO DE LOS ARTISTAS Q NOS ESTÁN VISITANDO, DOS O TRES DÍAS, Y SE VAN ENCANTADOS, CAMINAN LA CIUDAD SIN Q NADIE LOS ATROPELLE, AL CONTRARIO SE VAN CON GANAS DE VOLVER POR EL CARIÑO Q LES PROFESAMOS, NO SOMOS SERES DE OTRO PLANETA, SOLO Q LA DIVISIÓN ENTRE AMBOS PAÍSES HA DURADO MUCHOS AÑOS, PERO AHORA TENEMOS NUEVAS RELACIONES Y TODAS PARA BIEN, SON TIEMPOS DIFERENTES Y HAY Q CAMBIAR Y BUENO, LO MEJOR ES Q PRUEBEN PARA Q COMPRUEBEN Q TODOS A NUESTRA MANERA Y CON NUESTRAS CONDICIONES SOMOS FELICES EN NUESTRO CAIMÁN VERDE.
 
 
#4 manolito1386 30-08-2016 13:23
Creo que para dar una opinión verdadera sobre cualquier tema debes estar allí , sentirlo , vivirlo, como país habremos cometido errores en el pasado ahora el futuro va siendo diferente cada vez más se habla de hermandad , amistad aquel odio americano, mezquino , ridículo va quedando en el pasado, todo en bien común, esperemos vengan mas y comprueben con sus ojos que somos , para donde vamos , lo que podemos hacer y cuanto podemos dar sin terceras intenciones ……
 
 
#3 RBA 30-08-2016 13:05
Se llama Luisa, es tía de mi difundo padre, bien mayor ella, y si alguna vez hubiera podido nos habría borrado del Mapa Mundi,recuerdo una llamada telefónica donde preguntó " si era cierto que todas las palmas reales se la habían llevado para la Unión Soviética, luego de 46 años volvió a visitar Cuba en su cámara fotográfica se llevó mas fotos de palmas reales que de los familiares, eso para no mencionar el horror de la "Operacíón Peter Pan. Ahora mismo la idea es de volver a Cuba para !quedarce! "pues ya está muy vieja" . Muchas heridas que cerrar, tenemos muchas heridas, ¿?.
 
 
#2 Rafael Cantero Pérez 30-08-2016 12:47
Sí, pero pienso que estos padres que no quieren que sus hijos y nietos vengan a cuba son los descendientes de Díaz Balart y pandilla. Al triunfar la Revolución se fueron de Cuba, en una primera oleada los comprometidos con la tiranía y la alta burguesía, luego se fue yendo otras clases. Me crié en un barrio de clase media de Manzanillo, mis padres compraron esa casa en el propio 1959, todavía quedaban familias de esas allí, todos se fueron, pero algunos descendientes regresaron a visitar su Patria, otros, la mayoría no lo hizo, esos, recuerdo, destilaban bilis C/R por las venas
 
 
#1 Ricardo 30-08-2016 08:46
Muchas son las ideas que surgen en el pensamiento de hijos de personas que le inculcaron pensamientos anticomunistas durante el siglo pasado, cuando los estados socialistas comenzaron a mostrar una nueva alternativa de salir de la suciedad política, económica y social que representaba en ese entonces el capitalismo.
Lo cierto es que ya se ven los cambios en personas que a pesar de que le inculquen miedo, se encuentran decididos a comprobarlo con sus mismos ojos, solo que al llegar a Cuba se percatan que todo lo malo se convierte en bueno.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar