viernes, 16 noviembre 2018, 02:13
Jueves, 25 Agosto 2016 23:27

MIRAR(NOS): La soledad, un camino, una elección

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(7 votos)

Me costaba creer que alguien prefiriera la soledad. ¿En serio? Me parecía hasta ayer la cosa más triste de la vida...

 

«Un guerrero de la luz usa la soledad, pero no es usado por ella».

Paulo Coelho

 

Me costaba creer que alguien prefiriera la soledad. ¿En serio? Me parecía hasta ayer la cosa más triste de la vida y aunque, en algún momento impensado ahora todo el mundo precisa de ella, escogerla entre todos los estados me parecía un asunto más poético que terrenal.

 

Hasta ayer no tenía ideas concretas sobre la soledad como trayecto o elección. Muchísimo menos me pasaban por la cabeza las personas que son solitarias por naturaleza, por puro placer de sentirse socialmente aisladas. Cuando la soledad se vuelve crónica, las personas tienden a resignarse. Pueden tener familia, amigos, pero no se sienten verdaderamente en sintonía con nadie, incluso porque —como diría aquel poema— se puede estar solo en una multitud.

 

En el fondo, aquellos que la busquen y quienes la odian, todos en general tememos a la soledad porque causa desesperación, angustia y hasta tristeza.

 

Contradictoriamente, aunque nos neguemos a sentirnos solos, la verdad es que acercarnos a este camino provoca que nos conozcamos mucho más de lo que pensamos. La soledad favorece que despertemos a ese «yo» interior tan desconocido a veces para nosotros mismos. Al respecto, el escritor italiano Carlos Dossi dijo: «¿Por qué, en general, se rehúye la soledad? Porque son muy pocos los que encuentran compañía consigo mismos».

 

¿Cuántas veces hemos sentido miedo de pensar por nosotros mismos? De tanto estar siempre rodeados de personas, sus pensamientos llegan a ponerse en contradicción con los nuestros, y si somos personas inseguras, quizás adoptemos esos pensamientos e ignoremos los propios.

 

Desde mi experiencia, la soledad puede ser una gran fuente de inspiración. La riqueza creativa no surge cuando estamos rodeados de personas, sino todo lo contrario. Surge en el momento más espontáneo en el que nos encontramos solos, relajados, desconectados de todo y de todos.

 

Charles Baudelaire escribió: «Quien no sabe poblar su soledad, tampoco sabe estar solo entre una multitud atareada». Y es que, si no sabemos dominar la soledad, será ella la que nos domine a nosotros. Es sabio, por tanto, pasar momentos en soledad, conocernos a nosotros mismos y separarnos del bullicio que supone la compañía constante. De este modo, nos fortaleceremos como individuos y creceremos como personas.

 

No piense en ningún momento que esta es una exhortación para que usted deje de lado a todos sus amigos. De ningún modo. Yo, de hecho, siempre recomiendo exactamente lo opuesto, pero tómese tiempo para pensar a solas, para una revisión introspectiva y, siendo autocrítico, lime sus asperezas, porque en colectivo será muchísimo más complicado.

Visto 3479 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Agosto 2016 16:49

Sin ir muy lejos, en estos Juegos Olímpicos con sede en la ciudad maravillosa y con un Cristo de brazos abiertos al mundo, aún ahí han estado presentes

Gente a la que quiero y cuyos consejos casi siempre escucho e incluso sigo me han comunicado muy solemnemente el hecho inminente que trae consigo la llegada de mi hijo.

El tema de hoy me lo puso delante la vida, esa misma señora rectora de nuestras existencias que siempre nos pone en tres y dos a (sobre) vivir de la forma que a ella le venga en gana.

Tengo una amiga, una en todo el universo, que con 27 años cumplidos todavía sueña con su primera vez.

Hablando justamente de este particular, alguien me recordaba la historia de Bob Humphries, de 89 años, y Bernie Bluett, de 87.

Increíblemente, todavía a algunas mujeres les cuesta reconocerlo. Por supuesto, en pleno siglo XXI cualquiera pensaría con mayor desenfado...

Claro, yo me he referido alguna otra vez al tema de la infidelidad.

Alguna vez, en la universidad creo, yo escuché hablar del sexo tántrico.

No la estaba buscando y ahora que tengo tanto tiempo libre apareció, en el orden preestablecido...

Por lo menos en Cuba, a los 18 años las leyes dicen que estás apto para votar y para tomar otras decisiones aunque siempre existen los adelantados en las diferentes materias.

Comentarios  

 
#10 la viejuca 05-12-2017 08:20
La soledad no es tu mejor consejera en ocasiones; pero tiene sus privilegios……te lo aseguro.
 
 
#9 elvira guilarte 24-09-2016 18:14
Siempre me gusto la soledad, soledad en el sentido de no vivir, convivir ni compartir con nadie mi espacio. Solo soporto la presencia de mis hijas y mis nietas a mi alrededor. Y por supuesto, mis mascotas, mis plantas, mi sillon, mi tele, mi cama y mis entrañables LIBROS. Fijese Usted que sola he estado. LO DIJO SOSA CAUSTICA.
 
 
#8 ami 02-09-2016 12:53
no me considero una persona incomprendida, ni socialmente aislada, pero disfruto muchísimo de la soledad en determinados momentos del día. Cuando algo me duele o me molesta antes de pedir consejos, medito mi situación actual y en que medida me afecta realmente.
Como dijo un personaje famoso:
El que conoce el arte de vivir consigo mismo ignora el aburrimiento.
 
 
#7 Violeta 31-08-2016 08:32
Para todo hay un tiempo en la vida, a veces nesecitamos una mano amiga, un hombro para llorar, labios para besar, un amigo que abrazar y unos momentos para pensar... la soledad es para conocer ese YO interior que muchas veces tenemos dentro. Saludos.
 
 
#6 telma 30-08-2016 13:49
He aquí algunas frases sobre la soledad, disfrútenla o no:
• La soledad es peligrosa, es adictiva, una vez que te das cuenta de cuanta paz hay en ella, no quieres lidiar con la gente.
• La soledad no es aquello que sucede cuando estas solo, sino aquello que sientes cuando no puedes estar contigo mismo.
• Prefiero la tranquilidad de la soledad que la decepción de una mala compañía.
• No le tengas miedo a la soledad, muchas veces es bueno recorrer el camino solo.
• No existe la tragedia, sino lo inevitable. Todo tiene su razón de ser. Solo se necesita distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo, ¿Qué es lo pasajero? - lo inevitable, ¿y lo definitivo? – las lecciones de lo inevitable.
• Soy exactamente lo que nadie está buscando.
• La soledad enseña más que cualquier compañía.
• A veces la soledad es el precio de la libertad.
 
 
#5 Julita 26-08-2016 23:18
Solo en soledad logras ponerte al desnudo frente a tu alma. Es una terapia para recomensar y un refugio para meditar y crecer.
 
 
#4 la bayamesa 26-08-2016 12:50
Me gusta la soledad la amo, porque cuando estoy sola y nadie me MOLESTA me puedo dedicar a leer, a estudiar algun tema que necesito profundizar, ha meditar, a reflexionar, buscar que puedo hacer mejor, en que me equivoque, es muy buena la soledad en su momento
 
 
#3 ALFREDO GARCIA RUBIO 26-08-2016 08:34
No podemos ser realmente capaces....... de comprender a los otros..... de creer en los otros...... ni de amar a los otros........ si no podemos ser tampoco capaces...... de comprendernos.. .... creer y amarnos...... nosotros mismos........ y para ello....... frecuentemente resulta indispensable un entorno de soledad..... en la cual...... podamos auto analizarnos integralmente.. .... como cuando así cualquier fenómeno de la naturaleza..... estudiado científicamente ..... igualmente se aisla provisionalment e de muchos factores incidentes externos...... para poder analizar de manera más pura....... sus propiedades más intrínsecas.
La soledad debe de ser relatíva..... en nuestro propio yo...... para buscar nuestros defectos...... y nuestras potencialidades vírgenes u ocultas...... en aras de luchar por nuestra auto realización en nuestra auto estíma.
La soledad físicamente tiene que ser circunstancial y temporal..... en este sentído..... de ningún modo puede ser tampoco absoluta...... pues de la sociedad se nutre nuestro pensamiento.... y sobre todo...... porque es en ella donde resíde nuestra motivación por vivir..... por tambien ser nosotros parte de ella.
Pero asumir temporadas de soledad..... sobre todo..... cuando necesitamos generar ideas y concebir creaciones..... .. sin que nada pueda desmotivar, interferir o perturbar en ello..... cuando esto puede lograr fructificar en la consagración de nuestros objetívos..... entonces ella puede resultar una dulce, entrañable e indispensable compañía.
 
 
#2 chicho 26-08-2016 08:20
Considero, desde mi óptica, muy bien tratado el tema en el artículo... Soledad: mala consejera, es verdad, pero necesaria en momentos puntuales como los que se mencionan, o cuando acabas de recibir un traspié inesperado, de esos que te llegan hondo en tu interior... también es muy cierto que hay personas que no saben o no pueden vivir acompañados y por mucho que se empeñen, siempre les acompaña ese estado emocional... nada, que es mejor estar acompañados, pero, de vez en cuando, la soledad te ayuda a meditar, despejar dudas, crear y sacar buenas conclusiones...
 
 
#1 Inye 26-08-2016 07:52
Mi pequeña, muy bueno tu artículo, no sé si porque lo siento de muy cerca, o porque en cierta forma me describo en esas lineas, nunca temí a la soledad, porque aprendí, a pesar de estar casi siempre acompañado, a beber de su savia, a disfrutarla aún conciente de sus peligrosos tentáculos.
Recuerdo que años atrás, criticaba y cuestionaba a las personas que se ahogan cuando se sienten solos, y digo se sienten solos, no: están solos, porque conceptualmente puede ser lo mismo pero perceptivamnete no, puede ser mucho más triste y hasta doloroso, para quien no sabe aceptar la soledad, sentirse solo en compañía que estando solo sin ella.
Solo les digo una cosa, sea cual sea el estado, estén o se sientan solos, inviertan en ustedes, no busquen la compañía o la compañía deseada, con desespero, tengan paciencia, y elijan bien, recuerden: mejor solo que mal acompañado.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar