lunes, 21 octubre 2019, 01:30
Martes, 03 Abril 2012 16:56

Las verdades: evidentes y esquivas

Escrito por  Jorge Gómez Barata
Valora este artículo
(0 votos)

Ningún debate ideológico y ninguna reflexión cultural son posibles ni pertinentes mientras las mayorías no se hallen en condiciones de poder realizarlas.

Corría el año 1967 que para la Revolución Cubana era de aguda confrontación, intensas luchas y de un extraordinario debate ideológico, político y teórico que abarcaba a la izquierda latinoamericana tradicional y a las interpretaciones del marxismo vigentes en los países del socialismo real cuando, al clausurar la conferencia de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), Fidel Castro señaló:

“…Ya no aceptamos ningún tipo de verdad evidente. Las verdades evidentes pertenecen a la filosofía burguesa…”

En esa época cursaba una escuela para oficiales de las fuerzas armadas donde, entre otras cosas, estudiábamos filosofía y tratábamos de penetrar en los retruécanos hegelianos del materialismo dialectico, mientras, muy lejos, Joseph Ratzinger enseñaba Teología Dogmatica en la universidad de Tubinga, un retiro cuyos muros medioevales no lo protegían de los aires renovadores de la Década Prodigiosa, caracterizada por los sucesos de Mayo de 1968, la lucha de los afroamericanos por los derechos civiles y por los intentos de la izquierda académica que en Cuba, el occidente del Viejo Continente, incluso en los Estados Unidos, intentaban realizar una lectura renovadora del marxismo.

Recuerdo que alguien preguntó a un profesor el sentido de aquellas palabras de Fidel Castro que no coincidían con los manuales que entonces nos servían de texto.

—No sé que habrá querido decir el Comandante —explicó el profesor— pero debe tener razón. Y aunque su crítica estaba dirigida al dogmatismo que coloca a algunos marxistas en el lado equivocado de la historia, que yo sepa, donde primero se utilizó eso de las “verdades evidentes” fue en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

En la tarde fui a la biblioteca, encontré una historia de los Estados Unidos y en efecto allí estaba la tesis: “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad…”

Naturalmente nunca supe si Fidel aludía a aquel texto pero quedé en deuda conmigo mismo debido a que no pude averiguar por qué las verdades evidentes son burguesas pero guarde la nota en la memoria y la retomo ahora cuando el líder histórico de la Revolución, en su más reciente artículo, vuelve a referirse a que: “La búsqueda de la verdad política siempre será una tarea dura…”

Más que evidente es obvio que los hombres nacen iguales pero, también lo es que no viven ni mueren de la misma forma y que las vanguardias políticas no pueden conformarse con constatar el hecho sino que han de luchar por hacerlo  efectivo. La Iglesia que invita a encontrar la verdad, puede también contribuir a realizarla.

No podía imaginar entonces que un día vería a Ratzinger convertido en Papa desde unos metros de distancia y que como parte de los presentes en la misa y de todos los cubanos, caería bajo los beneficios de sus bendiciones, cosa que agradezco.

A 236 años de su proclamación, la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, una conmovedora apelación a la libertad y al derecho a luchar para conquistarla, es todavía uno de los más avanzados documentos políticos jamás escritos y también uno de los más grandes monumentos a la hipocresía y al oportunismo.

Los prohombres encabezados por Thomas Jefferson que redactaron aquel tratado y que con meridiana exactitud inscribieron el derecho a la libertad como un don ligado a la naturaleza humana al considerarlo como una “verdad evidente” cedieron ante el reclamo de los delegados procedentes de estados sureños que hicieron prevalecer sus mezquinos intereses y lograron que se omitieran las referencias a la esclavitud.

La abyecta negociación sobre la cual nacieron los Estados Unidos explica por qué tuvieron que transcurrir 89 años y librarse la Guerra de Secesión para que en 1865 fuera aprobada la Décima Tercera Enmienda que abolió la esclavitud, no obstante pasaron otros 103 años para que en 1968 se adoptaran las propuestas de JFK que pusieron fin a la segregación racial. En total fueron 192 años de inenarrables sufrimientos desde que la igualdad, proclamada como “verdad evidente” fuera realizada en la primera república de la era moderna.

Coincido con Benedicto XVI en la importancia del debate constructivo en torno a la dialéctica de la verdad y la libertad. Para buscar la verdad es preciso disfrutar de la libertad para pensar diferente, para dudar, para investigar y para divulgar los resultados alcanzados. Tampoco basta con establecer algunas verdades sino que es preciso luchar para que todos puedan disfrutar de sus dones. Ningún debate ideológico y ninguna reflexión cultural son posibles ni pertinentes mientras las mayorías no se hallen en condiciones de poder realizarlas.

Benedicto XVI pudo marcharse tranquilo, su llamado a tales reflexiones tendrán eco en la sociedad cubana donde la ilustración y la cultura de las mayorías y el elevado grado de participación política garantizan la atención a sus palabras. Seguramente los claustros universitarios donde se explica la teoría de la verdad del Materialismo Dialectico e Histórico, tendrán mucho que decir, lo que no es posible garantizar es que concuerden con la Iglesia. Abrir el diálogo no significa deponer la diversidad. Allá nos vemos.

Visto 2496 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar