sábado, 22 septiembre 2018, 17:09
Martes, 16 Agosto 2016 06:06

Mijaín: Tres veces le dicen Cuba dorada

Escrito por  Pablo Iglesias/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

Era la medalla imprescindible. Hablarle de presión al luchador grecorromano Mijaín López (130 kg) pudiera parecer extraño. Sobre sus hombros ha cargado la bandera cubana en cinco ocasiones.

tricampeon mijain

 

Es el referente indiscutible de nuestro deporte revolucionario. Y por si fuera poco, en Río se colocó en lo más alto del Olimpo deportivo, junto a los boxeadores Teófilo Stevenson y Félix Savón.

Transitó por la ruta del oro sin permitir puntos técnicos. Heiki Nabi fue un escollo que derribó sin contratiempos. Intensidad arriba, llevar a sus rivales a la posición de cuatro puntos y aprovechar su agarre cruel como tornillo de banco y desbalancearlos a izquierda y derecha sin miramientos. Con el primer período y la ventaja, el pleito quedaba resuelto. Airoso 3-0 sobre Nabi, 4-0 a costa del sueco Johan Euren, y 3-0 en semifinales ante el ruso Sergey Semenov.

En el pleito final, su sexto frente al turco Ryza Kayaalp, sacó un volteo mágico de debajo de la manga en el primer minuto, cuatro puntos que cayeron sobre la anatomía del otomano como un mazazo.

Bastó ese movimiento relampagueante para sentenciar la batalla, amén de que el ídolo de Herradura marcó otros dos para asegurar su tercer cetro bajo los cinco aros, y borrar todo vestigio de dudas sobre quién es el mejor luchador peso completo del nuevo milenio. Recuerdo que en una ocasión me dijo: «Pasó igual que en Londres 2012, llegó un momento en que dibujaba el combate revancha con el turco cada noche. No quería que me lo mencionaran más…»

Y ciertamente no lo harán. Kayaalp no podrá buscar vendetta, pues Mijaín dejó ver que culminará su rutilante andar por los colchones tras Río, al menos en competiciones oficiales, pues aún tiene combustible en el tanque para otra temporada en la Bundesliga alemana.

Yusmari no pudo para más

Sus paletadas estuvieron al máximo de sus capacidades en la Laguna Rodrigo de Freitas. Lo cierto es que la kayacista Yusmari Mengana no pudo pasar de la sexta posición en el primer heat semifinal del kayak monoplaza a 200 metros. Crono de 41.688 segundos dictó su ubicación, luego de quedar cuarta en el estreno de las preliminares (41.701). Para tener una idea del rigor enfrentado por la pinera, baste señalar que su registro la colocó en el escaño 16 entre las 24 semifinalistas, relación liderada por la incombustible neozelandesa Lisa Carrington (39.561). Mientras, la octava agraciada a la definición resultó Spela Pnonomarenko (40.797). Así transcurrió mi despertar, a ritmo de paletadas infructuosas, antes de hallar aliciente en los colchones con Mijaín.

Marlies, con el corazón entre las punteras

Venía de una lesión complicada que la alejó dos meses de las pistas tras una caída en el velódromo Reinaldo Paseiro. Llegó a suelo carioca en un sprint final de búsqueda de forma deportiva óptima. En su voz, cuando platicamos, hallé un extra de vergüenza. Y creo que con él pedaleó en el velódromo olímpico. En el ómnium, la prueba más cruenta del ciclismo de pista, tras dos eventos y en espera de desarrollarse la carrera de eliminación, cuando el fluido eléctrico le jugó una mala pasada, marchaba novena con 44 unidades: lugar 12 del scratch (18 puntos), y octava plaza en la persecución individual (26 y crono de 3:34.034), resultaron sus cartas credenciales parciales en la primera jornada. La británica Laura Trott (78), la estadounidense Sarah Hammer y la belga Jalien D'Hoore ocupaban las tres primeras posiciones.

Púgiles retoman la ruta del oro

No podemos apresurarnos, no con el boxeo, amén de que el buque insignia tiene sobre sus puños el peso de cargar de helio la posible posición de Cuba en el medallero final de la cita. Seis cartas le quedan a nuestra armada, luego de que Arlen López (75) asegurara bronce en un encriptado pleito ante el francés Christian Mbilli, definido por triple 29-28. Igualmente airoso emergió Yosbany Veitía en su estreno, para fijar la balanza antillana en saldo de 16 victorias y cuatro deslices. Adiós dijeron de la lid Joahnys Argilagos (49 kg), Lázaro Álvarez (60), Erislandy Savón (91), dueños de bronce, y Roniel Iglesias (69), eliminado en su intento de reeditar su cetro de la capital británica. Este jueves subirán al encerado en busca de elevar sus batallas sonrientes Yasniel Toledo (64) vs. el azarí de origen cubano Lorenzo Sotomayor; Julio César La Cruz (81) ante el galo Albert Mathieu Boudelique; Lenier Peró (más de 91) con el croata Filip Hrgovic; y Robeisy Ramírez vs. Jiawei Zhang, de China.

Si me preguntaran, y por la forma exhibida hasta este instante, Arlen, La Cruz y Robeisy son mis candidatos para pugnar por el vellocino.

Deleite a granel en el Joao Havelange

Pese a que nuestros atletas siguen sin saborear marcas cercanas a sus topes personales, el resto de los mejores exponentes del atletismo ha deleitado en el estadio Joao Havelange. Para canalizar cualquier duda, echarle un vistazo a la martillista polaca Anita Wlodarczyk (82.29 metros, récord del orbe), o a la electrizante final de la pértiga, ganada con plusmarca de 6.03 incluida del brasileño Thiago Braz Da Silva. Esas son algunas pinceladas, aderezadas con los 49.44 segundos cimeros de la barbadense Shaunae Miller, para regalarse la meta con una lanzada felina y doblegar a la estadounidense Allyson Felix (49.51).

Por la Mayor de las Antillas, las mayores emociones las regalaron las discóbolas Yaimé Pérez y Denia Caballero. Pérez demostró que sus 68.86 cimeros, logrados como cota cúspide esta campaña, no fueron cosa de juego, y lideró la clasificación gracias a 65.38 metros.

Denia, monarca universal regente, avanzó in extremis. La lluvia nos enervó a todos y sufrimos hasta su último disparo. Dos fouls la precedieron, antes de fijar la órbita y ajustar su mecánica de lanzamiento para llevar el implemento hasta 62.94. Otro tanto le sucedió a la líder del ranking mundial (70.88) y reina defensora, la croata Sandra Perkovic, quien en definitiva registró 64.81.

En horas de la mañana, igualmente con la soga al cuello, avanzó en el escaño 12 el triplista juvenil Lázaro Martínez. Apenas clavó sus pinchos en 16.61, como parte de una clasificación que llevó marca registrada del estadounidense Christian Taylor. Ernesto Revé (16.58) ancló en discreto puesto 14. El otro clasificado de la legión de lunes fue el vallista corto Yordan O'Farrill, quien aprovechó la pertinaz lluvia y la descalificación del francés Whilem Belocian para colarse cuarto en su heat (13.56). Su coequipero Jhoanis Portilla (13.81) pasó quinto en su manga y le dijo adiós a su cruzada olímpica.

También tuvimos accionar en otras pruebas, pero sin desenlaces agradables: la sprinter Arialis Gandulla también corrió distante de sus mejores marcas, pues 23.41 segundos en el doble hectómetro únicamente le merecieron el puesto 50 entre 72 velocistas. Tampoco pudieron lograrlo los vallistas largos José Luis Gaspar (50.58) y Zurian Hechevarría (57.28). En el caso de Gaspar, se colocó en el lugar 39, pero de haber emulado sus 49.17 cimeros, hubiese avanzado decimosexto, abrazado con el estadounidense Kerron Clement.

Justo cuando Morfeo acechaba, seguí de cerca el rendimiento de los eléctricos voleibolistas de playa Sergio González-Nivaldo Díaz. Pese al esfuerzo titánico, los nuestros se vieron superados hacia el final del primer set por los rusos Krasilnikov-Semenov 22-20. Tiempo de remontada, nervios al límite, remontada cuando perdían 16-19 y hacia las postrimerías, tres bloqueos en línea de Sergio nos extendieron la tensión hasta el tie break, al imponerse 24-22.

Nunca antes se ajustó mejor el término de rompecorazones para el set agónico y de la verdad. Y afirmar que el dueto cubano se había vestido de matagigantes, era cierto. Hasta que la net, un servicio poseído por el dios del voly de playa, le confirió el triunfo a los europeos sin disputar ese último tanto, con marcador definitivo de 18-16. Aplausos para ambos binomios en las arenas de Copacabana. Sin temor a equivocarme, Sergio y Nivaldo marcaron la despedida más dulce hasta la fecha de la Ciudad Maravillosa. Tres sets extendidos más allá del límite, agonizantes, con un desenlace adverso, pero con corazón, manos y almas de campeones.

Este martes, todos estaremos haciendo mortales y giros y «rezaremos» porque le respondan al máximo los tobillos al gimnasta Manrique Larduet; nos subiremos sobre bielas con Marlies en la conclusión del ómnium; lanzaremos discos con Denia y Yaimé y volaremos sobre obstáculos con Yordan O'Farrill.

Pero igualmente silenciaremos y seguiremos los 14 pasos de carrera de impulso de la pertiguista Yarisley Silva. Cuba necesita la fidelidad de su pueblo, el aliento para sus deportistas. Ellos, los protagonistas, tienen que apostar a la concentración, condición física y todo recurso posible para intentar acariciar la gloria.

Visto 1343 veces

Comentarios  

 
#1 Barbara 16-08-2016 10:53
Felicidades campeon, te merezce lo mejor, eres muy Humilde, te queremos y te esperamos en tu pais
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar