sábado, 23 junio 2018, 08:20
Jueves, 28 Julio 2016 00:54

DIARIO DE UNA ESPERA: Sin librarme de su compromiso

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(9 votos)

Quiero suponer que la mayor responsabilidad va a recaer en mi esposo pero estoy consciente del tiempo restante.

 

Todo parece indicar que acabo de librarme de una explicación futura. Normalmente, de esta en específico, rehúye más de uno. Aunque yo participe, quiero suponer que la mayor responsabilidad va a recaer en mi esposo pero estoy consciente del tiempo restante.

 

¡Varón, positivamente varón! Las nuevas tecnologías y los médicos de genética lo pronunciaron en voz alta y L grabó todo, para que pueda verlo mi hijo cuando tenga la edad comprendida y entender cabalmente la emoción que envuelve el momento. Debo confesar que no había soñado con un sexo específico aunque muchas, debido a los síntomas y malestares de quien escribe, lanzaban sus apuestas sin ventaja para una u otra.

 

Secretamente, habíamos elaborado una lista de ventajas y requerimientos propios de niñas y niños. En mi familia, hacen casi 27 años, la última XX fui yo. Puesto que mis primos, que ya son padres, jugaban al fútbol o con soldaditos empecé a imaginar que había plus para quien lograra la hembrita. Luego, casi inmediatamente, me visualicé aprendiendo peinados y de tanto verlos, también de memoria, los parlamentos de las aburridas películas de Barbie (perdón si a alguien le gusta).

 

Sin embargo ya sabía que ese no sería un punto en contra ni mucho menos un elemento discordante. Empiezo a sentir en carne propia lo de los sacrificios por los hijos y no son tan grandes cuando se piensa en la grandísima recompensa disfrazada de su primera sonrisa.

 

Más tarde, de mutuo acuerdo, pactamos que lo queríamos saludable y lo demás no era un asunto demasiado serio. Preelaboramos listas de nombres y las dejamos a medias para no trabajar en vano. Mientras escribo rememoro que algunos bromeaban con la posibilidad, nunca remota, de un embarazo múltiple. La cara de mi esposo pasaba del blanco a blanco sudorosa y luego él mismo se daba terapia concluyendo que era nulo el chance pues lo más cerca que estábamos se circunscribía a la concordancia genética con la mujer que me había cuidado cuando yo era una niña, o sea, ninguna.

 

También me asustaba de una forma más grata pero lo dejaba escondido para no emocionarme demasiado con esa oportunidad alejada de nuestra realidad más concreta.

 

Hace unos días, cuando le supimos varón, de nuevo me sentí protegida. De un modo paradójico ¿no? Soy yo quien debe cuidar para siempre a este pequeño hombrecito que ya me escucha y crece dentro de mí.

 

Espero, desde ahora, no ser la peor suegra del mundo. Quizás, presumo, algunas muchachas buscarán mi favor, para que interceda delante del rey de mi vida y se decante por ellas. Falta mucho antes de la llegada inevitable de esa fecha, cuando tendré que compartirlo con otra mujer en el mundo aunque crearé con él una cofradía secreta o un pacto de complicidad eterna y que no excluya ningún tema.

 

Haré de todo porque me sienta su amiga, y pediré disculpas a “mi pequeño hombrecito” cuando mi sinceridad sea cortante o le duela. No le daré de mí menos que lo mejor, es mi marcada intención entregarme cuanto soy sin reservas. Preveo librarme de la charla sobre eyaculación precoz o por lo menos de la mayor responsabilidad en el debate pero no dejaré, tampoco ahí, de estar presente.

Visto 1966 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Julio 2016 14:16

Más de una vez yo me he puesto a pensar ¿qué siente mi bebé cuando lloro? No es porque sea la clásica llorona, la que todo el tiempo tiene la lágrima a flor de piel; pero me justifico en el hecho probado de que mis hormonas andan a lo loco.

De un modo que no controlo, me he vuelto sobreprotectora. Pero no es lo único. También he empezado a recopilar toda suerte de películas infantiles y canciones.

Desde hace unos días, con mayor seriedad, me he puesto a mirar mi ombligo. Está ahí desde que estoy yo...

Durante el embarazo, de conjunto con todas las preocupaciones y nuevas experiencias, surge una interrogante: ¿está bien mantener relaciones sexuales?

Cinco días en un hospital me han parecido los más largos de toda mi vida.

Algunas semanas atrás yo era menos supersticiosa. Me parecían creencias de un pasado lejanísimo, aunque bastante frescas en la memoria de casi todos los que peinan canas a mi alrededor.

Él me mira y yo, por toda respuesta, sonrío. A ratos también lo observo y contemplo (aunque no es algo que se vea a simple vista) lo mucho que ambos hemos crecido.

Imaginen ustedes la escena: me encuentro con dos ex compañeras de la secundaria, una embarazada y la otra con un bebé en brazos y como un bofetón me llegaba: “¿Cuándo vas a parir tú?”

Comentarios  

 
#4 Jatini 02-08-2016 17:28
Lindo y reflexivo,soy madre de 2 varones y me identifico con tu pensar.
 
 
#3 Pilar 30-07-2016 12:30
Liz, me ha emocionado tu artículo.... ya lo llamas REY y no lo dudes, será el rey de tu vida, no habrá otro "ni el más pinto de la paloma" que pueda ocupar ese lugar, te lo digo yo que tengo un varón, él es y para tí el tuyo será el sueño logrado, dices que la responsabilidad será mayor del padre?.... error... no te imaginas como vienen hacia nosotras y no hacia ellos cuando tienen varios problemitas que deben resolver... así que FELICITACIONES! !!!!, a mí particularmente me encantan los varoncitos y el mio ya de 25 años me ha salido muy bueno, él es mi REY, mi TESORO, mi, mi, mi.... te llenaras de esos mi y finalmente, te confieso algo... ninguna nuera nos cuadra y es por aquello de que solo lo queríamos para nosotras y eso sabemos, por nuestra pareja que tambien un día le quitamos a sus madres, que eso no es posible del todo, pero debes esforzarte por ser su amiga, su confidente, su compañera y su novia eterna para que puedas entenderlo..... .. Me alegra mucho el que ya sepas el sexo de tu bebé, verás como son los varoncitos con sus mamis, ya te acordaras de todo esto que te escribimos..... .
 
 
#2 Cubana 29-07-2016 22:20
Lindo artículo, me dió deseos de llorar, yo también estoy embarazada y traigo igual un varón.
 
 
#1 Ary-Pinar 29-07-2016 10:02
jajaja.. me huele q vas a ser una suegra bastante recelosa de las futuras candidatas a nuera, espero que puedas llegar a entenderte con alguna, y que sea la elegida por el rey de tu vida jajaja..

Lindo el artículo, como siempre.. MI AMIGA.. Y felicidades de nuevo por tu hermoso varón.. Saludos..
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar