lunes, 25 junio 2018, 09:24
Martes, 19 Julio 2016 05:57

ESTRENOS DE CINE: Ex machina

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí

Y luego le pide a un joven de su empresa multimillonaria que evalúe si esa genoide tiene o no conciencia de sí misma.
En la evaluación, el joven, interpretado por el actor de origen irlandés Domhnall Gleeson, termina enamorándose de la genoide (interpretada por la actriz sueca Alicia Vikander). Pero no se trata de un amor puro, que asume la interacción sana entre hombre-máquina, sino de un fingimiento de emociones por parte de la robot, que implica manipulación y engaño.


Como en 2001: Odisea del espacio, la película de Stanley Kubrick, Alex Garland, director y guionista de Ex machina, asume la idea de que la inteligencia artificial es algo de lo que la humanidad tiene que cuidarse.


De que existirán roboces cada vez más avanzados, es seguro. Es parte de la esencia humana jugar a romper los límites. Y más si eso implica jugar a ser Dios. Así ha sido desde siempre, desde que el hombre es hombre. Pero una vez que pase, ¿cómo saber que nuestras creaciones de inteligencia artificial no nos harán daño? La computadora de 2001: Odisea del espacio terminó matando a los seres humanos que debía cuidar. La genoide de Ex machina hace un daño similar. (No especifico cuál para aquellos que prefieren no conocer los finales de las películas).


La pregunta de los diez millones sería: ¿cómo saber que una inteligencia artificial no nos hará daño, en el caso de que lo necesite? ¿Cómo saber que tendrá la moral para detenerse de pensar en sus propios intereses por encima de los nuestros? Por otra parte, ¿no es esa una interrogante que se mantiene con cada ser humano que nos rodea? Claro, una actitud semejante por parte de una genoide probaría que la inteligencia artificial tiene conciencia, y eso sería un logro –ego y más ego humano- para el creador de esta inteligencia. Pero. Bueno, el “pero” es obvio.


Como sea, Ex machina es una cinta que se disfruta de principio a fin.


Tiene apenas tres personajes. Y un escenario escueto y paradisíaco. Alex Garland ya era conocido como guionista de 28 semanas después y de Sunshine, pero con Ex machina, su ópera prima, anuncia una muy buena carrera como director.


Esta cinta es una obra minimalista e inteligente.


-¿Por qué le pusiste forma de mujer a esta robot? ¿Por qué no la hiciste una caja gris? –pregunta el joven que evalúa al creador de la genoide.


-¿Interactuarías tú con una caja gris? La hice mujer y la hice heterosexual para que tuvieras deseo de interactuar con ella -responde este, cual Dios que explica el por qué de la forma de su obra- Además, estamos vivos, ¿por qué no disfrutarlo?


Ex machina también tiene eso, disquisiciones sobre hasta dónde es la sexualidad una esencia y hasta dónde una táctica de distracción.


Para colmo del buen gusto, hay referencias explícitas en el filme al Cuaderno azul de Wittgenstein (texto filosófico en el que se debate sobre lingüística), a una pintura que Gustav Klimt le hizo a la hermana de Wittgenstein y a Jackson Pollock. (Al menos estas son las que yo vi).


-Tengo miedo, Dave -decía la computadora llamada Hal en 2001: Odisea del espacio, mientras este lo desconectaba.

-Nosotros también, Hal.

Modificado por última vez en Jueves, 20 Octubre 2016 11:54

Comentarios  

 
#2 YLG 21-07-2016 14:43
quisiera ver ese filme
 
 
#1 Jorge 19-07-2016 16:53
Ex Machina es una película de ciencia ficción británica de 2015.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar