martes, 11 diciembre 2018, 12:48
Lunes, 27 Junio 2016 14:23

Chile exultante, Argentina en horas bajas del fútbol

Escrito por  Michel Dalí/PL
Valora este artículo
(1 Voto)

Chile extendía sus festejos luego de su Segundo triunfo consecutiva sobre Argentina en la Copa América, junto con la certeza de que la actual generación de futbolistas imprimió un sello de calidad superior.


Desde Santiago llegaron noticias que destacan hasta la propia presidenta chilena, Michelle Bachelet, futbolera de corazón, exultante y orgullosa por el éxito de la Roja en la recién finalizada lid continental del Centenario.

Mientras incluso se prepara un recibimiento por todo lo alto en el país austral, incluida la visita al Palacio de la Moneda, la pesadumbre es el estado de los argentinos, con noticias lapidarias como la eventual renuncia de Lionel Messi.

Ya había sucedido antes cuando el astro se mostró decepcionado por la imposibilidad de conseguir un título importante con la Albiceleste. Aseguran colegas argentinos que Sergio Agüero y Javier Mascherano se sumarán a las dimisiones.

Las salidas de varias de las principales figuras de la escuadra rioplatense se relacionan, en apariencia, con la actitud de la Asociación de Fútbol de Argentina (AFA), en capilla ardiente por manejos oscuros según la FIFA.

Más allá, el karma de los argentinos se antoja fatal, desde las fallas de Gonzalo Higuaín, reiteradas en las tres últimas finales, hasta el penal errado por Messi anoche en el MetLife Stadium.

Chile, por segundo año consecutivo, le arrebató a Argentina el título de la Copa América. Siempre en la lotería de los penales, en cotejos muy reñidos y disputados.

Si bien los reconocimientos a la Roja van desde las proezas del arquero y capitán Claudio Bravo, las excelencias de Alexis Sánchez y Eduardo Vargas, y hasta el penal de oro de Francisco el Gato Silva, el entrenador tiene su espacio relevante.

Juan Antonio Pizzi lleva cuatro meses al frente de la selección principal de fútbol de Chile. Asumió como última carta entre varios candidatos que declinaron y sus primeros resultados dispararon las alarmas.

Macanudo, como le llaman, ex jugador de primer nivel y con una trayectoria irregular como técnico, terminó cerrándole los espacios a las críticas y salió adelante no con pocos inconvenientes y con muchas apuestas arriesgadas.

Amigo de Josep Guardiola y de Luis Enrique en su paso por el Barcelona, este argentino igualmente nacionalizado español dio encontró la clave para de la noche al día devolver a Chile su protagonismo y ganar la Copa América Centenario.

Visto 960 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar