viernes, 16 noviembre 2018, 02:39
Lunes, 27 Junio 2016 04:17

Elecciones en España:¿Volver a empezar?

Escrito por  Arnaldo Musa/Cubasi
Valora este artículo
(1 Voto)

Tras los comicios generales españoles de este domingo, se pudiera decir, remedando una añeja canción cubana, que el “cuartico” está igualito



Tras los comicios generales españoles de este domingo, se pudiera decir, remedando una añeja canción cubana, que el “cuartico” está igualito, aunque aseguraría que peor, porque, al igual que el 20 de diciembre del 2015, el derechista Partido Popular (PP) volvió a liderar los resultados, el socialdemócrata Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ocupó la segunda posición, la coalición de Izquierda Unida y Podemos –Unidos Podemos (UP)- sostuvo un tercer lugar, cuando se esperaba un mejor repunte, y el también derechista Ciudadanos siguió de último.

Muchas y extensas cuestiones podrán decirse de estos resultados en los que se auguraba una mayor cantidad de votantes, un peor castigo al PP, por corrupción e impopulares programas de austeridad; también dejar un lado al PSOE, controlado por “barones” que impiden una alianza con la izquierda; el fortalecimiento de Unidos Podemos, que mermó posiciones; y un último lugar a Ciudadanos, que es otro ente de la reacción, bajo diferente traje.

Cierto que los principales medios de información, como ABC, El Mundo, El País y la Radiotelevisión Española, hicieron de todo para desviar la visión política del votante español en detrimento de UP, pero esto, a pesar de que tiene un peso específico, no muestra toda la parafernalia peyorativa que rodeó a estos comicios –también los de antes y posiblemente a los que vengan.

Pero lo importante es subrayar que cada vez que hay una fuerte abstención, la derecha –que sí va a votar- se beneficia. Lo peor es que esta ya venía incrementada, porque el 27% de la población con edad para hacerlo  estuvo excluida, así como las 50 000 personas que viven en las calles y un gran número de discapacitados y ancianos, debido a que carecían de célula de identidad.

Además, existen irregularidades en los votos de los emigrantes españoles, ya que el 90% no pudieron ejercer el sufragio por culpa del engranaje oficial.

O sea, existieron muchos “poquitos” que conspiraron contra quienes deseaban un cambio para bien en España.
Se empleó mucha propaganda para meter miedo sobre una posible separación de la Unión Europea, como Gran Bretaña decidió hace poco, y se explotó la idea de que UP alentaría a la separación catalana, cuando existen también otras 17 autonomías que piensan lo mismo.

No es pecar de pesimista si nos atenemos a la realidad de que es difícil encaminar para bien al proceso político español, si no se cuenta con el apoyo de las masas realmente oprimidas, que están en huelga, en perenne protesta, que sufren desde hace cinco años un desempleo superior al 20%, un millón de familias no tienen a nadie que trabaje y el 30% viven en el umbral de la pobreza.

Ese es el resultado de continuadas políticas de austeridad de un PP que sigue jugando con el poder, el cual se explica por 40 años del franquismo y otros 30 de presuntos gobiernos derechistas que se tildaban de democráticos.

Asimismo, en el juego bipartidista entró un PSOE que se auto titula socialdemócrata, pero que, como apuntáramos antes, es controlado por elementos que impiden cualquier alianza que conspire contra el status quo.

Ciudadanos salió a la palestra para captar votos disidentes del PP e impedir con ello que se fueran a otra agrupación, pero participan en igual juego de poder.

De todas maneras, los partidos tradicionales, de una manera u otra, ya no tienen todo el poder que tuvieron antaño, en la que adoptaban gustosamente la vieja ortodoxia en el ámbito de las políticas económicas, con la impresión de que no tomarían las medidas necesarias para salir de la crisis.

Una de las expresiones de Rajoy es que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” y, en consecuencia, ahora la mayoría debemos vivir por debajo de ellas. Es probable que algunos hayan vivido por encima de las posibilidades, los mismos que ahora quieren meter a todos en cintura, con el objetivo de poder seguir con su misma lógica.

En este contexto, y pese a no lograr importantes objetivos, Unidos Podemos pueden en el futuro sumar fuerzas, hacerlas consecuentes con objetivos políticos determinados. No hay nada que perder y mucho que ganar, si se lucha sinceramente por el bienestar del pueblo.

Visto 1615 veces

Comentarios  

 
#1 bebe 28-06-2016 10:17
Que bruto son estos españoles. Tenemos que hacer mas muñequitos de Elpidio Valdez
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar