miércoles, 14 noviembre 2018, 22:53
Viernes, 24 Junio 2016 05:06

Mitos y leyendas: Un encuentro de nuestras esencias culturales

Escrito por  Paquita Armas Fonseca
Valora este artículo
(2 votos)

La acogedora sala de teatro Abelardo Estorino, del Ministerio de Cultura, fue el centro de un ágape que incluyó la venta de los primeros 500 ejemplares del volumen que pueden convertirse, como Los orishas  … en uno de los libros más vendidos en el país.



A mediados de los años noventa Natalia Bolívar Aróstegui y Carmen González Díaz de Villegas publicaron el libro La comida afrocubana: Mitos y leyendas  que fue tremendo reto para las autoras, porque según me contó la autora de ese best seller que es Los orishas en Cuba,  “ a veces una receta llevaba veinte huevos, imagínate tú, en medio de lo más árido del periodo especial,  ¿podíamos dar esa receta?”.

Ahora, en una edición corregida y ampliada, la editorial José Martí reeditó aquel volumen que tuvo una presentación a la altura de su rico contenido de comidas y haceres de nuestros ancestros africanos.

La acogedora sala de teatro Abelardo Estorino, del Ministerio de Cultura, (repleta y con personas afuera) fue el centro de un ágape que incluyó la venta de los primeros 500 ejemplares del volumen que pueden convertirse, como Los orishas  … en uno de los libros más vendidos en el país.

Le siguió un coctel de bienvenida, porque si la literatura era el centro de la fiesta, esta fue aderezada por los aportes del proyecto Cocina y cultura alimentaria, que al decir de su directora Wally Thompson se sentía orgulloso de ese homenaje a Natalia.

Le siguió una espléndida actuación en arará del grupo Vocal Oba Areanlé, de Daysy Abreu, que homenajeó  Lázaro Ros el Akpwon Mayor de la música afrocubana, amigo y consejero de Natalia.

La presentación del libro fue breve por parte de la editora Norma Castillo, y la propia Natalia que se limitó a agradecer a todos los que la ayudaron en este empeño de dotar  de un bien título a nuestras bibliotecas.

Hubo un coctel que le dedicó a la escritora el barman Daniel Novoa y una muestra de comida afrocubana elaborada por los Chef Enoch Tamayo y Niobe Díaz. Pero este texto estaría incompleto  si no dijera que a la descendiente del libertador Simón Bolívar, nuestra Natalia,  ya terminado el ágape, aún le temblaba la voz y sus ojos se humedecían porque María Elena Salgado, Viceministra de Cultura, le regaló una bandera cubana por una vida dedicada a defender la nación,  esa Cuba que Natalia ha hecho suya para amarla, empuñando un  arma, resistiendo la tortura en una ergástula batistiana o escribiendo conferencias, artículos, libros que engrosan ese tesoro inapreciable que es nuestra nacionalidad.

Visto 1954 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar