viernes, 14 diciembre 2018, 07:26
Martes, 14 Junio 2016 04:23

Masacre-Florida ¿Quién manda en Estados Unidos?

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(4 votos)
El rifle de la masacre de Orlando es más fácil de comprar que un iPhone El rifle de la masacre de Orlando es más fácil de comprar que un iPhone

Lo sucedido este domingo  en la  ciudad floridana de Orlando corrobora dónde radica el verdadero poder en Estados Unidos.

Su discoteca “Pulse”  fue testigo del asesinato de 49 personas y las heridas sufridas por otras 43.

Les disparó un joven estadounidense de 29 años, Omar Mateen Seddique, de origen afgano, a quien luego ultimó la policía.

Entre los heridos, según fuentes periodísticas y consulares, hubo  una colombiana, Paula Andrea Blanco, y un mejicano, Javier Nava Coria.  

La organización médica Orlando Health indicó este domingo que aún continuaban haciendo intervenciones quirúrgicas.

La victima de menos edad es Luis Omar Ocasio-Capo, de 20 años, y la de más,  Franky Jimmy Dejesus Velásquez, de 50.

Entre los 26 asesinados que identificaron, 22 son de origen latino, o sea que la mayoría de los asistentes a la Noche Latina, organizada por la discoteca, eran de esa procedencia.

Según escribió este lunes la agencia española EFE, el escenario de esa repugnante matanza “es frecuentado por homosexuales,  lesbianas, bisexuales y transexuales”.

Al comentar lo sucedido la misma atencia dijo: el asesino de Orlando es un lobo solitario “conocido por el FBI”.

Otra fuente española, El Diario.es,  con la asistencia del periódico británico The Guardian hizo una valoración sobre lo acontecido.

Afirmó que el caso en Orlando demuestra las dificultades levantadas en Estados Unidos a investigaciones sobre actos terroristas.


Agregó que las murallas existen hasta para el FBI “incluso cuando el sospechoso ha sido interrogado y puesto bajo vigilancia”.

Lo avala remitiéndose al caso antes mencionado.

Recordó que ese cuerpo represivo había investigado al asesino Mateen Seddique por sus nexos con un hombre de la Florida que actuó como terrorista en Siria.

Sin embargo, el FBI llegó al criterio de que sus conexiones “eran mínimas”.

El Buró Federal también cerró una investigación sobre personas que  después cometieron una agresión, el caso de los hermanos Tsarnaev, autores del ataque en la Maratón de Boston de 2013.

Por último mencionó el asesinato múltiple en el club LGTB, de Orlando, perpetrado por un hombre cuyos lazos con el terrorismo habían sido calificados como “insustanciales”.

Washington alega que los terroristas llamados “lobos solitarios” son difíciles de identificar antes de cometer sus fechorías.

Pero en el caso del atacante de Orlando la apariencia de ese tipo de lobo era ampliamente conocida por el FBI.

Sin embargo con toda tranquilidad fue a una tienda y compró el fusil de asalto con el que acribilló a balazos a sus victimas.

Otro alarmante caso de impunidad y del gigantesco poder que disfruta en Estados Unidos  la Asociación Nacional del Rifle.

Solo una de las corporaciones multimillonarias que mandan en Estados Unidos.

Visto 5194 veces

Comentarios  

 
#1 joelluis 14-06-2016 07:46
Realmente solo puede suceder en un lugar que comprar armas es mas fácil que comer caramelos o comprar otro articulo. Es aberrante, solo eso se puede controlar de una forma que todos los países del mundo prohíban vender armas de fuego, y que incluso los policías de directos a las personas en las calles no tengan tampoco armas, solo la policía especializada y de asalto. Solo cuando eso suceda cualquier enfermo mental le sera muy difícil al menos matar con un arma de fuego a gentes inocentes de cualquier religión y orientación sexual. Mis condolencias a esos familiares y amigos de estas inocentes victimas de una sociedad que se comporta a veces algunos seres humanos peor que los animales en la selva, que solo ellos matan para comer y no por desidias y filosofías locas y aberradas. No a la violencia de cualquier tipo. Que solo el amor convierta el barro en milagro.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar