miércoles, 20 junio 2018, 00:11
Lunes, 26 Marzo 2012 07:36

Iglesias exigen justicia por adolescente muerto en Florida

Escrito por  AP
Valora este artículo
(0 votos)

La pastora de la Iglesia Middle Collegiate, Jacqueline Lewis, dijo que la Iglesia debe asumir un papel tanto espiritual como político para poner fin a la "epidemia" del racismo.


Vestidos con sudaderas con capucha —similares a la que llevaba Trayvon Martin la noche en que murió baleado_, muchos pastores y fieles reforzaron el domingo los llamados por justicia en la muerte a tiros de un adolescente negro desarmado, el mes pasado en Florida.

El lunes se cumple un mes de la muerte de Martin. Fue muerto a disparos mientras vestía una sudadera con capucha en su camino a casa en una noche lluviosa en una vecindario cerrado de Florida.

El vigilante vecinal voluntario que le disparó, George Zimmerman, de 28 años de edad, es hijo de un padre blanco y una madre hispana, y las exigencias para que lo acusen por el asesinato de Martin se han hecho cada vez más fuertes.

Zimmerman había llamado a la Policía para reportar al adolescente encapuchado como sospechoso. Martin, de 17 años de edad, llevaba una bolsa de dulces y una lata de té helado mientras hablaba con su novia por su teléfono celular.

En centros religiosos afroestadounidenses desde Florida hasta Atlanta, Nueva York y Chicago, los mensajes desde los púlpitos se refirieron a una tragedia al parecer evitable que genera más preguntas que respuestas, pero mientras que los mensajes siguen estando dirigidos hacia el arresto de Zimmerman, también hay llamados a utilizar el incidente para encender un movimiento más amplio.

"¿Cómo podemos convertir el dolor en poder?" preguntó el reverendo Jesse Jackson, un prominente líder de derechos civiles, a una congregación de cientos de personas de pie mientras predicaba en la iglesia bautista Macedonia Missionary en Eatonville, Florida, a unos 30 kilómetros (20 millas) del lugar del tiroteo en Sanford. "¿Cómo podemos pasar de un momento a un movimiento que consiga apoyo?"

Jackson predicó un sermón titulado "La sustancia de lo que se espera", y pidió, entre otras cosas, que la muerte del joven como "mártir" se utilice como una oportunidad para revivir la Comisión de Derechos Civiles y llamar la atención sobre cuestiones de larga data.

Jackson también hizo una petición directa para cambiar la ley de Florida sobre la defensa propia llamada "Stand Your Ground" (Defender tu posición), que da a las personas una amplia libertad para usar fuerza letal. Muchos creen que la Policía local la usó como una excusa para evitar el arresto de Zimmerman.

Las iglesias afroestadounidenses han servido como catalizadores para el cambio y fueron fundamentales en la época de los derechos civiles.

"El activismo (en la iglesia) es más grande y mejor que nunca", dijo Kenneth Byers, de 47 años, de Orlando. "Todo lo que el reverendo Jackson dijo fue oportuno".

En la iglesia católica de Santa Sabina de Chicago, una congregación predominantemente negra, el padre Michael Pfleger llevó sobre su cabeza la capucha de su túnica mientras oficiaba misa. Pfleger, quien es blanco, siempre se ha manifestado en contra de la violencia.

Durante la misa, un miembro de la congregación sostuvo un cartel que decía: "Todos somos Trayvon Martin".

En Nueva York, la pastora de la Iglesia Middle Collegiate, Jacqueline Lewis, dijo que la Iglesia debe asumir un papel tanto espiritual como político para poner fin a la "epidemia" del racismo.

En la capital del país, los pastores del Reid Temple AME de Glenn Dale, Maryland, y de la Metropolitan AME en el centro de Washington, vestían ambos sudaderas.

La iglesia Metropolitan AME se ubica a pocas cuadras de la Casa Blanca, y el presidente Barack Obama acudió a misa allí con su familia en enero de 2011.

En la histórica Iglesia Bautista Ebenezer de Atlanta, donde Martin Luther King hijo y su padre alguna vez predicaron, decenas de personas vestían sudaderas con capucha en memoria de Trayvon Martin, entre ellos el reverendo Rafael Warnock.

Ingrid Lester, de 64 años, quien se presentó a misa con una sudadera con capucha, dijo que el caso de Martin le recordaba la lucha contra la segregación en la década de 1960, cuando era una adolescente. Y agregó que la iglesia tiene que desempeñar un papel crucial ahora, tal como lo hizo entonces.

"Necesitamos una voz, y la iglesia es nuestra voz".

Visto 2340 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar