jueves, 13 diciembre 2018, 05:51
Miércoles, 01 Junio 2016 05:00

Día Internacional de la Infancia: El privilegio de ser niño en Cuba

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(11 votos)
Foto: Lorenzo Crespo Silveira Foto: Lorenzo Crespo Silveira

Derechos y libertades se dan la mano en una sociedad que —literalmente hablando— vive para sus niños. Porque pensar en ellos significa integrarlos, considerar que su participación es decisiva.

Fotos: Anabel Díaz Mena


Le pregunté si era feliz y poco caso me hizo. Con una paloma en la mano, a Daniel poco le importó mi interrogación. De pronto, me miró, soltó una carcajada, y como un niño del barrio me dijo con picardía: ¡claro, cómo no serlo, si tengo todo lo que quiero!


En la escuela cursa quinto grado, tiene uniforme, libretas, los útiles escolares necesarios, una maestra que «es buena» y, sobre todo, una familia que lo ama hasta el «infinito», como él dice.


Esa es la realidad de la infancia en Cuba. Derechos y libertades se dan la mano en una sociedad que —literalmente hablando— vive para ellos.

alt


«Ser niño en Cuba es un privilegio», así me expresó un turista alguna vez. «Aquí no tienen que trabajar para subsistir, no pasan grandes necesidades, ni son objeto de un mercantilismo que muchas veces pone en peligro sus propias vidas». Claro que la realidad de su país, convulso, sobre todo desde el punto de vista social, le permitió hacer tal razonamiento. Pero no se equivocó.


Participación plena


«Los adultos no lo entienden. ¿Cuándo se considera que un niño sabe lo bastante como para contribuir y participar de forma activa? Si no se les da la oportunidad de participar, no adquirirán los conocimientos. Dadnos esa oportunidad, y veréis cómo volamos».


Las palabras del adolescente malasio en mayo del 2002, ante la sesión especial de las Naciones Unidas en favor de la infancia, conmovieron a los presentes, quienes allí reunidos analizaron por vez primera cuestiones relacionadas con la infancia.


Kofi A. Annan, secretario general de las Naciones Unidas en aquel entonces, reconoció que en medio de los debates, «generalmente mesurados y diplomáticos», los niños introdujeron sus pasiones, sus preguntas, sus temores, sus desafíos, su entusiasmo y su optimismo.

alt


Son los niños el futuro de cualquier sociedad, y por ende, necesitan ser tenidos en cuenta y escuchados, lo que implica también su participación para construir un mundo mejor.   


La Revolución Cubana asumió esta premisa desde su nacimiento. Por ello convirtió los cuarteles en escuelas, formó maestros, y extendió la educación hacia las zonas más apartadas, por solo comentar lo realizado en un sector como este.


El Comandante en Jefe Fidel Castro, en el acto de apertura del curso escolar en Ciudad Libertad, el 14 de septiembre de 1959, expresó: «Así que tenemos un acuerdo entre ustedes y nosotros: ustedes van a ayudar a la Revolución por todos los medios posibles… porque la Revolución está por hacer, y ustedes son los que la tienen que hacer, y para hacerla tienen que estudiar. Eso es lo que más me interesa».

alt


Y así ha sido durante las más de cinco décadas de un proyecto revolucionario que dignificó a los seres humanos; enseñó a las mujeres a ser libres; luchó por la discriminación racial, y dio la posibilidad a los niños, a los adolescentes y a los jóvenes, de levantar sus voces y defender sus derechos.


Por ello, a nuestros pequeños no les resulta ajena la Convención sobre los Derechos del Niño* —adoptada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 20 de noviembre de 1989 para proteger los derechos de los niños de todo el mundo y mejorar sus condiciones de vida—, tema que en Cuba no solo abordan los medios de comunicación, sino sobre el cual también incide la escuela, en su sentido más abarcador.


Realidades diferentes


Sin embargo, este camino transitado por Cuba difiere enormemente de la situación de los infantes en otras naciones, donde la educación y la salud pública, por mencionar dos aspectos, son un lujo y no se consideran derechos humanos inviolables.


Los niños viven en una época en que riquezas sin precedentes coexisten con pobrezas extremas; el virus del VIH crece a niveles devastadores; el medioambiente sufre graves consecuencias, y ellos —como segmento poblacional— siguen siendo objeto de violaciones sistemáticas.


Guerras, intervenciones militares, explotación, abandono de territorios por diversas causas, son también algunos de los escenarios en que hoy se desenvuelve el planeta, y de lo cual no escapan los pequeños que, por demás, son los que más sufren las decisiones de los adultos.  


En medio de tales conflictos, a los niños solo les queda recurrir a la familia, a ese núcleo pequeño, donde generalmente aprenden las normas más elementales de convivencia humana y dan sus primeros pasos en cuanto a participación.


Entonces, este 1 de Junio, Día Internacional de la Infancia**, vale la pena reflexionar sobre un asunto que no puede dejarse al libre albedrío. Pensar en ellos significa integrarlos, considerar que su participación es decisiva y que la necesidad de dialogar constituye un imperativo.


La fecha es también muy especial para quienes tienen la responsabilidad de su guarda y cuidado. Amarlos, quererlos, protegerlos, y ¡hasta mimarlos!, ¿por qué no?, no implica el no reconocimiento como sujeto de derechos. Es hora ya de pasar de un mundo definido exclusivamente por los adultos a otro en que los niños hagan su aportación al tipo de mundo en el que quieren vivir. Cuba lo ha hecho posible.

 

*Cuba fue de los primeros países en ratificar la Convención (1991).
**Instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1956, consagrado a la fraternidad y a la comprensión entre los niños y las niñas del mundo entero.

Visto 3845 veces

Comentarios  

 
#8 CRISTIAN 01-06-2018 10:00
ser niños en cuba sí es un privilegio ya que la revolución cubana te da todas las condiciones para poder ser, UNA PERSONA FELIZ
 
 
#7 lazaro 01-06-2018 09:40
VIVA CUBA Y FELICIDADES A TODOS LOS NIÑOS DEL MUNDO
 
 
#6 Yebsay 01-06-2018 09:37
Muchas serán las opciones culturales, re­creativas, deportivas y didácticas en cada es­cuela primaria, secundaria básica y de la en­señanza especial de toda nuestra Cuba, donde esta fecha tan especial comenzará con un sin numero de actividades, donde lo unico que se exige es el Ingrediente principal de los festejos en la Antilla Mayor, la Alegria de aquellos que amenizan nuestras vidas. De y para los niños será la fiesta de celebrar con infinito y legítimo orgullo este Día Internacional de la Infancia en Cuba.
 
 
#5 Copextel S.A. Camagü 01-06-2017 13:04
Cada 1ro de Junio Cuba celebra los logros alcanzados en la atención a los menores, desde los bajos índices de mortalidad infantil hasta los derechos a la educación, al esparcimiento, a la salud, a la protección y a la no discriminación de que gozan nuestros infantes. La jornada dedica sus actividades a promover los sueños, las necesidades y el futuro de los menores. El cuidado de la niñez es una premisa esencial desde el triunfo de la Revolución, los infantes en nuestro país gozan de plenos derechos, sin embargo no es así en otras partes del mundo. Se calcula que 600 millones de niños viven en la pobreza, más de 27 mil menores de 5 años mueren por causas que pueden ser evitables,más de 200 millones de niños de 5-14 años trabajan extensas y agotadoras jornadas laborales, 130 millones no reciben educación elemental, en la actualidad existen muchas amenazas a una infancia feliz, se multiplican conflictos bélicos y desplazamientos poblacionales. En Cuba podemos celebrar el Día Internacional de la Infancia cada año con nuevos logros. Sí, no somos perfectos,tenem os limitaciones que inciden, pero lo más importante es que nuestra proyección, desde mucho antes que nazcan,está todo el tiempo en función de garantizar el bienestar y el futuro de nuestros niños.
 
 
#4 fabian 26-10-2016 12:16
guaoo,,,,, felicidades anabel, lindas fotos
 
 
#3 Roberto.R 02-06-2016 10:36
Anoche vi un documental frances en TV cubana que se filmo en Paris,sobre familias migrantes, que trataba el tema de adolescentes(ca si niños)reajustan do su nivel educacional según el pais de procedencia.
Al final del curso, ya preparados para el nivel superior, todos se abrazaron mezclando sangres,lenguas y colores desde el claro al broncedo mas negro.
Lo anterior me hizo recordar aquello de: todos los niños del mundo vamos una rueda a hacer y en mil lenguas canteremos en paz queremos crecer.....nada sacar el niño que llevamos dentro le quita pliegues y ondas a la vida, da aires frescos, sin añoranzas al cielo.
 
 
#2 qbaneando.cubava.cu 01-06-2016 12:29
unamonos entonces pues todos los que soñamos con una REALIDAD mejor! traigamos nuestros sueños de hoy para la realidad de nuestro mañana! intentemos hacer realidad los sueños de una cuba mejor... cambiemos lo que necesita ser cambiado para que nuestros niños reciban una cuba mejor!
unamos para que podamos todos contruir, unamos para que todos podamos decidir! unamos por un salario justo que nos permita mayor felicidad para nuestros niños...
 
 
#1 joelluis 01-06-2016 08:38
Realmente los niños en Cuba son dichosos, antes de nacer a las madres embarazadas les garantizan lo mínimo indispensable para un buen embarazo, después cuando nacen les garantizan las vacunas fundamentales y una atención a la madre y al hijo durante el primer año de nacido. Después la madre trabajadora tiene al menos el derecho a los círculos infantiles y una licencia de maternidad hasta el primer año. Lo otro es que a todos los niños se les asegura lo más elemental de alimentación y de medicinas en el caso que lo necesitaran. Lo otro por suerte los cubanos y los niños cubanos, vivimos en una sociedad que no se caracteriza por la violencia y el maltrato a los niños, excepto casos aislados, que existen en todos los lugares del mundo, y en Cuba la justicia es severa con esas personas que lo hicieren, ahora en Cuba en los últimos años se está haciendo difícil mantener la correcta alimentación y vestir a los niños, por los altos precios de los alimentos y lo caro que se vende toda la ropa de niños y adolescentes, antes los niños en cuba querían cantar o tocar algún instrumento y existían casas de cultura al alcance de todos los niños, ahora todo hay que pagarlo y a un precio bastante alto, que para padres que tienen un salario tan deprimido le es casi imposible poder tener a un niño, imagínese a dos en un deporte o aprendiendo cualquier cosa, dígase pintura, artes manuales, etc. Otro detalle importante: la educación de forma general ha bajado en su calidad, se necesitan repasadores y para mí eso es carencia de la calidad de las clases impartidas en las escuelas, en fin, que hemos retrocedido en cosas que a los niños y adolescentes les hace falta en Cuba y en eso es lo que debemos concentrarnos todos para que no se siga empeorando. Otro tema que no había antes en Cuba, el hábito del alcohol y de fumar en edades tan tempranas como la secundaria. Otro más peligroso y por suerte no tan expandido entre los niños y jóvenes es la droga y en eso todos debemos vigilar y hablar con los niños para que no sea tarde y poder evitarlo por todas las cosas. De todas formas, con estos defectos y por suerte más virtudes, los niños con carencias materiales, pero no espirituales, y el amor de sus seres queridos, son felices y seguros de que nunca estarán desprotegidos. Un beso a todos los niños y adolescentes de Cuba.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar