lunes, 19 noviembre 2018, 09:21
Viernes, 27 Mayo 2016 08:20

MIRAR(NOS): La gente que llora

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para Cubasí
Valora este artículo
(4 votos)

Siempre he pensado que es bueno llorar, pero cuando todavía hay algún remedio o cuando funciona como vía de escape...

Llorar no indica que eres débil. Desde el nacimiento, siempre ha sido una señal de que estás vivo.
Charlotte Brontë

 

 

Hay que comprender a la gente que llora. Justificarla no, pero poner alguna cuota de tolerancia nunca está de más incluso porque nosotros mismos en algún momento hemos roto el cúmulo de aguante.

 

Siempre he pensado que es bueno llorar, pero cuando todavía hay algún remedio o cuando funciona como vía de escape para canalizar dolores y de una vez enterrar agonías (aunque de sobra sé que hay pesares eternos y nada se puede hacer al respecto).

 

Durante muchos años la gente enmarcó a los que lloraban, las lágrimas representaban debilidad e inmadurez para lidiar con las adversidades implícitas en cada amanecer.


 
Recuerdo que mientras cursaba el preuniversitario conocí a una muchacha incapaz de asumir sus errores. Ante la más pequeña de las críticas ella rompía a llorar sin consuelo y eso – nos hizo suponer al resto- que buscaba compasión.

 

De esa forma trascendió por sus “ataques de tristeza” que enrojecían su rostro como evidente corolario de lo sucedido. Resultaba “ultrafácil” encontrarla en los pasillos con expresión de dolor como si el asunto fuera para todo ese aspaviento. Su actitud la privó de muchos amigos, porque a su alrededor nadie quería estar por duro que pueda resultar ahora que lo escribo y lo leo en voz alta.

 

Hace pocos días leí que cuando estamos tristes y lo expresamos con llanto el cuerpo libera sustancias que se vuelven un calmante natural. Aquí está lo novedoso: llorar ayuda a que el dolor se disipe, disminuya y pierda poder sobre nosotros. Se liberen dos clases de hormonas llamadas opiáceos y oxitocina. Funcionan como anestesias naturales, que nos brindan de inmediato la añorada tranquilidad.

 

En pocas palabras, el llanto es como hacer un buen ejercicio que nos ayuda a mantener el buen funcionamiento del organismo. No se asombre por lo que sigue: resulta muy necesario hacerlo cuando sentimos angustia, cuando estamos deprimidos o preocupados por algún tipo de situación.

 

La psicóloga colombiana Carolina Autino detalla y explica cómo el llanto incide en nuestro bienestar. Pero ¡ojo! beneficios se obtienen cuando el llanto se relaciona a un problema personal de la persona angustiada, no sucede lo mismo si nos emocionamos con una película por ejemplo, ya que se trata de un evento externo del que no tenemos control (si lo tuviéramos ¿qué levante la mano aquel que hubiera permitido la muerte de Jack-Leo Dicaprio?)

 

También, en menor cuantía, pueden expresar alegría y emoción pero nadie ignore que son muchísimo más comunes en los malos ratos. Sobre la alegría y la emoción pregúntenme a mí que desde hace unos días vivo experiencias tan emocionantes que sacan de mí reacciones impensadas.

 

No existe ninguna otra especie que pueda derramar lágrimas emotivas o hacerlo con una intención preconfingurada como mi compañera de estudios.

 

Hace más de un siglo Darwin dijo que el llanto fue usado para atraer atención, en particular por los niños. Dijo también que las lágrimas actúan como una bandera roja, cuando es demasiado el martirio y se rompe el termómetro de nuestro aguante. Como todos hemos estado ahí, hay que entender a la gente que llora aún cuando se desconozcan las razones.

Visto 3229 veces

Comentarios  

 
#8 laninfa 16-08-2016 09:43
El llanto es un balsamo analgésco para el alma, en ocasiones nos sentimos deprimidos por situaciones de la vida y el solo llorar nos restablece el ánimo.
 
 
#7 jcpalomo 12-06-2016 15:29
Llorar es aliviar el alma, darte placer a ti mismo, desahogo sean de dolor o placer, es muy frecuente en mujeres cuando llegan a un orgasmo estremecedor porque no todos son iguales...
 
 
#6 Annie 01-06-2016 09:11
averigua mi niña, qué hago cuando el DOLOR ES TAN GRANDE QUE NO PUEDO LLORAR
 
 
#5 jorge el curioso 31-05-2016 07:57
Bueno Liz... y ahora que??... yo me estaba guiando por ....ahh no hay que llorar, que la vida es un carnaval y las penas se van cantandoooooooo ...... asi decia la Celia.... no?.
 
 
#4 Mayte 30-05-2016 13:51
A veces el llanto es una bendición. Tiene el poder de aliviar el dolor, ese que sentimos que nos ahoga y nos abate. No importa el sexo, no deberian avergonzarse de llorar los hombres. No son síntomas de debilidad, al menos no considero las lagrimas así. Es muy cierto que calman, que disminuyen las penas. A veces cuando no hay remedio, tambien se llora, cuado se acaban las ilusiones. Creo que las lágrimas lavan el alma de los pesares. Esos que a todos en algún momento de la vida, nos han alcanzado.
 
 
#3 myke 30-05-2016 07:39
el artículo me hizo recordar algo que todavía hoy no me explico... resulta que esta muchacha siempre que alcanzaba un orgasmo lloraba, era d felicidad, todo parecía indicar... sería interesante sondear las diferentes reacciones ante algo tan grato, que las hay... y dado que a Liz estos temas no la sonrojan..
 
 
#2 Raymond 28-05-2016 11:41
Como dicen los Aldeanos en una cancion,muchas veces el llanto es una sonrisa sabia.
 
 
#1 chicho 27-05-2016 09:14
Llorar es de humanos, sin importar sexo, edad o raza...Más bien lo veo como una respuesta del organismo a situaciones insostenibles o insoportables, es una defensa ante sobrecargas...S e puede experimentar cuando estás en presencia de algo no puedes resolver y lloras de impotencia, como cuando tienes que realizar trámites de vivienda y caes en Planificación Física con toda esa carga de burocratismo dirigido a sacar provechos personales de los que ahí laboran y lágrimas de los que ahí acudimos a tratar de resolver un problema...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar