miércoles, 21 noviembre 2018, 08:39
Jueves, 26 Mayo 2016 05:00

Responsabilidad ante el trabajo: ¿Serán todos los viernes «santos»?

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(11 votos)

Viernes a media mañana, salgo a realizar una gestión X, el transporte no ayuda. Llego al lugar y… ¿Por qué no vienes el lunes y lo vemos a primera hora? Es que hoy viernes terminamos temprano.

El hambre espía en la casa de los pobres, pero si la habitan personas trabajadoras, no se atreve a entrar.

Benjamin Franklin

 

Bien temprano, me dije para mis adentros, no llegaba al mediodía aún, la prestancia a encarar su jornada con responsabilidad al parecer se había quedado envuelta en las sábanas de casa, y su mente andaba en sentido totalmente opuesto a su cuerpo. Sí, estaba allí, como otra de tantas funcionarias, sentada en su oficina, en apariencia cumpliendo con su contenido de trabajo, pero lamentablemente era viernes.

 

El trabajo es una actividad prácticamente inherente a la evolución del hombre. Las primeras manifestaciones del mismo surgieron como necesidad de este para subsistir. Ya en la antigua Grecia, Eurípides, poeta y pensador, aseguró que: «el trabajo es el padre de la gloria y la felicidad».

 

Al parecer, en la Cuba de nuestros días, la gloria y la felicidad, si de trabajo se trata, han quedado huérfanas. Varias experiencias vividas, además del eco potente de pasajes similares en los que han estado involucradas personas allegadas y otras no tanto, me instaron a reflexionar sobre la cultura y responsabilidad hacia el trabajo en nuestra sociedad.

 

«El viernes deberían darlo para lavar y adelantar las labores de la casa», espetó alguien en medio de una reunión en su centro laboral. Los padecimientos y dolores proliferan ese día de la semana, especialmente después del mediodía. Cualquier conflicto de índole personal se antepone al deber y la responsabilidad de encarar completamente la jornada de viernes. Como si buena parte de ellos se consideraran «santos».

 

Una simple mirada al proliferante fenómeno halla varias posibles causas:

 

Si bien trabajar es un derecho de todo ciudadano, como igualmente lo constituye el descanso y la relación entre ambas variables, también deviene un deber para con la sociedad, la Revolución, nuestro sistema socialista. Justo ahí se establece un vínculo: desde mi perspectiva, estas conductas constituyen un uso abusivo o interpretación distorsionada de los derechos del trabajador.

 

En reiteradas ocasiones he escuchado, y debatido incluso, sobre paternalismo, ese enemigo con túnica sobreprotectora que durante años siempre nos ha acechado. No digo que nos montemos en los modelos imperialistas de explotación inhumana, como sucede con miles de trabajadores de la industria avícola en Estados Unidos, quienes sufren un trato inhumano en las plantas de producción, según un recién informe de la rama americana de la ONG Oxfam, publicado en Rusia Today.

 

De acuerdo con los datos de Oxfam, algunos empleados se ven obligados a pedir permiso a sus superiores para ir al baño, o incluso a usar pañales para no interrumpir el proceso de producción. El informe, basado en decenas de entrevistas con trabajadores de la industria avícola de EE.UU. realizadas entre 2013 y 2016, da a conocer las condiciones diarias de trabajo de miles de empleados en el sector, algunas de las cuales suponen, incluso, una amenaza para la vida.

 

«Los trabajadores enfrentan dificultades para satisfacer sus necesidades humanas básicas. Orinan y defecan mientras están de pie en la línea de producción, usan pañales, restringen peligrosamente la ingesta de líquidos, tienen que soportar dolor y malestar mientras se preocupan por su salud y la seguridad laboral. Y no es solo su dignidad lo que sufre, sino que también corren el riesgo de padecer problemas de salud graves», denuncia el informe.

Eso nunca. Sin embargo, nuestro modelo debe abogar por elevar la cultura hacia el trabajo, el sentido de pertenencia de cada trabajador para con su entidad, el objeto social que desarrolla.

 

Hay muchas personas que expresan un estado de indiferencia marcado hacia su actividad laboral cotidiana. En ocasiones, este fenómeno está asociado con el hecho de que nos desenvolvemos en un área en la cual no hallamos placer o realización. Otro enemigo lo encontramos en los bajos salarios o la pobre remuneración que reciben los trabajadores en muchas de las esferas en las que se desenvuelven.

 

Y otra posible razón estriba en que, de alguna manera, la reducción de la jornada laboral los viernes se ha entronizado en la mente de millares de cubanos sin ningún costo o secuela derivada de la falla o el incumplimiento. La responsabilidad también se educa, se inculca, más allá de que sus patrones hereditarios o familiares sean los correctos.

 

No soy muy partidario del término «pasarle la mano», pero es real que en reiteradas ocasiones los jefes o cuadros de dirección se hacen los de la «vista gorda» con sus subordinados cuando se toman la tarde del viernes. Estamos urgidos de ganar en responsabilidad, de asumir de manera consciente nuestro rol en cada escenario laboral, de saber el costo de una falla o de esa indiferencia para con el trabajo asociada al viernes corto.

 

¿Se ha puesto a pensar cuántos procesos se retrasan, cuántos trámites se postergan, cuántas concertaciones se dilatan, o simplemente cuántos servicios dejan de brindarse como es debido este día de la semana? ¿Será una nueva expresión del adventismo?

 

Si quiere de alguna manera comprobar el fenómeno expuesto, sencillamente acuda a alguna tienda o establecimiento recaudador de divisa un viernes y notará el mayor volumen de clientela, por solo citar un ejemplo.

 

Estas líneas pretenden invitar a la reflexión. Actores somos todos de esta puesta en escena, en mayor o menor medida. Así como establecemos prioridades de la más diversa índole, el trabajo y nuestra responsabilidad social deben convertirse en una de ellas.

 

El estado cubano tiene como política amparar a todos sus trabajadores. Seamos recíprocos, retribuyamos esa divisa de nuestro sistema socialista. Así, aunque no lo parezca, contribuiremos a que nuestra nación transite por cauces de prosperidad y sostenibilidad.

Visto 7284 veces

Mientras se insiste, con justicia, en la necesidad de aprovechar la jornada de trabajo, la mayoría de los cubanos salen a comprar entre las nueve de la mañana y las cinco de la tarde. ¿Un chiste?

Los esquemas comerciales en el sector minorista son anticuados, restrictivos y por momentos disfuncionales. Cuba necesita una auténtica revolución en su red de tiendas, que tenga por principal beneficiario al consumidor

Comentarios  

 
#30 Joe Jack 08-08-2016 14:09
El problema principal es que el salario no es estímulo para que (casi) nadie trabaje y me refiero al sector estatal. En el creciente sector por cuenta propia (que tampoco es perfecto) el servicio es diferente y los salarios hacen que los empleados ni falten ni anden de vagos perdiendo el tiempo durante su jornada laboral. Esto hay que lograrlo en el sector estatal socialista para que el salario sea estímulo para el trabajo. Han pasado muchos años desde que el dinero perdió valor en el periodo especial (o los precios subieron 10 veces su valor) y esto no se ha resuelto. Cuanto más hay que esperar?
 
 
#29 odalis 01-06-2016 12:59
La verdad es que los horarios de los servicios estan en contra de la clase trabajadora, de esto se habla hace mucho tiempo, y en algunos lugares por ejemplo el banco metropolitano ha designado una agencia bancaria por municipio para que cierre todos los dias a las 7 y 30 de la noche, pero ojo, SOLO PARA TRAMITES DE CAJA,no se le ocurra ir para otra cosa porque no puede realizar ningún tramite comercial después de las 3 de la tarde, mire usted que cosa,pasa igual con la compra de entradas para cualquier teatro de la habana comienzan a vender a la 10 de de la mañana los martes, y hasta las 5 de la tarde, eso es en el Teatro Mella, el ahora Alicia Alonso, el Karls Marx,hay otros que venden a las 5 de la tarde y la función es a las 8 de la noche del mismo día, y asi, son horarios que para una persona que termina de trabajar a las 5 y 30 de la tarde es imposible de acceder.De los servicios para tramites de vivienda ni hablar, estos son de lunes a jueves hasta las 12m y de esa hora en adelante para recoger algun documento y el viernes no se para lo que es pues ese dia no atienden al público. Entonces de que estamos hablando, si todo elmundo necesita comprar alimentos para su casa,o ir a distraerse al teatro, o hacer algún trámite de lo que sea, y los horarios son un horror, no queda de otra que afectar el horario laboral para resolver sus problemas que también son importantes y de estos hay algunos como la distracción que puedes prescindir de ello, pero hay otros que no.
 
 
#28 gurry 01-06-2016 10:38
NO SE EN OTRAS PROVINCIAS. EN SANTA CLARA LAS TIENDAS EN M. NACIONAL ABREN A LAS 10.AM Y CIERRAN A 4.30 PM .SABADOS DE 10 A 12 A.M, ESO SOLO ES EN CUBA ..ENTONCS COMO TRABAJADOR TENGO Q. INVENTAR SALIR EN HORARIO DE TRABAJO PRA COMPRAR UN JAVONCITO EN EL MEJOR DE LOS CASOS .....AH.. HAY DIAS DE LA SEMANA Q. PONEN EL CARTELITO.. INVENTARIO O FUMIGACION ..HOY NO ABRIMOS ...SUCEDERA EN OTROS LUGARES LO MISMO.. Q. CREEN UDS.
 
 
#27 miguel 01-06-2016 10:34
!LOS JEFES! CUALQUIERA ES JEFE DESDE UN OBRERO HASTA EL QUE SE ENCONTRARON EN LA CALLE. POR ESO CASI TODOS SON UNOS INCAPACES!
 
 
#26 qbaneando.cubava.cu 01-06-2016 08:21
Roberto.R en la Cuba actual, sigue siendo “el obrero”, el menos beneficiado en la cadena productiva y/o económica, ya que trabaja, invierte todo su tiempo y solo percibe “lo exclusivamente necesario para sobrevivir”, mientras quienes hacen “menores aportes” pueden percibir mayores beneficios, gozando así de un mayor poder adquisitivo etc.
en la cuba actual para nadie es secreto que el sistema administrativo no funciona y no podrá funcionar puesto que esencia no radica en reconocimiento del trabajo por medio de salarios o sea nuestro sistema no esta diseñado para empoderar materialmente al trabajador...
 
 
#25 Elio 31-05-2016 06:41
Carlos Alberto, puede que te quieras referir a algunos hombres porque en mi casa yo como hombre de la casa tengo la mayor responsabilidad en la realización de gestiones fuera de casa. Buscar mandados, pagar las facturas, comprar las llaves o interuptores que se necesitan en la casa, etc y sí, te digo que estoy muy empapado en los horarios de los establecimiento s. Máxime cuando me voy al amanecer, llego casi de noche y trabajo fuera de mi municipio.
 
 
#24 Carlos Alberto 27-05-2016 13:18
Muy buenos los comentarios coincido con Pili, mabycar y lulu, como vemos una vez mas nuestras compañeras son las que mas padecen el tener que salir de us centros de trabajo y correr antes de que les cierren los establecimintos , tienen que busvar los articulos de sus cosas y cuando llegan encuentran todo cerrado, por lo genral los hombres como peuden ver en lso comentarios no tienen ni idea de que horario cierra una tienda en divisas, un agro u otro establecimiento
 
 
#23 Roberto.R 27-05-2016 08:43
Nuestro socialismo es un sistema que siendo justo en teoria, en la practica no lo es porque amamanta a sus hijos y estos,se vuelven bebes alacranes y se comen a la madre. Nos hemos enclaustrado en el genoma emocional que todo lo merecemos, que todo debemos tener sin esfuerzo, sin partirse el cerebro. como reza un dicho juvenil. Despues los bajos salarios, la falta de oportunidades para mejorar el nivel de vida porque cada dia se encarece mas la vida y los salarios son insuficientes( aunque se hizo una pírrica rebaja de precios)y en los centros laborales la atención al hombre ha decaido contrario al incremento en otras latitudes como japon y no en EEUU.
Los problemas sociales domesticos deben limarse y luego ver la paja en el ojo ajeno.
Trabajar es una función social que ilustra al que lo hace e ilumina al que recibe el fruto de esa función, pero los salarios tambien iluminan la necesidad siempre creciente de la sociedad y repito:
los problemas sociales, económicos y políticos son un trio no promiscuo pero si muy unidos.
 
 
#22 Lulú 27-05-2016 07:40
Vuelvo sobre lo mismo, lo primero que hay que modificar son los horarios de los establecimiento s, diversificar las modalidades de jornadas de trabajo, puede que a alguien con una jornada de 4 horas resuelva su problema, las restantes 4 horas la puede dedicar a un negocio particular o hacer sus propias gestiones, luego está el tema salario. Que sucede, antes la mayoría de las mujeres cubanas eran trabajadoras domésticas no remuneradas (nuevo nombre para las amas de casa) y además si tenías buena posición economica contratabas a alguien para antender la casa, conclusión siempre habia alguien en casa para hacer todos los tramites necesarios, las compras, llevar el niño al médico, etc. Pero hoy día no es así, En un hogar a veces trabaja todo el mundo menos los niños y estos van a la escuela y además no se les permite despachar nada a menores ni siquiera en la panadería (aunque hasta esto ha cambiado, si no explíquenme como hay tantos menores en la calle con cigarros y bebidas alcoholicas). Y bueno el hecho actual de que lo viernes no hay nadien el la tarde en su puesto de trabajo es solo la consecuencia de una dinámica social mal diseñada en este país,donde nos empeñamos a seguir con formulas de antaño que todos sabemos no funcionan, o a cambiar, si cambiar pero con el paso de la tortuga. Estoy segura que en el 2050 volvemos sobre el tema y estamos en el mismo punto estacionario. Yo soy de las que no falta al trabajo y tampoco me voy antes, trabajo de lunes a jueves hasta las 5:30 y los vienes hasta las 4:30, no trabajo fin de semana, mi consultorio médico según papel en la puerta trabaja los sábados en la mañana, por no querer faltar un día a mi trabajo que es bien dinámico y cobro por lo que yo logro hacer, he ido 3 sábados seguidos y siempre está cerrado, decidí que si este sábado sucede igual, tendré que falñtar la semana entrante, porque los problemas de salud bo se curan solos y para el salario que gano deteriorarse por un trabajo. ¿Ven como el mismo sistema te acorrala y te obliga a caer en la indisciplina de cualquier día de la semana "santo"? Entonces perioditas, aborde el tema desde todas sus aristas o no arremeta por igual contra todos, no todos son irresponsables profesionales.
 
 
#21 nrt 27-05-2016 07:22
Vean el ejemplo de las "empleadas domesticas". Aunque no estan contentas con lo que hacen, se esfuerzan, se entregan y acatan ordenes sin ningun cuestionamiento . La "paga", paga eso.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar