domingo, 16 diciembre 2018, 05:01
Domingo, 22 Mayo 2016 05:20

RECORDANDO A … Pedro Jova: Torpedero y mánager feliz

Escrito por  Joel García
Valora este artículo
(6 votos)

Al villaclareño Pedro Jova muchos lo recuerdan, entre otras cosas, porque logró completar los éxitos que todo pelotero desea y pocos alcanzan al final de su carrera



Al villaclareño Pedro Jova muchos lo recuerdan, entre otras cosas, porque logró completar los éxitos que todo pelotero desea y pocos alcanzan al final de su carrera: triunfar y convencer como jugador y luego, en funciones de director. Su carácter bondadoso, pero serio y comprometido le acompañaría siempre para superar todos los empeños deportivos y no pocas injusticias cometidas contra él.

La entrada a nuestras Series Nacionales en 1972 ocurrió por la puerta grande, pues además de adueñarse de la titularidad en el campo corto del equipo Azucareros fue elegido Novato del Año y disfrutó del segundo título en línea de un conjunto casi sin fisuras en las tres líneas de juego: pitcheo, bateo y defensa, bajo la dirección del polémico Servio Borges.

Su actuación en ese estreno: 57 hits, 22 anotadas, 7 dobles y 289 de average le valió no solo el premio más cotizado entre los bisoños peloteros, sino también ser invitado a los entrenamientos de la preselección nacional que se preparaba para el Campeonato Mundial en Nicaragua.

Jova poseía habilidades naturales para tocar la bola por cualquier ángulo del terreno —incluso lo más difícil, pasar al lanzador—; y su excelente zona de bateo le permitía discriminar los mejores lanzamientos para conectar. Baste decir que en 5 777 comparecencias al cajón de bateo solo pudieron retirarlo por la vía de los strikes 239 veces, es decir un ponche cada 7-8 juegos.

Su disciplina férrea en los entrenamientos, la movilidad segura hacia cada ángulo de su posición y esa capacidad innata para definir en los llamados momentos ceros, lo convirtieron muy rápido en ídolo para la afición del centro del país —por entonces Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus estaban concentradas en una sola formación—, lo cual se irradió años más tarde a toda Cuba.

alt


Una sanción injusta por un hecho que jamás cometió lo sacó del béisbol varios meses. Sin embargo, la reincorporación en 1973 tras comprobarse su inocencia y honestidad, reservó uno de los aplausos más estremecedores que se recuerde en el estadio Augusto César Sandino, adonde había llegado siendo un niño desde el poblado de La Esperanza, en Ranchuelo, para formar parte de la academia de este deporte.

Las Series Selectivas, nacidas en 1975, resultaron escenarios imprescindibles en la carrera del torpedero más ofensivo  (317) que ha pasado por nuestras campañas. En la tercera y sexta ediciones lideró las anotadas (39 y 56, respectivamente) y para la cuarta versión (1978), con el uniforme de Las Villas, levantó la Copa de campeón junto a la corona individual en hits (92) y bateo (372). En 1983 festejó un doblete histórico, al ganar la Serie Nacional y el torneo élite, este último premio lo repetiría por última vez en 1985.  

En el equipo Cuba entró como segundo de su posición, detrás del formidable Rodolfo Puentes, hasta que se adueñó del puesto regular con ofensiva casi perfecta y defensa milimétrica.  Cuatro coronas mundiales  (Cartagena 1976, Italia 1978, Japón 1980 y La Habana 1984); dos oros en Juegos Panamericanos (San Juan 1979 y Caracas 1983); tres cetros en Copas Intercontinentales (La Habana 1979, Amberes 1983 y Edmonton 1985), y un título en Juegos Centroamericanos y del Caribe (Medellín 1978) clasifican entre los máximos galardones —no los únicos— en sus archivos personales.

Dos derrotas en la arena internacional lo marcaron profundamente, en especial, la plata en la Copa Intercontinental de Edmonton 1981, pues todavía no pocos achacan a su desempeño en tercera base —improvisado en el propio certamen— la causa principal de caer contra Estados Unidos en el juego final. El otro fracaso inolvidable sucedió ante el público habanero en la cita regional de 1982. La plata no complació a nadie y menos a Pedro Jova.

Los últimos cuatro años en nuestras temporadas —se retiró en 1989— reafirmaron por qué muchos le decían “El Maestro”. Inteligencia para enfrentar cualquier lanzador, consejo a los más jóvenes y excelente mecánica de bateo nunca se alejaron de su personalidad, de la cual bebían sus compañeros y hasta los rivales.

No pasó mucho tiempo apartado de estadios y fildeos, pues regresó como mentor en 1993 y convirtió a su equipo entrañable Villa Clara en la “Naranja Mecánica”, a partir de triunfar en tres campañas consecutivas: 1993, 1994 y 1995 y terminar con el subtítulo en las dos siguientes. Era una verdadera constelación de estrellas dirigidas por un hombre que había aprendido a dirigir con el ejemplo de Servio, Pedro Chávez, Eduardo Martín y José Miguel Pineda.

Su relevo más certero y fiel en el campo corto, Eduardo Paret, ha reiterado en más de una entrevista el agradecimiento a la ayuda brindada por Jova. “Éramos figuras muy jóvenes, y él, con disciplina y conocimientos, nos guió a todos. Exigía que estuviéramos metidos en el juego de pelota. En ocasiones se sentaba para atrás en el banco y nos dejaba decidir solos, pero cada quien sabía lo que tenía que hacer”.

Su palmarés victorioso como director se resume en 247 victorias  y 164 derrotas, para un extraordinario 601 de  average. Los resultados en play off también fueron asombrosos, sobre todo en los que levantó las tres doradas: 24 éxitos y 10 reveses. Otra injusta decisión de las autoridades lo alejó del puesto de timonel, en tanto recibió luego un golpe personal al decidir su hijo Maikel separarse de Villa Clara y de Cuba para probar suerte en la Major League Baseball.
No obstante, nadie pudo sacarlo de la memoria del pueblo. Al Jova más virtuoso al bate, al terror de Braudilio Vinent y Rogelio García —le conectaba con extrema facilidad—, al compañero para doble play en equipos nacionales de Rey Vicente Anglada, Alfonso Urquiola y Félix Isasi; y al segundo director que logró tres títulos nacionales en línea —solo antecedido por Ramón Carneado con Industriales— le sobran razones todavía para aportar al béisbol.

Sus conocimientos llegarían en años recientes al béisbol italiano, desde donde vivió la última gran hazaña de su equipo más amado, que 18 años después de su salida como director pudo levantar por fin otra copa en el estadio Sandino. Y cuentan que los peloteros, motivados por el director y compañero del pasado, Ramón Moré, se la dedicaron por paternidad, por derecho y por su ejemplo.

Visto 2626 veces

Comentarios  

 
#8 EL POETA YUMURINO 24-05-2016 17:27
-1-
JOVA ES UN INMORTAL
SU HISTORIA BIEN CONOCIDA
PUES ENTREGO TODA LA VDA
CON HONESTIDAD TOTAL
TORPEDERO COLOSAL
NO FUE SEGUNDO JAMAS
DEL TOQUE BAUTIZADO EL "AS"
AL GUANTE TAMBIEN SEGURO
CON EL TIRO TAN DURO
COMO LA ESTRELLA FUGAZ.
-2-
LE DECIAN EL MAESTRO
TITULO BIEN MERECIDO
AL FILDEAR TAN ATREVIDO
LO MISMO AL ZURDO QUE AL DIESTRO
NUNCA LO VI INDISPUESTO
A LA HORA DE BATEAR
SOLIA SIEMPRE EMPUJAR
EL EMPATE O LA VICTORIA
DANDOLE ASI TANTA GLORIA
A SU PROVINCIA NATAL.
-3-
DISPUESTO ESTABA A CONVERSAR
CON SUS TANTOS SEGUIDORES
DETESTANDO LOS RUMORES
CON UN TRATO MAGISTRAL
AL PIVOT FUE ESTELAR
CON ANGLADA Y CON URQUIOLA
A QUIENES DABA LA BOLA
CON RAPIDEZ ELOCUENTE
LOGRANDO EL OUT EFICIENTE
IGUAL QUE EN LA CARAMBOLA.
-4-
JOVA, NOS DEJO LA SIMPATIA
EL RESPETO Y LA UNIDAD
PUES LA CLARIDAD
DE JUGAR CON VALENTIA
DIRIGIO CON OSADIA
INTELIGENCIA Y PASION
HASTA UN MAGO EN FUNCION
LLEGO UNA VEZ A VESTIRSE
Y CON ELLO CONVERTIRSE
DE "MASTER" EN LA DIRECCION.
-000-
 
 
#7 José/Gtmo. 24-05-2016 14:07
Para mi fue un gran jugador, Joel pero cuando vino a dirigir a Guantánamo les dieron todas las condiciones habidas y por haber hasta casa habilitada y todo y no hizo nada sentado en el banco y no reclamaba ni jugada vino a pasear a esta Provincia no aportó nada de nada a si en Italia si eso es elocuente a quién le amarga un dulce.
 
 
#6 El Guille 23-05-2016 11:40
Es una lastima que despues de pasado tanto tiempo joel, usted logre escribir sobre ese asunto tan lastimoso para cualquier persona, yo conocí de los pormenores de ese hecho, pero bueno equivocaciones existen, pero pregunto ?Hasta cuando?, ?por qué un hombre tiene que pagar por lo que hace otro? como es el caso de lo ocurrido con el hijo si aquí no sólo a deportistas se le han ido hijos para el extranjero y no ha pasado nada, Jova ha sido consecutivament e victima de malas intencionadas decisiones, hasta lo metieron por Guantanamo a dirigir.
lo sucedido en esa copa no fue culpa de Jova, con valentía fué a cubrir la tercera y no era tercera, porque lo que más se parece al campo corto es la segunda y no son iguales, la culpa fue de Servio que hizo lo que le dió la gana con los peloteros, ese picó grande por tercera quizás lo podía agarrar un Vicente Diaz, Owen Blandino y otras tantas terceras consagradas que hemos tenido, pero no Jova que era un enviado de los Dioses al campo corto y jugó toda su vida esa posición. Lo que puedo decir es que han sido ingratos con él porque siempre ha merecido dirigir a Villa Clara y no inventar como ahora que un ex arbitro esté dirigiendo.
 
 
#5 YOYI 23-05-2016 11:31
Pienso que Joba a sido grande entre los grandes, se reconoce las injusticias , se habla de ellas ,como la de Cheito, pero esos que tuvieron incidencia , que decidieron sobre las injusticias de jova , cheito y otros , donde están , que paso con ellos , qué medidas se le aplicaron por su errores que fueron costosos para la vida de esos atletas, hasta cuando ,seguiremos permitiéndolos, ahora las ha habido y grandes injusticias, el pueblo tiene que seguir aguantándolas , porque simplemente son los que manejan las decisiones del deporte en cuba ¿?
 
 
#4 ulises 23-05-2016 08:40
Claro que hay que recordarlo como lo que fue y lo sigue siendo un grande de nuestro pasatiempo nacional, recordado y querido por toda la aficion de Villa Clara y de Cuba, con él se cometieron injusticias y no ha sido el unico
 
 
#3 nuevitera 23-05-2016 08:12
El pueblo te amo te ama y te amara por vida fuiste eres y siempre seras Pedro Jova: Torpedero y mánager feliz
 
 
#2 Maria Luisa 22-05-2016 15:05
Asi mismo es. No creo que haya uno que no paso' por la piedra de la injusticia. En ocacines fueron en grupos como aquellos que obligaron a retirar a fines de los 90.
El besibol cubano siempre ha estado abrazdo a eso ya la intriga de hechos que nunca se han aclarado y que por seguro nno se sabran.
 
 
#1 Andrés R 22-05-2016 06:35
Quiere decir que el beisbol en Cuba siempre ha estado lleno de injusticias por las personas que lo dirigen, no solo es ahora con esta comisión. Todavía no he leido una entrevista de algún jugador que no diga que con él se cometieron injusticias. Ya es hora de borrar estas cosas.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar