miércoles, 20 febrero 2019, 21:02
Jueves, 19 Mayo 2016 04:10

CUBA, SU GENTE: Daniela

Escrito por  Diana Castaños, especial para CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

Daniela es del viento y a veces se entrega y pierde cosas pero otras quedan.

Daniela por dentro está llena de puertas/
Unas cerradas otras abiertas/
Daniela por dentro está llena de puertas/
A veces sales, a veces entras.
Pedro Guerra

Daniela por dentro está llena de puertas / Unas cerradas, otras abiertas… Una de ellas me recuerda aquella vez, en la primaria, cuando era una niña centelleante, cuya principal tarea en la vida parecía ser defender el por qué su color preferido -el azul- era el mejor de todos.


Cuando teníamos nueve años Daniela y yo solíamos jugar a ponernos de cabeza. Ganaba quien aguantara más, por supuesto. A veces nos desmayábamos en el intento de resistir demasiado tiempo con el acudir de la sangre en sentido inverso, pero ¿quién tiene cordura con nueve años?


Para lograr estar un poco más de tiempo paradas de cabeza nos turnábamos mi cadena de la suerte. Era una cadenita de plata con un dije tipográfico, la inicial de mi nombre, que es también la inicial de la suya. Había quedado demostrado –casi científicamente- que cuando la teníamos podíamos aguantar más con el mundo al revés. (Imagino serían los inicios de los respectivos efectos placebos de nuestras vidas…)


Un día me pidió la cadenita. Quería pasarse el fin de semana compitiendo con su prima, que venía de provincia a visitarla, y que por cierto, tenía la mala costumbre, me contó Daniela, de comerse todas las papitas fritas que hacía su mamá antes de que ella pudiera decir ni pío.


-Te la devuelvo pronto –me aclaró y se llevó, radiante de alegría por el préstamo, mi cadenita.


Pero el “pronto” nunca llegó. Lo esperé, porque era mi cadenita de la suerte. Pero nada. Nunca me la devolvió. Y quizás en consecuencia, Daniela estuvo esquivándome toda la primaria. Y la secundaria… y el pre… y la universidad. Siempre que me veía me decía que la tenía perdida, que lo sentía, pero que en cuanto la encontrara me la iba a devolver sin falta.


Y te preguntarás por qué me acuerdo de esta historia justo ahora.


Es que estoy sentada en un complejo de restaurantes y cafeterías que abrieron nuevo en 25 entre M y N, en el Vedado y justamente ahora distingo, tintineante y frente a mí, la cadenita de la anécdota de mi primaria que acabo de contarte.


Levanto la vista y ahí está ella. Y Daniela, que la lleva puesta. Tiene unos ojos muy bien maquillados y cubiertos –resguardados- por unos lentes azules… que combinan con sus uñas acrílicas del mismo color. Me mira sin reconocerme y pide la orden de mi plato en el restaurante.


Yo no atino a responder. Estoy ocupada. Dentro de mi cabeza me pregunto si estará Daniela todavía llena de puertas. Me pregunto cuáles cerradas; cuáles abiertas; por cuáles se sale; por cuáles se entra.


Quiero conocer ¿Sabes? tan solo preguntarle… sin ánimo de hostigamiento ni intención de reclamo, si es cierto que no me reconoce… Pero no me decido: es difícil ser y no ser y lo que ves no siempre es lo que es…


Daniela me recomienda un sándwich con atún y un café Cupido, que según la carta, incluye además del café, leche condensada y triple C, lo que sea que signifique eso.


Asiento, sin darle mucha importancia al pedido y ella parte presta a buscarlo. El servicio es bien rápido en el complejo de restaurantes nuevo de 25 y M. Solo que cuando Daniela me trae el pan, uno alto, coronado con una aceituna sin hueso, prensada al pan por un palillo de dientes, se le precipita sin querer al suelo.


Disimulo que la observo detrás de la carta y veo como ella mira para ambos lados, consciente que de acto delictivo se trata, y recoge con sus manos el pan. Incluso coloca un poco de atún, que se había corrido fuera, dentro del sándwich; incluso despega del suelo un pepinillo, que por arte de magia vuelve a su sitio de origen...


Para cuando el pan llega a mi mesa se me había quedado el apetito. Tampoco tenía deseos de preguntarle dónde había encontrado, finalmente, la cadenita. Y para colmo el café Cupido no tenía ni leche condensada ni triple C, lo que sea que signifique eso.

Visto 1748 veces Modificado por última vez en Viernes, 20 Mayo 2016 05:33

Artículos relacionados (por etiqueta)

Se llama Yoicy y es una mulata de ojos verdes, de unos veinte años.

La conocí en la cola del policlínico. (Yo estaba ahí por una posible epicondinitis, un dolor en el antebrazo que me da cuando escribo compulsivamente).

Comentarios  

 
#15 LV 23-05-2016 11:24
Hola, leo conscientemente tu columna.
Comencé un día casi sin querer, me sumergí en la historia, cambié mi horizonte por el que quisiste exponer. Ni siquiera coincidía con tu pensamiento de la situación. Pero me encanto la forma sutil y propia con la que escribes. A veces me parece q es muy corta la columna y siento el deseo de que siguiera (eso generalmente me pasa con los buenos libros). Te deseo que te valla muy bien, que nada ni nadie haga que cambies tu forma preciosa de ver la vida. Tu universo, el que exteriorizas es increíblemente real y dulce.
 
 
#14 ulises 23-05-2016 07:40
Te recomiendo lo mismo que Javier 11 que debes recoptar todos tus escritos en un libro; el titulo no puede ser otro que DE CUBA, SU GENTE.
 
 
#13 Raizman 20-05-2016 13:34
Me gusta mucho, son como crónicas no ? Me hacen recordar un libro de cuentos de Cortazar cuyo título he olvidado, son cuentos cortos, muy cortos, pero la sensación que me dejan los tuyos es como la que me dejaban aquellos del gigante, y han despertado en mi el deseo de revisitarlos. No lo veas como falsa adulación es real ok. Podrías seguir explorando más allá de testimoniar, en cierta forma, la realidad que te circunda o quizás ya lo estás haciendo y es lo que percibo. Muy a gusto me siento cuando te leo... cuídate.
 
 
#12 Raizman 20-05-2016 13:28
Diana, no es la primera historia de tu autoría que leo. Me gustan sobre todo por como las cuentas, y las devoro, y al final me queda esa sensación de querer seguir disfrutandolas. No dejes de escribir, son como cuentos cortos y eso me hace recordad un libro de cuentos de Cortazar que casi he heredado de mi madre. No lo veas como una falsa adulación por favor... sigue escribiendo y ojalá y te gusté Cortazar...
 
 
#11 Javier 20-05-2016 12:37
Te recomiendo que, recopiles todos tus escritos y de ellos saques un libro: DE CUBA, SU GENTE.
 
 
#10 Helen 20-05-2016 11:56
Para los que no conocen a Diana Castaños, la autora de esta excelente columna: Aquí tienen el link de una entrevista que este mismo sitio le realizó a la escritora a propósito de un premio: cubasi.cu/.../...
 
 
#9 Inye 20-05-2016 11:24
Na, que cierto o no, dibujas los personajes con pinceles de arcoiris, ¿y alguien duda de que existen danielas?, te felicito por tus artículos, las historias, sin imortar su veracidad, tienen, or lo general, (excepto la última, en mi criterio) una enseñanza, eso es lo magnífico de tu escribir.
 
 
#8 Diana Castaños 20-05-2016 10:34
Gracias a todos por los comentarios. Escribo para ustedes!
 
 
#7 ALFREDO GARCIA RUBIO 20-05-2016 08:25
Querida Diana......sigo creyendo en tu verdad.....conf orme tambien comprendo que para narrarla, indispensableme nte se requiere de ese mágico entorno de poesía,.... con el cual artesanalmente sabes tan bien hilvanar las ideas......que dios te bendíga!!!!!... ...estoy enamorado de tí
 
 
#6 Luxor 20-05-2016 07:56
Siempre nos sorprendes Diana, con tus historias de personajes muy peculiares, que increíblemente forman parte de nuestra realidad cotidiana.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar