lunes, 17 diciembre 2018, 06:41
Martes, 17 Mayo 2016 09:02

Una Jornada a favor de todos y en contra de los "menos"

Escrito por  Giusette León García, Cubasí
Valora este artículo
(5 votos)
Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia

La novena edición de la Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia comenzó este lunes en Matanzas. El programa incluye exposiciones, conferencias, una obra de teatro, en fin, la Jornada INCLUYE…

Ese es el verbo de orden para este evento, bien si se trata de tipos de actividades, manifestaciones artísticas o personas, estos dos días de mayo son el momento más público de una estrategia cuyo objetivo es incluir, sumar, pues los menos, las restas y las divisiones, está probado que no benefician a nadie.



Matanzas es una ciudad tranquila, más bien callada, que se alborota poco: con los Cocodrilos de Víctor Mesa, los carnavales… es una ciudad tan adorable como lenta, ya lo escribió en versos Carilda Oliver (quien, por cierto, abrirá las puertas de su casa a la Jornada), pero mañana Matanzas bailará una conga contra la discriminación a la que todos estamos invitados.



Y  la conga, bueno, es sabrosa sea cual sea el coro, lo difícil es entender por qué se baila, por eso estos dos días privilegian el debate, el diálogo, el intercambio. La Facultad de Ciencias Médicas fue sede del primero de estos espacios donde tuvieron voz la Doctora en Ciencias Mariela Castro, Directora del Centro Nacional de Educación Sexual, Mirta Kaulard, representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en Cuba, activistas cubanos y extranjeros, religiosos, profesores y estudiantes universitarios.



En el teatro lleno muchos escogieron escuchar, otros expresarse con aplausos y algunos cuchichearle al vecino ciertos chistes, pero no faltaron criterios desde todos los puntos de mira, desde la señora trans que afirmó públicamente: “yo he sido homosexual siempre, eso todos lo saben, no me gusta decir gay, porque no soy americana”, mientras apelaba al más elementalmente humano de los sentimientos, el amor; hasta el joven franco que no tuvo miedo de discrepar, cuestionar… Entre todos y todas se provocaron las ideas y las emociones más diversas…



Introspección pública contra la homofobia y la transfobia



Esta reportera no se libró de la provocación, más de dos horas de debate en la universidad médica, me han dejado claro que no es simplemente una cuestión profesional lo que me conecta a esta celebración, ahora mismo tengo la cabeza llena de rostros y de nombres, personas que conozco y viven el torbellino de la discriminación por diversas razones.



A pesar de que el tema central que propone esta edición es la inclusión en espacios laborales, la realidad es más rica y uno de los puntos neurálgicos resultaron ser las leyes relacionadas con el matrimonio igualitario, la adopción o la inclusión de las personas  homo y transexuales en programas de reproducción asistida. Se ha repetido, con razón, la necesidad de un cambio de mentalidad, de un profundo cambio cultural que acompañe y haga realmente efectivo el cuerpo jurídico, pero las leyes también hacen falta.



Tengo un par de grandes amigos homosexuales que construyeron una casa juntos, la propiedad quedó a nombre de uno de ellos, si le sucediera algo su pareja no tiene derechos sobre esa vivienda porque no hay matrimonio ni validez legal de la unión consensual ¿es justo? El matrimonio no es el amor aunque constituya un resultado de este, no es el romance, no es la posibilidad de un par de hombres o un par de mujeres de besarse en público o tomarse de las manos, el matrimonio es, para todos, un mecanismo legal de protección a la decisión de compartir las cosas de la vida.



¿Qué nos hace madres o padres? ¿Engendrar? ¿Parir? ¿Criar? ¿Quién nos puede negar ese derecho o esa capacidad? Las respuestas de algunos difieren en función de la orientación o la identidad sexual del sujeto que pregunta. Yo solo sé que conozco de cerca los casos de dos mujeres jóvenes que quieren ser madres, a una se le ofrece la oportunidad justa de entrar en el programa de reproducción asistida junto a su pareja heterosexual, pues por razones físicas no puede concebir por vías naturales, sin embargo, a la otra le está negado, pues su razón es que es lesbiana y no está dispuesta a fingir y negarse a sí misma, aún por lograr el sueño de ser madre. Ambas lo desean, lo añoran con la misma ansiedad, pero los prejuicios las diferencian ¿es justo?



¿Qué argumentos alcanzan? La libertad de unos jamás puede afectar la de otro, sin embargo, cuando ves las yardas de tu vecino arder pon las tuyas en remojo, dice un viejo refrán y resulta las mismas leyes que hoy excluyen a mi amiga por ser lesbiana, dejan fuera a otras por pretender  ser madres solteras, por ejemplo. En la discriminación nadie tiene manera de ganar, es más bien un aviso de que mañana podría estar uno mismo en el lugar del excluido, por cualquier cosa: el género, la raza, ser extranjero, muchas conquistas podrían perderse si no crecemos cada día en el respeto entre los seres humanos, sin peros ni condiciones.



He escuchado esta tarde mencionar como uno de los costos previsibles de esta lucha contra la homofobia y la transfobia sería que el reemplazo de un país envejecido como el nuestro se irá a pique. Por ese trillo me pregunto si las cubanas y cubanos renunciaríamos a la posibilidad del aborto legal, seguro y gratuito como todos nuestros servicios médicos en nombre de la conservación de la especie o la repoblación del Planeta. Claro que no, porque representa un legítimo derecho sobre nuestro cuerpo y nuestro futuro.

 

Las generaciones que nacimos y crecimos con la Revolución, en el derecho universal a educarnos sin pagar un peso, con las competencias para planificar cuántos hijos podemos criar con dignidad según nuestros recursos y las expectativas de hacernos universitarias, luego un máster, quién sabe un doctorado y al final queda tiempo para dos embarazos cuando más ¿Dejaríamos todo eso para contribuir a la tasa de reemplazo que requiere por lo menos tres hijos? Obviamente no.  Son muchos los factores que anteceden a los derechos reproductivos o de adopción de las personas homo y transexuales en cuanto a esta problemática, pero ninguna estrategia puede involucrar un retroceso, un menos, todo es cuestión de derechos.



A juzgar por algunos criterios, a estas alturas de mi día y de este comentario ya yo debería ser lesbiana, sin embargo, me voy a dormir tan heterosexual como amanecí, pues la campaña en la que yo ME INCLUYO no es a favor de la homosexualidad, la transexualidad o cualquier identidad de género, sino en contra de las fobias malditas que nos separan y nos disminuyen, de los menos que no nos permiten ser una sociedad más feliz y más humana.

Visto 8684 veces Modificado por última vez en Lunes, 23 Mayo 2016 07:49

Comentarios  

 
#5 jorge 03-06-2016 13:17
Lukas tu piensas que solo los hetero son los que hacen el papelito de ir a la construccion? lo mas seguro q tu no puedas ni con un bloque. cada uno trabaja en lo que estudió, y te aseguro que hay gays y lesb mejores en el trabajo q desempeñan que tu y muy alto el sentido de pertenencia, pero recuerda que los closet estan llenos y locos por salir, la vida es tan corta para estar pendiente de la vida de los demas!!!!!!!!!! ! A LO MEJOR ESE MEDICO QUE LE SALVA LA VIDA A UN FAMILIAR TUYO ES GAY, QUE LE DIRIAS ENTONCES???
 
 
#4 adonys 20-05-2016 08:45
Lukas...estàs errado al 100% hermano, tambien los gays y lesbianas hacen los trabajos que le corresponden, acaso estàs tu dudando del personal de salud y de otras especialidades que sabiendo que son gays, estàn dando su ayuda en miles de lugares del mundo?...estàs poniendo en tela de juicio a todas esas persnas!
Nadie està victimizando nada porque ese sector de la poblaciòn no es victima de nada, sòlo està reclamando el derecho que los heteros les han querido quitar.
Solo de leer tu comentario ....tan desafortunado.. .te daràs cuenta porquè hace falta seguir reclamando el derecho de todas estas personas.
Mientras existan personas como tu...con esos criterios, hace falta seguir haciendo valer el criterios de los demàs..o es que acaso el tuyo es el que vale??
Ademàs..nadie se excluye de la sociedad màs que cuando viertes ese comentario tan discriminatorio como el tuyo..
Compadre...vive tu vida y no vivas pendiente de como los demàs viven la suya..ningùn gay ni ninguna lesbiana te pide nada de tu cuerpo prestado para ser ellos felices!!
O si???
Viva Lo diverso!!
 
 
#3 Lukas 19-05-2016 14:24
Porque la periodista lo manipula todo,quien dice que para que una persona herede un bien tiene que estar casada, para que existe la voluntad de heredero que es tan fuerte que el matrimonio. Porque tienen que permitirle a las lesbianas la inseminación artificial cuando la criatura que vendra al mundo crecera si un padre paterno y preguntandose quien es su padre porque es lo que verá en los demas nenes, que probabilidad existe del que el nene que nacera en el futuro bajo el metodo de crianza que tendra no sea una persona persona homesexual y con una afectación psicologica enorme,esta bien que defiendan el derecho a ser respetado, pero porque a la proliferación. Piensen en lo que escriben y no victimicen mas a los homosexuales que ellos aca tienen desde hace tiempo de los mismos derechos, mas bien quieren los puestos en la sociedad mas comodos, hace falta que un dia se encarguen tambien del trabajo duro de verdad y decidan trabajar en la construcción de viviendas, escualas, hospitales, en la agricultura que tanto necesita que se desarrolle en este pàis,limpiando nuestras calles e higienzando la ciudad en sus didimiles varientes, en la campana de fumigación, los homoxesuales, lesbianas, transgenero y todo lo demas que aparesca tambien deberia trabajar en estas areas, y no como trabajo voluntario sino con sentido de pertenecia y con estabilidad, espero que Mariela en sus argumentos este defendiendo esto tambien. Realmente los que se excluyen de muchas cosas en la sociedad son ellos.
 
 
#2 ROSAVILE 19-05-2016 11:53
DE TODOS LOS TEXTOS PUBLICADOS EN ESTOS DÍAS DE JORNADA, CREO QUE ÉSTE ES EL MEJOR, COINCIDO CON LA PERIODISTA Y CON EL CRO. ENRIQUE No. 1, PERO ME PARECE QUE ESTAMOS EXAGERANDO, ESTAS COSAS YA EN ESTE SIGLO XXI DEBEMOS VERLAS COMO ALGO MÁS O NORMAL,QUE COMO DICE LA PERIODISTA, MAÑANA CUALQUIERA DE NOSOTROS PUEDE ESTAR EN SITUACIONES SIMILARES, VEÁMOSLO COMO LA RUTINA DEL CADA DÍA, RESPETEMÓSNOS TODOS COMO SERES HUMANOS, Y RESOLVAMOS JUNTOS TODOS LOS PROBLEMAS QUE TENEMOS EN NUESTRA SOCIEDAD PARA NO DESAPARECER, PERO !POR FAVOR!!! NO EXAGEREMOS MÁS EN ESTE ASUNTO!!!
 
 
#1 enrique 18-05-2016 18:59
Notables, directas y muy necesarias reflexiones de Giusette León! Felicidades por el texto tan logrado y esclarecedor.
TAMBIÉN ME INCLUYO!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar