viernes, 16 noviembre 2018, 09:38
Martes, 17 Mayo 2016 05:00

EN MAYO TEATRAL: Camilo, por Teatro La Candelaria

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)
EN MAYO TEATRAL: Camilo, por Teatro La Candelaria FOTO: YURIS NÓRIDO

El colombiano Teatro La Candelaria regresa a Cuba con una puesta centrada en edl itinerario del sacerdote guerrillero Camilo Torres. Recomendable...

En las puestas de la compañía colombiana Teatro La Candelaria, el vuelo poético que siempre va más allá de la superficie para devenir esencia misma y armazón de los entramados. En Cuba hemos visto y aplaudido algunas de sus propuestas, que siempre han llamado la atención del público y la crítica.


Ahora el colectivo se presenta como parte de la jornada escénica Mayo Teatral, una cita que este año está dedicada al teatro de grupos. Justo cuando celebra su aniversario cincuenta,  la compañía propone Camilo, un hermoso ejercicio que apela al sentimiento a partir de una investigación profunda y comprometida.


La vida, las dudas y certezas, las luchas del célebre sacerdote guerrillero Camilo Torres son recreadas en una “sinfonía” onírica y hermosa, que muestra sin consignas ni demagogia las encrucijadas que enfrentó el también profesor universitario hasta el momento de su muerte en una acción combativa.


Parte de un presupuesto explícito: todos somos (o al menos pudiéramos ser) Camilo. Por eso el personaje principal transita fluidamente de actor en actor, con admirable naturalidad, para terminar siendo un personaje colectivo.


Nadie espere una biografía teatralizada, tampoco un decidido documento que analice críticamente contextos y motivaciones… aunque el espectador sensible y atento puede aprehender claves esenciales de la historia colombiana.


Con toda intencionalidad (¿quién ha dicho que el arte tiene que ser ente neutral?) se nos pone en la piel del sacerdote, o mejor, del hombre, y somos testigos del desfile de criaturas simbólicas —líricas o estrambóticas— que corporizan obsesiones, sueños o duras realidades.


La línea narrativa no es precisamente aristotélica, más bien se trata de una sucesión de cuadros (escenas) más o menos autónomos, con una gran carga metafórica. Pero no hay densidades extenuantes: la espectacularidad nunca se resiente, nada de puntos muertos.


Camilo integra en escena performance, danza, video, música interpretada en vivo… en un ejercicio múltiple, demandante y provocador.


El estreno en Cuba de la pieza tuvo lugar este fin de semana en la sala Tito Junco, pero subirá nuevamente a escena desde el viernes en el teatro La Caridad de Santa Clara, una de las sedes del Mayo Teatral.

Visto 1432 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar