lunes, 19 noviembre 2018, 04:44
Miércoles, 04 Mayo 2016 05:00

Chanel en Cuba: No es fácil estar fashion (Fotos)

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(31 votos)

¿Van los cubanos a la moda? Hasta dónde importa cómo y con qué nos vestimos y calzamos. La verdad es que no es fácil estar fashion en la Mayor de las Antillas.

Desde la muchacha más presumida hasta aquella  otra que ruega porque permitieran salir desnuda para evitarse tanto dilema ante el ropero; desde el reguetonero de moda hasta el anciano que vende su paquete de café en la puerta del mercado; todos los cubanos, de una u otra forma, se ven obligados a dedicar cada día algo de su tiempo a vestirse y calzarse porque así lo exigen las convenciones sociales.


Pero aun cuando no vivimos en un gigantesco campo de nudista y existen normas, y aunque los  habitantes de esta Isla asumen de muy diferentes maneras el tema del vestir; puede afirmarse que, como tendencia, los cubanos visten a la moda.


Llegar a esta actualidad en cuestiones de ropero ha sido tortuoso.


alt
El desfile de Chanel en el Paseo del Prado de La Habana


Hace décadas, empatarse con una revista de modas, de esas coloridas y codiciadas, “de afuera”, era complicado y un mismo ejemplar rodaba de mano en mano innumerables veces, al punto de que cuando llegaba a la lectora o lector número quince, ya no podía definirse, por lo estrujado de las hojas, si la modelo llevaba una maxifalda o un pantalón campana.


Los adolescentes de la secundaria o del pre con la posibilidad de que un familiar o amigo les trajeran alguna prenda de vestir o accesorio comprados en el exterior eran vistos con admiración y hasta envidia por los otros, que debían conformarse con los pulovitos confeccionados por las abuelas en telas de lástex y con algo semejante a pitusas de factura nacional, que se vendían en el entonces mercado paralelo.  


Claro, por aquellos tiempos Lennon no ocupaba asiento en ningún parque del Vedado y quien llevara un jean Lee o Levis, o de cualquier otro de marca en inglés, corría el riesgo de ser analizado por “problemas ideológicos”. Así le ocurrió al menos a una conocida de esta redactora, a quien por usar espejuelos graduados de cristales foto gray, traídos de Europa por no sé cual familiar,  casi le cuesta la expulsión de la escuela en el campo donde estudiaba.
Eran los tiempos en que las muchachitas llevábamos medias tejidas a crochet y nos echábamos sombra en los ojos hecha con tizas de colores y betún de zapatos en vez de rímel.


Con el tiempo y un ganchito, las cosas fueron cambiando de a poco y hoy la tendencia recién presentada en las grandes pasarelas puede encontrarse un par de días después en alguna calle cubana.


Sin embargo, ello no significa que sea un asunto expedito este de andar a la moda. Y no hablo de vivir pendiente y pisándole los talones a las últimas actualizaciones; sino, simplemente, de no llevar pantalones de pata ancha cuando se usan tubos, o cuestiones similares. No llamar la atención por ser un mamarracho atemporal, vaya.

Aun así, intentar no llamar la atención por desfasado es difícil. Lo disponible en las tiendas recaudadoras de divisa es generalmente de mal gusto y sin muchas alternativas para escoger modelos, colores o tallas. De ahí que se corra el riesgo de tropezarse con dos o más personas vestidas o calzadas de igual modo, casi uniformadas.


Y esto, por no hablar de los precios de tales artículos. Las confecciones artesanales o manufacturadas son otra cosa. Por lo regular las distingue el buen gusto, la originalidad y calidad, el sello de lo autóctono… pero también en estas perchas  los precios resultan casi prohibitivos para muchos.


Si a lo anterior sumamos que casi han desaparecido las costureras y modistas el panorama se complica todavía más. Antes, casi en cada cuadra había alguien que al menos se dedicaba a hacer dobladillos y coger o dar de ancho a la ropa.  Hoy, no es que hayan desaparecido las costureras pero por acortarte una saya cobran como si te hubieras mandado a hacer un traje de novia.

 

alt
El diseñador Karl Lagerfel durante el desfile de Chanel en La Habana


A pesar de esta realidad hay quien intenta convertir La Habana en la "capital de la moda". Me refiero a Karl Lagerfel, director creativo de la firma Chanel y reconocido diseñador y fotógrafo, que nos regala este martes un desfile exclusivo. Llega a esta modesta ciudad, según sus propias palabras, mas que por la posible apertura del mercado cubano, que es aún muy modesto, por "la magia, la riqueza cultural y la apertura" de Cuba al mundo".


¿Así vistes, así vales?


Lo cierto es que el cubano inventa y no solo se distingue por salir limpio a la calle, sino por no andar demasiado distante de las actuales tendencias del vestir.


Abundar en la forma de vestir para cada ocasión, en acudir en short al teatro o ser un relumbre de lentejuelas y rasos a las diez de la mañana sería otro trabajo.


Para este, sí creo que vale al menos asomarse a ciertos dilemas  éticos asociados al vestir. Porque ocurre que, como mismo hay quienes no se calientan demasiado la cabeza ante el escaparate o el closet –y hay hasta quienes han optado, sobre todo hombres,  por tener cinco o seis pantalones iguales e iguales camisas para no perder tiempo escogiendo-, para otros, llevar “ropa de marca” se ha convertido en una meta.


Son aquellos que razonan: así vistes, así vales. Lo peor es que no son muy pocos, lo peor es que suele encontrárseles sobre todo entre los jóvenes. Como si llevar unas zapatillas de determinada marca valorizara sus pasos, o usar una gorra con cierta insignia o sello volviera más audaces o inteligentes sus pensamientos.  


Para quienes lo imporante es solo lo visible y de marca, se presentan serios problemas porque en más de una coyuntura optan por dejar de comer o de satisfacer otras necesidades de primer orden con tal de poder comprar y exhibir en sus cuerpos esas ropas “de marca”.

alt
Modelos durante el desfile de Chanel en el Paseo del Prado de La Habana


Conozco a una joven que se contentó con tener solo el título de 9no grado,  se ha casado con un anciano europeo que puede ser su abuelo, pero se vanagloria ante todo aquel que quiera escucharla de su ropero comprado todo en boutiques, todo de las más famosas marcas. Como si con ellas quedara marcada por algún don divino que le hiciera mejor al resto. Pero, tristemente,  así se siente: “la más mejor por tener de lo mejor”.


Felizmente, aunque ella no es la única, tampoco es la generalidad. Abundan en esta tierra los que siguen pensando que lo esencial es invisible para los ojos; o como diría un Principito tropical: lo esencial es el palo, no la cáscara que lo cubre.

Visto 24137 veces Modificado por última vez en Domingo, 15 Mayo 2016 07:25

Un suntuoso desfile en La Habana de la maison Chanel, el primero en la historia de Cuba, mostró las «propuestas» 2016-17 del diseñador de moda Karl Lagerfeld con una dosis de Rápido y Furioso gracias a su invitado especial, el actor Vin Diesel.

Quizás no es un problema de vida o muerte, pero es una más de nuestras preocupaciones diarias: el vestir, la moda, las ofertas, los precios y la importación de gustos y tendencias.

Comentarios  

 
#13 Aleida 06-05-2016 14:19
No solo desfilaron las modelos de Coco Chanel, solo asitieron personajes de la cultura cubana, dígase, Mariela Castro, Perugorría, los X Alfonso y familia, Flora Fong, Gente de Zona y otros quecubano. No he visto en ninguna imagen al trabajador que pulió e Paseo del Prado para que se desarrollara el desfile de lujo.
 
 
#12 santi 06-05-2016 08:06
que bello cuan lejos estamos, la clase media de cuba, de poder ponernos estas bellas confecciones o cuan dificil, estar en la moda, ir elegantes a trabajar o a pasear. no perdamos las esperanzas de usar una moda chanel, una crema o un perfume chanel. saludos
 
 
#11 yipo 05-05-2016 07:46
Total ninguno de ustedes puede usar esa ropa.
 
 
#10 beatriz 04-05-2016 14:30
Bello espectáculo ese desfile, lleno de colorido y mucho glamour, que viva la fashion, en Cuba y el mundo, deben existir más eventos como este, muy brillante.
 
 
#9 Andrés R 04-05-2016 13:51
Desde hace muchos años los cubanos no conocemos de moda, ni de pasarela ni nada que tenga que ver con la ´fashion´, las necesidades nos obligaban a vestir como muchos han expresado aquí y todos vestíamos lo que podíamos obtener en nuestras tiendas y con los productos que nos tocaban en las libretas de abastecimiento, si hoy se logran estas cosas debemos resaltarlas con alegría y la prensa y la televisión deben hacerse eco como si fuera uno de sus eventos por que es un evento para el pueblo cubano que lo merece, ojalá vinieran más y que estos organizadores siempre se acuerden de Cuba. Poco a poco nos adentramos en este mundo que es fascinante y nuestros modelos serán reconocidos también, solo les recuerdo que Eva Mendez es cubana y es una de las mejores del mundo, si no es la mejor. Gracias por darnos estos eventos, pero con más cobertura.
 
 
#8 yanely 04-05-2016 12:13
POR FAVOR "lo esncial es el palo, no la cáscara q lo cubre.." pero no me vallan a negar q si el palo es d buena calidad y la cáscara también pues es mucho mejor, no se trata de ser banales y superficiales pero ya es hora d q los cubanos también cuenten con buenas opciones a la hora de vestir y calzar. Señora periodista podía abordar acerca del desfile y su repercusión y ahorrarse el contraste con la época del periodo especial pq seguimos mirando hacia atrás no vamos a avanzar.
 
 
#7 Blanco 04-05-2016 12:12
Por favor, estoy d acuerdo con los criterios de cada uno, pero en cualquier parte del mundo cuando una empresa como CHANEL, realiza un evento en espacio publico e invita personalidades se toman estas medidas, no seamos retrogrados, es un desfile de moda, no un concierto ni nada por estilo, que vamos hacer cuando MADONNA venga, por ejemplo y diga que su concierto hay que pagarlo,lo que ella pida, por favor, disfrutemos de estos momentos y de que por lo menos ya nos estamos integrando al mundo y no estamos encerrados en una burbuja, feliciaddes a CHANEL y al equipo de producción, yo no fui invitado especial, pero si lo vi todo, con mil trabajo pero lo vi y lo disfrute
 
 
#6 Lisa B 04-05-2016 11:34
me parece excelente la letra de v. rubio, cada vez me deleito menos con los artículos periodísticos, llenos de charlataneria y convencionalism os adornado con , pero este en específico fue simplemente genial.
 
 
#5 Rigo 04-05-2016 10:16
como ya dije en otros arculos referido al desfile, me gusto que la habana fuera escogida para tal evento, me enorgullece, y al fin veo yo tambien imaguenes del desfile, ojala se publicaran otras o el defile completo ya que no tuvimos la oportunida de verlo de cerca, se entiende que es una fiesta privada pero podia ver puesto pantallas gigantes para el pueblo o verlo hecho en lungar cerrado como el morro y la cabaña por ejemplo.
 
 
#4 riera23348 04-05-2016 09:22
Como uno aprende, hasta después de Viejo, "Estas afocante !", jamás imaginé que yo fui parte de esa necesidad que, sí, se convirtió en moda la “MADE IN CASA” pullover de cuello de tortuga hecho de tela de mosquitero, traje ósea saco y pantalón de tela de mantel que se guardaba celosamente nuevo para grandes ocasiones, los zapatos de beca refundido los tacones y rebajados para hacerlos Hollywood o de vaques la lengua del zapato por fuera picado con una tijera de piquito y en la punta de los cordones una tapa de tubo de pasta de diente Perla, o simplemente una camisa que me quedaba muy, muy chica con una de piyama por fuera el cuello salido por encima y las puntas de las mangas, ¿Qué cómo estamos?, nos paseábamos muy vistosos por el Coney Island de Marianao los sábados y domingos días de pase en beca.
Eso sí era Moda, pero que sirva de ejemplo y estas pasarelas se repitan con muestras de nuestras costuras y de lo que tenemos a mano.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar