sábado, 23 junio 2018, 10:23
Miércoles, 27 Abril 2016 06:50

DE CUBA, SU GENTE: Como si el mundo natural estuviera de cabeza

Escrito por  Diana Castaños, especial para CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

Le dicen El Tufo pero se llama Tomás y es un muchacho multifacético de 22 años. Para colmo de sus suertes, hermoso.


Trabaja como si controlara el tiempo. Por las mañanas es microbiólogo y se la pasa reuniendo bacterias en tubos de ensayo; por la tardes escribe literatura erótica; en ciertas noches canta canciones de Lenny Kravits y los Beatles en el Submarino Amarillo.


Y es bueno cantando. Aunque se vista como testigo de Jehová. Aunque apenas sepa dos pasillos, uno para cuando canta rock and roll y el otro para cuando asume el pop. Pero se conecta tanto con las letras y es tan cálida su inocencia que hasta logré no sorprenderme cuando me enteré de esa chica que, como cazadora postmoderna, lo acecha.


Con él se conversa de todo: de cómo los 43 estudiantes de Ayotzinapa han tenido la misma repercusión mundial que el caso de los 33 mineros de Chile; de la bacteria que le da olor a la lluvia de mayo; de estos textos que escribo, en los que desnudo lo que soy y nada juzgo.


La noche en la que escribo estas líneas El Tufo y yo estamos sentados en el parque John Lennon, en el Vedado. Me habla de Ketty, una chica en cuya breve espalda compone canciones de amor a Baudelaire y a Renoir.


A lo lejos, la acosadora, vestida con medias negras hasta las rodillas –homenaje o remanente con sabor a Sabina- se camuflajea tras los árboles del parque.


La señalo:


-¿Una fan del canto, del baile o de la narrativa?


Pero El Tufo apenas la nota; está viviendo otra de sus singularidades: en punta de pie, intenta reproducir los pasos de una de las coreografías de Hair, el musical de Milos Forman. En la preparación –pertinente, a lo hippie-, El Tufo se quita los zapatos… y yo… ni siquiera intento disimular: no considero la hipocresía una virtud.


-Tomás, por favor… ponte los zapatos… o mejor, bótalos…


-No, qué va; nunca me quito estos zapatos; los traje de Belgrado en el año 2011, me los regalaron cuando gané el campeonato de judo de ese año. Yo representaba a Cuba…


El Tufo es, sin dudas, un chico versátil.


-¿No me vas a preguntar por qué me dicen El Tufo? –se interesa- es un apodo que me puso una novia…


-¿En el 2011?


Doy por terminada la entrevista. El Tufo, indiferente a mi partida, se queda haciendo un pas de deux, paso del ballet que conoce porque cuando era niño recibió clases de danza en el Gran Teatro de La Habana.


Mientras me alejo, veo como la chica acosadora se acerca, como al descuido, a los zapatos que El Tufo ha dejado sobre la hierba mientras intenta saltos a lo Niyinski. Con disimulo afloja los cordones y, ajena ya a las miradas del parque, hunde en ellos su cabeza.

Visto 3443 veces Modificado por última vez en Miércoles, 27 Abril 2016 19:12

Se llama Yisel, tiene 17 años y desde hace dos días vive escondida en el Centro Dulce María Loynaz, en 17 y E, en el Vedado.

Se llama María, tiene 28 años y para entrevistarla voy hasta su trabajo, en un hotel cuyo nombre es mejor no mencionar, en Varadero.

Comentarios  

 
#10 Lazaro 16-05-2016 19:36
Hola Diana. Te escribo desde el Brasil que es donde vivo,llegue a tus historias por causalidad,más no por casualidad me he quedado enganchado con ellas.Si te sirve de reconocimiento. Sólo dos escritores me han atrapado desde la primera vez que los lei:García Marquez y tu salvando las diferencias.En hora buena!!!
 
 
#9 pollo 05-05-2016 11:55
Qué bien, qué bien Diana. Regocijo total en este lado del mundo. Besos y abrazos.
 
 
#8 Robert 01-05-2016 22:40
Hola Diana, es primera vez que leo un artículo tuyo y tengo que admitir que me encantó esa manera de escribir que tienes, es algo que te va enganchando y no puedes deternerte hasta llegar al final y quedas con deseos de más... Espero poder seguir disfrutando de ellos así que ya tienes un seguidor más...
 
 
#7 r@f@ 30-04-2016 09:16
sigue escribiendo así, llegas al alma y más allá.
 
 
#6 José Rigual 29-04-2016 15:05
No se de que manera estas historias que empecé leyendo por casualidad, están creando en mi cierta adicción. Es la autora o su pluma?
 
 
#5 Niurka 27-04-2016 17:21
Muy de acuerdo con CubanoArrebatao y joelluis es tan encantador leerte, ya me he vuelto fans a tus historias.
 
 
#4 joelluis 27-04-2016 11:25
Estoy de acuerdo 100 por ciento con el CubanoArrebatao ... escribes como las diosas... sigue así... la crítica, con buenas o malas intenciones te perfecciona... me encantan tus historias, ¿qué historia no tiene algo de ficción?, si no sería algo aburrida y nosotros los cubanos lo que mejor hacemos son historias todo el tiempo, a veces hasta para convencernos en lo que no creemos o creemos...
 
 
#3 thorinoakenshield 27-04-2016 08:42
jajaja, acosadora con aromofilia, o como quiera que le llamais. cada vez más me doy cuenta de que la estupidez humana no tiene limites y que la juventud, ahora como en todos los tiempos, esta perdida... lo peor es acordarme de lo que me decía el chino heras: "en diez años o menos, todos los gustos cambian".
no, no cambian y lo jodido es que gente tan "extravagante" sigan igual por los siglos de los siglos, amén
 
 
#2 Inye 27-04-2016 08:28
QUE?...Na, esto es una broma, tiene que ser una broma, fruto de la imaginación de la periodista, es asqueroso el fetichismo de esta chica, aunque sigo creyendo que no es cierto, pero bueno... de todo hay en la viña del señor.
 
 
#1 CubanoArrebatao 27-04-2016 08:20
Soy fanatico de tus historias y las sigo siempre, espero q cuando reunas cerca de 50 o 100 historias hagas un compendio q podamos tener,yo las comparto con mis compañeros de trabajo y mi familia. Ojala y algun dia pueda concerte personalmente, soy de cmg y tengo 27 años
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar