miércoles, 19 septiembre 2018, 11:16
Domingo, 24 Abril 2016 10:00

Un cerro de Guadalajara esconde la pieza clave del puzzle del Jurásico

Escrito por  EFE
Valora este artículo
(0 votos)

El tránsito entre el Jurásico Inferior y el Jurásico Medio, una de las etapas geológicas más desconocidas, tiene su mayor exponente mundial en un pequeño cerro.

El tránsito entre el Jurásico Inferior y el Jurásico Medio, una de las etapas geológicas más desconocidas, tiene su mayor exponente mundial en un pequeño cerro de la localidad guadalajareña de Fuentelsaz, en el corazón del Geoparque de Molina.

 

Es uno de los cinco estratotipos -o referencia estratográfica- que existen en España y uno de los 50 de todo el mundo que los geólogos tienen en cuenta como patrones o modelos para reconstruir la historia de la Tierra.

 

Constituye la secuencia más continua de sedimentos de la intersección entre ambas etapas geológicas y su estudio se puede extrapolar a cualquier zona del mundo con secuencias similares pero incompletas.

 

Así lo ha explicado a Efe el gerente del Geoparque, Juan Manuel Monasterio, quien ha recordado que en el barranco donde se ubica el estratotipo se define además la base del piso Aaleniense, una etapa geológica de hace 175 millones de años que corresponde al Jurásico Superior.

 

Por eso, con la aprobación hace algo más de un año por la Unesco del Geoparque de la Comarca de Molina de Aragón y Alto Tajo, cobró mayor impulso una iniciativa, actualmente en fase de alegaciones en la Junta de Castilla-La Mancha, para declarar este registro monumento natural.

 

El estratotipo de Fuentelsaz "expone uno de los episodios más expansivos del Jurásico y la gran cantidad de fósiles que atesora ofrece datos de extraordinario valor para entender esas fases de la historia de la Tierra", ha explicado Monasterio.

 

Así, por los diferentes restos de seres vivos hallados en los estratos, "sabemos que en el paso del Jurásico Inferior al Medio hubo una gran extinción, que toda esta zona era un gran mar poco profundo, de suaves temperaturas y poca turbidez, con escasas corrientes que permitieron que se formara una capa de estratos bien sedimentados", ha señalado.

 

En 2000, la Unión Internacional de Ciencias Geológicas estableció como estratotipo este barranco situado enfrente del municipio guadalajareño en un cerro de escasa altura, "un lugar que si sólo lo ves y nadie te explica es difícil de entender", ha señalado a Efe el alcalde de Fuentelsaz, Ismael Pardos.

 

"Por eso, cuando en 2011 tuvimos noticias de su existencia iniciamos los trámites para su protección y cuando el presidente de la Unión de Ciencias Geológicas vino a visitarlo y nos advirtió de que se perdería si no se protegía nos pusimos a ello en serio", recuerda.

 

El alcalde tiene movilizado a su pueblo y a los municipios vecinos, integrados también en el Geoparque de Molina, y prevé inaugurar en junio un centro de interpretación del estratotipo con la mirada puesta en su declaración como monumento natural.

 

Ha insistido en que el impulso ciudadano es necesario para lograr un reconocimiento que "parece encaminado a finalizar", y por eso valora iniciativas como la del grupo de senderistas del municipio colindante, Milmarcos, que prevé señalizar un sendero de pequeño recorrido entre ambos pueblos para acceder a pie al estratotipo.

 

"Esto es un inicio, queremos hacer más senderos por el pueblo, que la gente nos visite y que un municipio como este que apenas tiene recursos tenga algo más que ofrecer y en definitiva no se muera", ha explicado el regidor municipal de Fuentelsaz.

 

Ha reconocido además el deseo de ambos municipios de formar parte de la Red Natura 2000, cuyos límites se quedan a escasos kilómetros, y ha insistido en que la protección del espacio, lejos de limitar las actividades de su población, dará valor a los pueblos.

 

En la misma línea se ha pronunciado el gerente del Geoparque, quien ha señalado que la inclusión de esta zona en la Red Natura 2000 "cultivará un tipo de turismo enfocado al mundo rural, que visitará los pueblos, disfrutará de su gastronomía y apreciará estructuras naturales como el estratotipo".

 

Y ha insistido en que la Comarca de Molina, tan castigada por el abandono rural, tiene mucho que ofrecer, tanto en valores ambientales como geológicos o arqueológicos, ya que "el hombre apareció por aquí hace aproximadamente 6.000 años".

Visto 660 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar