domingo, 23 septiembre 2018, 11:55
Lunes, 19 Marzo 2012 07:53

Los cuadros de Violeta Parra no fueron robados sino movidos por un familiar

Escrito por  EFE
Valora este artículo
(0 votos)

El robo de una decena de cuadros pintados por la cantante chilena Violeta Parra no fue tal, sino que las obras, desaparecidas de casa de su hermano, Nicanor Parra, fueron trasladas a otro lugar por una de las hijas del poeta.

El misterio fue resuelto por uno de los hijos de Nicanor, Juan de Dios Parra, quien explicó hoy, a los periodistas, que su hermana Catalina decidió llevarlos a otro lugar.


Los cuadros, principalmente óleos sobre madera, estaban en la casa que el último ganador del Premio Cervantes tiene en el sector santiaguino de La Reina y fueron echados en falta en las últimas horas del sábado por Cristóbal Ugarte, nieto del poeta.

El misterio fue resuelto por uno de los hijos de Nicanor, Juan de Dios Parra, quien explicó hoy, a los periodistas, que su hermana Catalina decidió llevarlos a otro lugar al considerar que la casa, que permanece desocupada la mayor parte del tiempo, no era segura.

Pero cometió el error de no avisar a la familia del cambio de ubicación de las obras de arte, lo que provocó el equívoco y la denuncia.

Los cuadros estaban en el inmueble desde que la autora de "Gracias a la Vida" y "Volver a los 17", y de centenares de otras canciones, se suicidó, en 1967.

En los mismos términos se manifestó hoy Cristóbal Ugarte a través de Twitter, quien hizo la primera denuncia del robo y opinó, en algunos medios de comunicación, que la sustracción era obra de profesionales.

El subcomisario Mauricio Moyano, de la Policía de Investigaciones corroboró la versión de la familia y señaló que las pinturas, de valor no cuantificado, están a buen recaudo.

Aunque más conocida por su música, Violeta Parra (1917-1967), considerada la creadora del canto popular chileno, destacó además por sus bordados en arpillera, sus esculturas en alambre, sus cuadros y poemas.

Como artista plástica expuso sus pinturas y bordados en Chile y, en 1964, fue la primera latinoamericana cuyos trabajos se mostraron en el Museo del Louvre.

Las obras que se creyeron robadas fueron dejadas en Ginebra por Violeta Parra y la familia las llevó a Chile tras su suicidio.

Visto 1771 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar