lunes, 18 junio 2018, 17:33
Viernes, 15 Abril 2016 06:25

DE CUBA, SU GENTE: Ese secreto que dirige las mareas de tu vientre

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(17 votos)

Se llama María, tiene 28 años y para entrevistarla voy hasta su trabajo, en un hotel cuyo nombre es mejor no mencionar, en Varadero.


Desde las tres de la madrugada está María en el hotel, esperándome. Yo también llego temprano para entrevistarla (para esta columna). El tema: María, llena eres de gracia, sin pecado concebida, quiere concebir… y como ella no puede, se ha dado a la inmensa tarea de adoptar un hijo en Cuba.


—En las casas de acogida hay un montón de niños huérfanos, o que tienen los padres presos o enfermos mentales. Solo puedo adoptar uno que sea huérfano. Me gustaría que se pareciera a mí…


Hablamos en la cocina del restaurante de su hotel, a la hora del desayuno.


—¿Por qué quieres adoptar? —le pregunto entre bocaditos interminables, propios de un hotel-todo-incluido.

—Porque no puedo tener hijos. Y económicamente ya estoy lista.


Como reafirmando su respuesta, María se abre la blusa, coge un tubo de chorizo y se lo coloca debajo de los senos.

—Aguántame ahí —me pide, mientras lo pega a su cuerpo con cinta adhesiva.


Antes de cerrarse la blusa, debajo del chorizo, coloca varios nylon de aceitunas, un paquete de gambas congeladas, abundante jamón serrano, queso y pasta de bocaditos.


Quiero preguntarle qué está haciendo, pero es obvio. Quiero preguntarle qué pasa si la cogen saliendo del hotel envuelta en comida, pero eso también se me antoja evidente.


María se baja la pantaloneta, que es ancha, y me da para sostener dos botellas de Jack Daniels. Pone las bases de la botella justamente en la terminación de sus nalgas, y se las pega a la piel.


—Esto lo puedo hacer yo porque soy culona —me dice.


Miro a mi alrededor y una nueva dimensión de la realidad se abre ante mí: Las mujeres que pasan con el carrito de la limpieza tienen dos nylon negros, uno con los desechos y otro lleno de comida y bebida, que colocan debajo del de los desechos; los hombres que cargan cubos de sancocho con doble fondo, en la sección de más abajo, esa que no se ve a simple vista, llevan botellas de whisky Johnny Walker y de champagne Don Perignon.


—Esto lo ves así a esta hora porque los jefes todavía no han llegado, después de las once de la mañana se calma un poco —me explica María, que intenta apaciguar mis ojos grandes, como quien da una palmada de consuelo a un niño.

Me extiende una copa de vino blanco, que sirve con agilidad.


—Toma, parece que lo necesitas.


Me la tomo sin respirar y el licor me quema la conciencia. Pero yo conozco a María desde hace par de años, y sé que también tiene una.


—María, ¿cómo puedes hacer esto?


—Si fuera solo por mí, no lo haría, pero ahora las cosas han cambiado, voy a adoptar a un niño.


Le sonrío por amabilidad y le pregunto cuánto de esto puedo escribir.


—Solo cambia mi nombre —me pide—. No quisiera que me botaran del trabajo… total, la que venga detrás de mí va a hacer lo mismo.


Asiento, comprometida con la ética profesional que me corresponde, y me alejo del sitio. En la entrada del lobby del hotel, una guagua de Transtur deja un grupo de turistas nacionales. Me pregunto qué tan ajenos estarán ellos a esta realidad, y miro de refilón, con el poco ánimo que me queda, a mi grabadora…, pero ya no tengo ganas de hacer entrevistas.

Visto 5992 veces Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2016 14:34

Su nombre de trabajo es Maia y tiene 22 años. Se inclina en la bañera del Café Fortuna Joe, en Playa, y deja ver sus muslos, torneados por el sol y las labores propias de la precariedad de su casa, en Cacarajícara.

Lo conocí hace quince años, en el IPVCE Vladimir Ilich Lenin. Llegué a verlo, primero, a flor de tierra: el muchacho que se quedaba leyendo La Ilíada cuando los demás iban a bailar...

Se llama Adriano y tiene 19 años. No le importa que yo sea mayor que él, ni las canas incipientes, ni el jardín de hojas secas de mi casa; no le huye a las responsabilidades.

Se llama Benny y tiene la poca tradicional dicha de, con 24 años, vivir solo en una casa de cuatro cuartos y tres baños en lo más céntrico del Vedado.

Se llama Pucha y tiene 29 años, pero parece, al menos, veinte años mayor. No trabaja porque su padre tiene cataratas.

Se llama Luisa. Tiene 49 y me invita a comer. Mientras hablamos, me cuenta de cuando tenía 13 años y le enseñaba las teticas a los hombres del barrio por dulces y regalos.

Se llama Ernesto y tiene 30 años recién cumplidos. El 14 de Febrero me lo encontré en una esquina del Complejo Morro-Cabaña, fumando compulsivamente.

A principios de este año, los pocos amigos que aún quedaban en Cuba se fueron. Me dejaron caminando, sin agua y a pie, monte arriba y a campo abierto, buscando en vano voces de gloria y de triunfo.

El destino amoroso de Paulina comienza fortuito como una travesura de mozuela: Unas niñas de Palma Soriano juegan a escoger sus casas entre fotos de revistas.

Su nombre era Ru y era bella como mi madre. Piel tersa; blanca y cuidada. Daba gusto verla. Con su vestido de Yumari González y sus piernas de ciclista. La prima Ru de las fotografías.

Bertica se maquilla, coqueta. Se esmera porque siente que se le ha perdido un hombre. No quiere quedarse temblando; no quiere comerse el polvo de su dolor; extraviarse en el llanto de su propia sombra.

Las niñas de Hoyo Perdido usan, invariablemente, unos peinados muy sofisticados, con trenzas entretejidas de su propio pelo en adorno.

El excremento de puerco baja por unas tuberías y mi prima Dania, con una escoba, lo empuja hasta un pozo.

Lili me da un beso en la mejilla para despertarme. Las gélidas luces de la noche la iluminan lo suficiente como para adivinar, por la urgencia y cohesión de sus movimientos, que está despierta hace un rato.

Comentarios  

 
#27 Butterfly 23-01-2017 11:04
Me gusta el periodismo real, sin adornos o miedos. La realidad es dura pero está delante de nuestras narices. No está bien, pero a veces la necesidad los tienta. El problema es mucho mayor, pero confiemos en el mejoramiento humano.
 
 
#26 Ariel 27-12-2016 16:36
Fuerte el artículo pero real. He conocido a muchas Marías en nuestro hermoso Varadero. Detras del dinero y éxito de muchas personas se esconden historias como estas.
 
 
#25 cary 20-04-2016 16:05
Me parece un cuento de horror y misterio y algo exagerado por la periodista que cuando no llegan se pasa, me imagino que en un caso como este esa supuesta Maria delante de la periodista no iba a hacer semejante cosa , independienteme nte de lo repudiable de esa accion repito me parece algo exagerada, sin embargo dentro del articulo hay bastante tela por donde cortar, analice usted periodista por favor
 
 
#24 Maquindmatarfacistas 20-04-2016 11:07
LLover sobre mojado, el periodismo sigue igual, parece que denuncia pero no denuncia, parece que investiga pero no se compromete con la verdad, la de varias aristas, María hace lo que tiene que hacer, justificaciones miles, causas, que son las importantes un millón, que está mal, obvio, si tener que llegar a la ética más sublime, robar es robar, alguien decía que al estado, y que es el estado sino todos nosotros, nuestras espaldas, nuestro sudor, María no le está robando a un este extraterrestre, nos roba a tí, a mí, a todos, y cómo ella, antes y después, todos los que puedan hacerlo, yo solamente me pregunto, podemos, queremos, sabemos, haremos algo al respecto?
 
 
#23 pp96 19-04-2016 22:07
realmente me gusta esta columna. Estos son los artículos que muestran la verdadera realidad del pueblo de Cuba. Quizás no publiquen este comentario, pero de todas maneras, periodista, muchas gracias.
 
 
#22 Ali 19-04-2016 14:21
creo que lo que hace esta mujer, lo hace la gran mayoría de trabajadores de ese sector, y por qué lo hacen? pues porque sus salarios no les alcanzan para vivir, yo no los critico para nada
 
 
#21 r@f@ 19-04-2016 09:46
diana castellanos a este país le hacen falta muchas como tú para que surja la polémica, para que llegue donde tenga que llegar, para hacer conciencia y dejar tanta chicharronada por parte de mucho periodistas que escriben lo mismo con lo mismo y que para nada están con los problemas sociales que afrenta el país. ¡FELICIDAES DIANA, NO TE CANCES!
 
 
#20 chicho 19-04-2016 08:56
Bueno, la periodista está haciendo su trabajo, en este caso no es un periodismo de análisis, sino de denuncia de algo que realmente sucede en nuestra sociedad y nos convoca al debate público. Esto sucede en todas partes y no por eso está justificado ni mucho menos, es robo en cuba y en la conchinchina. Lo que pasa es se ha generalizado el concepto que cuando se le roba al Estado, está justificado, pues me paga menos por mi servicio. Mucha gente piensa que todo se resolvería pagando 5000 CUC al mes y ya... Esto es más complicado. De hacerse esto, lo que hoy cuesta 1 CUC eleva su precio a 100 o 200, no sé... La cantidad por la que se multiplique el salario será la misma por la que se multipliquen los precios, sino ver lo que sucede en Venezuela, se han incrementado los salarios no sé cuantas veces y detrás los precios han subido igual. Esto requiere de un incremento real de la producción y la productividad del trabajo. El estado también tiene que sostener un sistema de salud pública y educacional que cuestan bastante, así como otros sectores no productivos, así que no es tan fácil la cosa... Y no estoy de acuerdo en que los trabajadores del turismo sean de lo peor pagados de este país, pues un cantinero de turismo gana más que un médico o que un licenciado de matemática, por solo citar dos casos...
 
 
#19 Neanthertal 18-04-2016 14:22
Me parece que nuestro periodismo casi siempre evade llegar al epicentro de los problemas.
Porque Maria hace estas cosas? Porque los que estaban antes de Maria y los que vendran despues seguiran haciendo lo mismo? (cada vez siendo mas creativos)

Porque no se dice nada (o casi nada) de que el Turismo esta entre los sectores de mayor productividad del pais y es de los que mas bajo salario tienen? Situacion que viene produciendose desde hace mas de 15 años, nunca ha sido abordada seriamente y tal parece que continuara asi.

Es igual que con el tema de los precios del agro, en que se termina echandole la culpa a los vendedores, pero no se dice habla nada de la inflacion, ni de la doble moneda ni que se puede hacer para acabar con los altos precios de las Tiendas en Divisa, investigar, indagar entre los expertos para ver sus opiniones y pensar todos juntos.

Siempre se comenta en los medios sobre el eslabon mas debil, me parece que es muy facil y algo superficial enfocar los comentarios solo sobre la parte mas baja de la piramide sin mirar hacia arriba que es donde se forjan las acciones, abajo solo encontramos reacciones... como las de Maria.
 
 
#18 juana23 18-04-2016 13:31
dios mio!! tantos comentarios y a nadie le resulta importante el tema inicial.... la adopcion en cuba es practicamente imposible!!!!! cuantas parejas, que no roban ni lucran ,que viven honradamente, que ya han agotDO todos los recursos medicos disponibles, que aun no son suficientes, y desean adoptar y no pueden!!! y de eso nadie va a comentar??? Buena suerte maria! ojala cumplas tu sueño!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar