domingo, 24 junio 2018, 22:41
Martes, 12 Abril 2016 05:42

¿Y el talento?

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSi
Valora este artículo
(5 votos)

Somos más que números, como recuerda el trovador. La lealtad, tan importante, no puede ser el motivo principal de promociones y loas.


Cuando en los medios de prensa, en actos o reuniones se comenta sobre las virtudes de un directivo, cuadro, dirigente o funcionario de cualquier instancia, o acerca de un cubano o cubana cualquiera a quien se desea ensalzar, es común escuchar sobre su lealtad e incondicionalidad.

Pero no es tan usual que se ponderen su talento, inteligencia o capacidad de adaptación a tiempos nuevos.

Enfatizar en las cualidades éticas, políticas e ideológicas y en el ejemplo personal son elogios reiterados, pero… ¿no es importante resaltar su talento, cultura, capacidades, creatividad  y actualización para asumir las tareas que le tocan, y que, en el caso de los directivos, no son poderes, sino responsabilidades?

Más de cinco décadas han sabido abonar esas virtudes y hacerlas marchar junto a la necesaria, imprescindible, fidelidad a las esencias. Ocurre que para ser fiel a una causa hay que ser también inteligente y capaz para defenderla y limarle errores.

Se ha insistido en la necesidad de continuar promoviendo a cargos de dirección a mujeres, negros, mestizos y jóvenes. Quizás habría que detenerse a meditar en tal exhortación.

Sin duda, le animan buenas intenciones: lograr una representatividad, que no haya discriminaciones. Para lograrlo, hasta cuotas para membrecía se fijaron en un tiempo; y  aun hoy, al conformar ciertos quórum, delegaciones y otras, hay quienes recuentan cuántos campesinos, cuántos negros, cuántos intelectuales, trabajadores por cuenta propia, mujeres…

Pero los seres humanos, en definitiva, somos más que mujeres, negros, jóvenes…, somos eso, humanos, personas cuyo sello distintivo para ser elegidas o rechazadas, aplaudidas o criticadas, no puede ser el sexo, el color de la piel, la ocupación o la edad.

De poco valdrá una mujer joven y negra ocupando una importante responsabilidad, si no tiene nada que aportar; tampoco nada significará la presencia de un señor blanco y entrado en años, si sus razonamientos no responden a las urgencias de este presente. Somos mucho más que números, como recuerda la canción del trovador. Somos lealtad y más.

Visto 2442 veces

Comentarios  

 
#13 maguero 28-12-2016 12:46
A lo mejor me censuran , pero el talento existe y mucho. Esta hoy en nuestros jovenes que muchas veces no reconocemos porque pensamos los viejos, que nacimos con la experiencia y olvidamos que tambien fuimos jovenes . muchos que ya estan pasados de la edad de retiro , no permiten que un joven ocupe un alto cargo , porque pierden la posibilidad de un viaje al extranjero y otras comodidades que sabemos los cubanos que existen o porque nos creemos insustituibles y es por eso que cuando falla la capacidad aunque haya talento las cosas salen mal. En estos momentos la juventud debe dar al frente y existen muchos con talentos , graduados de la UCI, Cujae , centros tecnologicos que poseen el talento y el interes de que su economia mejore , pero existen muchos incapaces que no los dejan aportar su granito de arena , como es posible que un director de una UEB posea un 6to grado malamente y no sepa nada de economia y eso existe en muchas empresas cubanas .Incapaces que no resuelven los problemas de la poblacion ni del pais .es hora de cambiar lo obsoleto.
 
 
#12 Ernesto 09-05-2016 06:57
El artículo da pie a muchos enfoques como puedo leer en los comentarios Y debo añadir el mio. En general todos los comentarios los comparto muchos en su totalidad y otros en casi su totalidad. Todo tiene que tener una evaluación o valoración en tiempo y espacio en que ocurren las cosas. Hay momentos y momentos. Estamos en otros momentos, pero no debemos olvidar realidades pasadas y estar también en nuestros tiempos. HAY QUE CONJUGAR TODOS LOS FACTORES PARA SER IDONEO PARA UN CARGO (EL cargo QUE SEA). Como cubanos o no llegamos o nos pasamos, tanto al seleccionar una persona para un cargo, como para opinar. Ese es el equilibrio al que me refiero. Para mi es importante que no sean los papeles los que decidan quien debe ocupar un cargo, sino los resultados. Afortunadamente en Cuba, hay muchos para escoger, pero escoger bien, teniendo en cuenta todo lo que se ha planteado en los comentarios anteriores y lo que no puede faltar es ser leales a la causa que nos ha hecho lo que somos hoy.
 
 
#11 pepe 14-04-2016 10:44
durante años se ha promovido al mas estridente dando entrada al oportunismo a raudales, ya viene siendo tiempo de cambiar todo lo q debe de ser cambiado y promover no por numeros o estridencia sino por valores y capacidad
 
 
#10 Inye 13-04-2016 09:08
Muy cierto y real lo plasmado en el artículo, la promoción de mujeres y negros no siempre ha sido sinonimo de eficacia y eficiencia, aunque considero que la lealtad e incondicionalid ad para con la patria y la revolución, no para quien está en el poder, es vital, el talento y las capacidades demostradas deben valorarse independienteme nte de genero, raza o edad, para promover a cargos de dirección, la práctica común desde hace 50 años es lograr representativid ad en cuanto a cantidad de mujeres, negros y jovenes, obviando por momentos que la verdadera representativid ad está en los que más aporten a la solución de nuestros problemas, que no son pocos dicho sea de paso, es así como mejor estará representado un colectivo o todo un pueblo.
 
 
#9 Amaurys 12-04-2016 13:23
Muy buen artículo que dá pié a múltiples análisis. Por años se eligió para un puesto importante a alguien muy leal sí pero no el mas conocedor. Considero que es de vital importancia para llegar a dirigir un dpto, empresa u organismo haber sido obrero un tiempo prudencial. Vemos como con frecuencia salen de los altos estudios y son destinados a dirigir solo por las altas evaluaciones obtenidas en la carrera. La vivencia y experiencia que dá cuando se es obrero es insustituible. Esto ayudará al dirigente a la hora de pedir el logro de una meta, cumplimiento de un plan, etc.
 
 
#8 Moro8 12-04-2016 11:29
GRACIAS por ese escrito tan necesario, solo si se tiene talento, inteligencia y capacidad , se puede ser fiel y leal a una causa, lo contrario es oportunismo.
 
 
#7 Juan 12-04-2016 10:09
Creo que lo que mata el talento o la idoniedad es el miedo a que le hagan sombra a los de arriba, y los dejen fuera de su oportunismo enmascarado en su incondicionalid ad........ Eso reiteradamente ha dejado sin interes a muchos idoneos con talento tanto jovenes como ya con algunos años pero con mucho que aportar por estos tiempos. Gracias por el articulo.
 
 
#6 chicho 12-04-2016 10:04
Corto, pero preciso este artículo. Es real el problema, pues si bien es cierto que se necesitan cualidades éticas, políticas e ideológicas, el talento debe ser imprescindible también para todo directivo y es la cualidad fundamental que debe poseer. Si se llevara esto como debe ser, no se hubiera hecho tan popular el dicho ese que dice :El que sabe, sabe y el que no... es jefe...
 
 
#5 yenny 12-04-2016 09:25
Bravo Vladia!!!!
 
 
#4 Darío 12-04-2016 09:15
Estoy muuuuuuuuuuy de acuerdo con el artículo, por respetar representativid ades más de una vez se deja fuera al idóneo, porque no es negro o mujer. Siempre se debe seleccionar al más capaz, independienteme nte del sexo o color de la piel, de lo contrario eso también es discriminación.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar