sábado, 23 junio 2018, 06:34
Martes, 12 Abril 2016 05:52

Música electrónica Made in Cuba

Escrito por  Elizabeth López Corzo / CubaSi



Lejos de ser un género o estilo poco popular, en los últimos años la música electrónica ha escalado en las listas de preferencia de los melómanos cubanos. Lo que comenzó quizás como un grupito de muchachos que arrastraban a sus amigos al Festival Rotilla, o una minoría de jóvenes que seguían las paradas del Tomorrowland por el mundo, se ha elevado con creces y se puede decir que hoy las plazas de Cuba donde suena la música electrónica se repletan de seguidores.

 

Proelectrónica, el principal festival de música de este tipo que se realiza en La Habana desde 2011, ha sido uno de los promotores de este fenómeno y en ya en su quinta edición, que se celebrará entre el próximo 14 y 23 de abril, suma artistas y espectadores cada vez más interesados en hacer vibrar la ciudad con melodías insólitas, mezclas vírgenes y efímeras, luces fabulosas…

 

Iliam Suárez, a cargo de la Dirección y Concepto Artístico del evento, dijo a la prensa que en esta edición se convocó a DJs y productores cubanos que hubieran asistido anteriormente a Proelectrónica para reconocerlos por su trabajo; mientras que algunos de los conciertos estarán protagonizados por artistas y grupos extranjeros como PlaySonic y Space Elephants, de España.

 

alt

 

“Aunque haya variantes de la música electrónica que coquetean con la simpleza, el proceso creativo no es nada simple”, aseguró Iliam y explicó que, aunque muchos no saben reconocer entre una mera mezcla de canciones y una obra de arte, la producción de música electrónica exige una dramaturgia original y buen gusto para escoger entre miles de timbres en un software, que, una vez conjugados nos dejan boquiabiertos.

 

“El arte que surge por necesidad es más válida que la que se genera a partir de las necesidades del mercado, por eso defendemos el festival Proelectrónica”, que hace visibles a muchos jóvenes artistas, comenta Iliam, quien aspira a que la música electrónica hecha en Cuba logre convocar una masividad de público como la que se reúne cuando vienen artistas extranjeros de renombre internacional.

 

En la sede de PM Records (institución que vio nacer y auspicia Proelectrónica) conversamos con Iliam.


¿En estos cinco años cuánto ha evolucionado Proelectrónica?

 

Hemos crecido mucho, aunque lentamente pues se trata de una carrera de resistencia. El primer año fue solo concierto, “Dance”, en La Tropical. En la cuarta edición ya teníamos un concierto con música para escuchar, que se hizo en La Chorrera, y ya el año pasado, en ese mismo lugar hubo que cerrar por capacidad por la cantidad de asistentes que hubo. Fue una sorpresa. Crecimos en tiempos de sesión, antes eran presentaciones de 15 minutos y ahora son 25. Este año crecimos al “Rave”, que es el tercer nuevo concierto, ahora con 45 minutos de sesión. Además de la visita de los artistas internacionales y los talleres y sesiones de entrenamiento.

 

Cada vez hemos crecido en una misma dirección.

 

Te has referido a que la academia es muy importante en el trabajo musical, realmente ¿cuántos de los que se han mantenido constantes en Proelectrónica tienen alguna formación musical aunque no sean graduados de arte?

 

Gracias a que lo solicitamos en 2012 a través del Laboratorio de Música Electroacústica y en conjunto con el Conservatorio Amadeo Roldán, recibimos un curso de un año de música. Pero ninguno de nosotros venía de la música, de hecho, en el movimiento muy pocos venimos de otras artes. En el mundo también se considera un movimiento empírico, pero afuera tienen mucha más información. Además existen en otros países academias que desarrollan la música electrónica.

 

Nosotros propusimos a la Escuela Vocacional de Arte talleres de software y composición de música electrónica, pero fue imposible porque las máquinas que ellos tienen son muy pobres y nosotros no tenemos ese equipamiento. Una vez que existan los recursos esa negociación ya está hecha y para nosotros será un placer compartir con los estudiantes de música de Cuba.

 

Este es un género que demanda tanta tecnología, ¿cuán difícil es en Cuba dedicarse a la música electrónica?

 

Tenemos que conseguir los equipos fuera de Cuba y a precios impresionantes. Pero no se trata solo de cómo se consigue porque siempre hay algún amigo que ayuda. Lo más importante es cuánto puedes llegar a ganar para comprarte un equipo. Con lo que gano yo no puedo comprarme un iMac de tres mil dólares, no puedo soñar ni con ahorrarlo. Te juro que en Cuba esto es un oficio de amor.


alt

 

Casi siempre la imagen de un DJ viene con una figura masculina… ¿Cómo te ha ido a ti en tu carrera?

 

Yo nací en 1978, soy libre, no me cuestiono lo que puedo hacer como mujer, lo hago simplemente. Con mis colegas nos tratamos de igual a igual. Yo no soy Dj, soy productora y hago un trabajo vocal. Yo vengo de la actuación, por tanto mi necesidad expresiva con la electrónica en mi proyecto I. A. es mi performance.

 

¿Y cómo te apasionaste con la electrónica?

 

Llegué como público en Europa, me contaminé con el modo de vida de los clubs tecno, me identifiqué con las propuestas de ese grupo de personas.

 

Al regresar a La Habana encontré a mi amigo Alexis de la O y por ahí empezó. Ya yo había decidido irme del teatro, fue muy espontaneo el nacimiento.

 

No hay muchas mujeres dj en el mundo, y aquí en Cuba también son pocas. El porqué no lo sabemos.

 

Para los que no están familiarizados con la música electrónica, ¿en qué consiste el trabajo de tu proyecto I.A.?

 

I.A. muestra un trabajo intenso con letras muy críticas sociales y culturales, de una manera contemporánea. Escribimos Alexis y yo. Son letras nobles porque no se trata de hacernos daño sino de criticarnos con amor.

 

El performance de I.A. se elabora en vivo. Como traigo tanta experiencia escénica me doy el lujo de ver primero qué me proponen en escena a nivel energético, no premedito, lo dejo a la espontaneidad. Lo que hago es cantar.

 

Pero en el mundo de la electrónica el trabajo vocal no es lo más frecuente…

 

Es real. Nosotros somos algo muy particular del género en Cuba y el mundo.

Modificado por última vez en Domingo, 24 Abril 2016 09:40

Comentarios  

 
#2 Karyo 21-08-2017 13:59
Su energia Ana,me parece que si pones su manera de pensar,las palabras que emplea para reflejarlo y la vibración que proyecta,a mi tambien me produce a lo menos,reservas.
 
 
#1 Ana 15-04-2016 08:23
A mi en lo personal me encanta la música electónica y de seguro que el sábado me voy para el Salón a desarmarme jajaja, pero realemente que no me gusta ni un poquito ver a esa muchacha en escena, no se que es lo que tiene pero no me gusta, aunque se le agradece que defienda la música electrónica ya que hay poco. Saludos :)
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar