sábado, 22 septiembre 2018, 02:54
Martes, 05 Abril 2016 07:56

El sireno Obama en su gran tournée en La Habana

Escrito por  Andrés Gómez, director de Areítodigital
Valora este artículo
(6 votos)

Miami.-  Fui a La Habana a cubrir la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la cual como muchos sabemos ocurrió entre los días 20 y 23 de marzo pasados. Fue un hecho histórico extraordinario por numerosas e intensas razones.  



Entre estas y en primer lugar,  porque por más de medio siglo, 57 años y unos meses exactamente, los gobiernos de Estados Unidos, han mantenido una política de agresión permanente en contra del pueblo y el gobierno revolucionario cubanos, políticas que en nada substancial han sido cambiadas y menos aún abrogadas.  No obstante, es muy positivo que los gobiernos de Estados Unidos y Cuba hayan decidido restablecer relaciones diplomáticas a nivel de embajadas; que se estén dando muy cautelosos pasos por parte de Washington, para ir modificando la política genocida de Bloqueo; y que ambos gobiernos en muchos niveles estén conversando importantes asuntos, inclusive se puede entender que estén negociando algunos aspectos de sus diferencias dada sus nuevos vínculos en el proceso de normalización de sus relaciones.


Y en este contexto, más insólito que inusual, se da la visita del presidente Obama a La Habana, donde fue recibido con mucha cordialidad y a la misma vez firmeza.  Aunque el cielo, el hermoso cielo cubano, no se mostró amigable con el presidente estadounidense, manteniéndose encapotado y así invisible el refulgente sol de Cuba durante su corta visita, desde el momento que aterrizó el gigantesco avión presidencial donde viaja el mandatario, a las 4:18 de la tarde del domingo 20 de marzo, cuando empezó a lloviznar, hasta casi exactamente a la misma hora de la tarde cuando su avión cogió vuelo el miércoles 23 de marzo.


Todos los interesados, en Cuba, en Estados Unidos y en otros lugares en el mundo, pudieron ver a través de trasmisiones televisivas y en las redes sociales sus comparecencias oficiales y sus discursos sin ningún problema.  De manera transparente, como fueron las recientes visitas del Papa Francisco a Cuba y del Patriarca de Moscú y de Toda Rusia, Kirill, a La Habana.


En La Habana, donde ocurrió toda la fanfarria presidencial, la gente estaba interesada en lo que estaba pasando; extrañada sobre lo que todo eso podría significar para las relaciones entre los dos países; esperanzada que lo que se desarrollaba resultara en el fin del Bloqueo que lo asocian a una mejoría notable para sus estándares de vida, que tanto su mantenimiento lo afecta.  


En una nota más ligera, también la gente estaba preocupada en saber cómo les afectaría cómo llegar y regresar del trabajo, dado el número de calles y avenidas cerradas al tráfico vehicular y el desvío de las rutas de las guaguas por razones de seguridad. Resultó no ser una gran incomodidad para la población ya que muchos se convencieron que todo eso quería decir que podían faltar al trabajo y así muchos lo hicieron el lunes 21 y el martes 22 de marzo. En ese mismo sentido se puede decir que la inmensa mayoría de la población está deseosa que Obama, o cualquier otro presidente estadounidense, o el Papa, cualquier Papa, regrese a La Habana, lo antes posible, para que se siga la costumbre gubernamental de arreglar las calles, previo a esas visitas, comenzada con la visita del Papa Juan Pablo II en 1998.



¿A quiénes convenció el presidente Obama con sus cantos de sirena, o de sireno?  Supongo que a los cubanos que ya estaban convencidos o los que querían que los convenciera de sus propuestas capitalistas para Cuba.  A otros, gente buena, sencilla pero firme, y que en realidad no entendían que hacía ese hombre ahí cuando el Bloqueo sigue en pie, pero mantuvieron una actitud cordial, les lució muy bonitos sus discursos y muy agradables sus gestos y su comportamiento, les lució un hombre educado y respetuoso. A otros, muchos de estos, jóvenes, no les interesó en absoluto, como tampoco les interesa las cuestiones políticas nacionales. Y a otros, las cubanas y cubanos mucho más politizados, comprometidos en el bregar político profundo del proceso revolucionario, les confirma, sin lugar a dudas, que el proceso de la normalización de las relaciones entre ambos países se mantiene siendo un largo, controvertido y áspero proceso.  Y que como durante los últimos 57 años, en este proceso, la nación cubana se juega su vida misma.



Sea casualidad o no, el discurso del presidente Obama al gobierno y pueblo cubanos, el 22 de marzo pasado, tuvo lugar en el mismo teatro –entonces llamado Teatro Nacional—en el que diera su discurso durante la sesión inaugural de la VI Conferencia Pan Americana, el 16 de enero de 1928, Calvin Coolidge, el otro presidente estadounidense en funciones que visitara a La Habana.


Con la Enmienda Platt todavía impuesta por Estados Unidos como Apéndice a la Constitución política de la República, con el legado de la otra intervención militar de Estados Unidos en Cuba, la segunda, debida a ese Apéndice constitucional y de las innumerables y escandalosas intromisiones de Washington en la gobernabilidad de Cuba, con el desvergonzado apoyo estadounidense a la sangrienta dictadura de Gerardo Machado entonces en el poder, el presidente Coolidge cínicamente afirmó en su discurso en el que hoy es el Gran Teatro de La Habana: “Hace treinta años Cuba era una posesión extranjera [de España] desgarrada por fuerzas hostiles.  Hoy Cuba es soberana.  Su pueblo es independiente y libre, próspero, en paz y disfrutando las ventajas de la auto determinación. […] Las cualidades intelectuales del pueblo cubano le ha asegurado un sitio permanente en las ciencias, las artes y la literatura […] Se ha ganado una posición en la estabilidad de su gobierno como genuina expresión de su opinión pública a través de elecciones limpias”.


El canto de sirenas (sireno) del presidente Obama en su gala en el Gran Teatro de La Habana corrobora lo que actualmente está en juego para Cuba dada las intenciones del gobierno de Estados Unidos.  La frase ‘canto de sirenas’, “se utiliza para señalar un discurso elaborado con palabras agradables y convincentes, pero que esconden alguna seducción o engaño”.


Señalo a continuación algunas de las afirmaciones del presidente de Estados Unidos ese día: “[…] Muchas personas en ambos lados de este debate se han preguntado, ¿Por qué ahora?, ¿por qué ahora?  La respuesta es simple: lo que Estados Unidos estaba haciendo no estaba funcionando. Tenemos el valor de reconocer esa verdad.  Una política diseñada para la Guerra Fría tenía poco sentido en el siglo XXI. El embargo sólo estaba perjudicando al pueblo cubano en vez de ayudarlo” […]


“Esto me conduce a una razón mayor y más importante de estos cambios, creo en el pueblo cubano, creo en el pueblo cubano [dramáticamente dicho las dos veces en español].  Esto no es sólo una política de normalización de las relaciones con el gobierno cubano.  Estados Unidos de América está normalizando sus relaciones con el pueblo cubano”. […]


“Y hoy, quiero compartir con ustedes mi visión de lo que puede ser nuestro futuro. Quiero que el pueblo cubano –especialmente los jóvenes—entienda por qué creo que ustedes deben ver el futuro con esperanza. En Estados Unidos, tenemos un claro monumento a lo que el pueblo cubano es capaz de construir: se llama Miami”…


Esa antigua atribución imperial de Estados Unidos hacia Cuba, como quedó plasmado en la Enmienda Platt y en la Ley Helms Burton, de arrogarse el derecho de hablar en nombre del pueblo cubano, desconociendo el derecho soberano del pueblo cubano de hablar y dejar manifiesto su condición de libre a través de su gobierno, no solamente lo deja claro el presidente estadounidense en esta ocasión sino que lo expresó también en su declaración pública el 19 de diciembre de 2011, cuando afirmó: “El futuro de Cuba tiene que ser decidido por el pueblo cubano. Esto no ha ocurrido por décadas, y tampoco ocurre hoy.  El  pueblo de Cuba merece los mismos derechos, libertades y oportunidades, como cualquier otro pueblo.  Es por eso que Estados Unidos seguirá apoyando los derechos fundamentales del pueblo cubano.”


El presidente de Estados Unidos, como le corresponde, insiste en un futuro capitalista para el pueblo cubano, como si lo que determinara el proceso revolucionario de Cuba no hubiese sido el capitalismo y su consustancial dependencia y control económico y político por Estados Unidos.  Y si algunos mantuvieran que ese capitalismo era el de hace medio siglo y no el de ahora –aunque claro, no hay peor ciego que el que no quiera ver—al preguntársele por un periodista argentino, en la conferencia de prensa en Buenos Aires sostenida por los presidentes de Estados Unidos y Argentina, el 24 de marzo pasado, sobre la labor del presidente argentino en los primeros tres meses de gobierno (que ha dejado desempleados a más de 100,000 trabajadores),  Obama afirmó: ¨Quedamos impresionados por el trabajo hecho en estos 100 días, él está fijando un ejemplo para otros países en este hemisferio”.  


Ese es el futuro capitalista que el presidente de Estados Unidos también quiere para el pueblo cubano.

Visto 1793 veces

Comentarios  

 
#9 JCPalomo 06-04-2016 11:41
No diria que estoy preocupado por el destino de nuestra isla, porque confio que somos un pueblo patriotico ante todo, pero nuestro unico Partido del cual estoy orgulloso debe de intensificar mas el trabajo con los jovenes, no para criticarlos sino para ayudarlos en su orientacion, el partido debe dedicarle mas atencion a la formacion de la conciencia que a la construccion de un edificio, algunas veces vemos un grupo de militantes movilizados en una obra, lo veo bien, pero tambien movilizalo para que investiguen porque en una comunidad hay jovenes sin hacer nada y disfrutando de todo lo que se le antoje, algo malo estan haciendo, ojo porque el enemigo aprovecha bien las debilidades.
 
 
#8 Soy 06-04-2016 10:13
Obama se ha salido con la suya, su discurso es un troyano, va dividiendo la sociedad, entre los a favor o en contra o los confundidos, hay muchos ciegos, otros incrédulos y otros hasta idiotas.
 
 
#7 victor Tv 05-04-2016 14:38
Oye de todo eso que tu dices de la juventud y la niñez cada día que pasa yo mas me asombro y lo lindo es que no veo acciones sobre esto, los niños metido en las peleas de gallos, mucho no asisten a las escuela por esto, te los topa a los 2 o 3 de la mañana mataperreando fumando y con botellas de ron y nadie se mete con ellos y todo esta porque así los que tienen que ver con esto, pasan menos trabajos tu vas a una escuela y te quedas loco de las cosas que tu ves allí ya no respetan a los profesores ni a los padres
Porque muchos padres tampoco hacen nada por inculcarles valores a sus hijos así se vive mejor yo crié 3 hembras y un varón y hoy son jóvenes que trabajan y no tienen problemas con nadie y están formados para la vida y ahora es con tres nieto varones y van bien encaminados y participan en todas las actividades de sus escuelas cuando regresan todos inculcándole todo lo bueno del ser humano y nada de salir ellos todavía no tienen edad para eso
 
 
#6 r@f@ 05-04-2016 14:24
bastian estoy de acuerdo con kamilo en lo referente a la homesexualidad, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?
 
 
#5 kmilo 05-04-2016 12:30
Bastian:
No se que tiene que ver la homosexualidad con los males que pueden o no afectar a la nacion, por favor actualizate y lee un poco, la Homosexualidad para tu conocimiento es una preferencia sexual, hoy hay muchos cubanos y cubanas que tienen esta preferencia y estan en todos los ambitos desde la cultura, ciencia, la medicina, la educacion, son hombres y mujeres que trabajan por el desarollo de este pais, a lo mejor un dia te tocara ser operado o atendido por una mujer u hombre con preferencia sexual homosexual y quizas hasta te salven la vida, piensa primero antes de hablar y dar comentarios tan ofensivos que nada bienen al caso
 
 
#4 pablo perez 05-04-2016 09:41
pero que sistema habia en cuba antes del ano 1959? cuando cuba se quito de arriba aquel sistema capitalista de aquella primera mitad del siglo pasado,derrotad o por el triunfo del primero de enero de mil novecientos cincuenta y nueve y no fue derrotado por un tiempito, sino por largo tiempo decision,y de seguro Obama no habia nacido entonces,pero aquel sistema capitalista de ayer es el mismo de hoy en el siglo 21 en 2016, su primera mitad y ya se nota los sistemas aplicados al rededor del mundo que son apoyados por los que piensan son los garantes de las libertades de los pueblo ahi esta la historia,real, el que tiene ojos que vea y si no ,que los cierre,los jovenes de cuba, si que no vivieron aquellos malos tiempos pero nacieron bajo este proceso cubano digno que ha pasado mil trabajo y necesidades pero ahi el pueblo manteniendo su firme camino por lo que tantos de sus mejores hijos lo dieron todo por caminar libres soberanos socialistas e independientes sin ataduras externas no todos los jovenes creeran esats bonitas palabras del senor presidente visitante a Cuba este, ano que estamos si por las relaciones normales pero sin intromisiones en el sistema elegido por la inmensa mayoria del pueblo cubano desde entonces 1959
 
 
#3 juan 05-04-2016 09:03
de todas formas aqui hay mas de 100000 trabajadores q no trabajan ni hacen nada q tu crees
 
 
#2 Bastian 05-04-2016 08:58
Con tanto problemas internos que hay que resolver, poner a luz pública y exigirle a nuestra directiva de gobierno para que den respuestas concretas y eficientes, y el periodismo cubano aun reflexionando sobre la visita del Presidente de Estados Unidos de America a nuestra encantadora Isla, señores periodistas y a todo el que le interese leer este comentario. El destino de nuestra nación ya dijo el mismo Obama que no depende de los Estados Unidos, sino de nosotros mismos como pueblo, y fundamentalment e de la juventud cubana que es el futuro de esta nación, soy joven y realmente para decir la verdad no le veo futuro a esta nación en manos de la juventud que hoy se levanta, una juventud altamente identificada por la codisia hacia un materialismo desenfrenado que desencadena la perdida de la idelogia y valores en su totalidad. Cuando un celular, las ropas de pulgueros que se traen desde otras naciones se vende de contrabando en las calles de nuestra Cuba, la moda con tendencia Europea que inudan nuestras calles, el turismo creciente y todos los males que este encierra en si solo, como la prostitución y la creciente furia del homexesualismo representado en una gran mayoria por jovenes que no alcanzan la mayoria de edad, los centros de recración abarrotados de adolescentes de 12 años en adelante con cigarro en mano y bebidas alcohloicas, y en muchos de los casos te encuentras niños sobre los 10 y 11 años de edad esta tarde en la noche en las calles de Santiago de Cuba y me imagino que asi será en el resto del pais, estos son algunos de los males que hoy azotan nuestra sociedad. Cuando revizas la histaria de los grandes imperios todos han sucumbidos por la perdida de identidad social y moral de sus ciudadanos, han pasado a ser necesidad de primer orden la corrupción, el materialismo, la vanidad, el homosexualismo entre otras cuestuiones. A ver periodismo cubano, a la Administración Estado Unidense no hay que temerle, solo hay que ser cuidadoso en los pasos que dara la administración de nuestro gobierno en cada una de las negciociones que se ejecuten, pero cuando nuestro gobierno va desarrollar estragias que impidean algunos de los fenomenos que he mencionado y que estan vendiendo a nuestra nación a la factoria capitalista. Y digo, para que tanta apertura si esta misma constituira nuestro propio CANCER ramificado. Soy cubano y quisiera un gran destino para mi Cuba, pero un destino hermoso con la menor cantidad de manchas posible.
 
 
#1 r@f@ 05-04-2016 08:36
¡vaya! ahora la obamamanía viene desde el exterior
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar