martes, 18 septiembre 2018, 10:06
Martes, 05 Abril 2016 06:03

Capitalinos-Ciego: Servir el triunfo entre encestes con sangre fría

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

De inicio la balanza la incliné por Ciego de Ávila basado simplemente en la objetividad, y experiencia de sus huestes, únicas capaces de disputar todas las finales de la Liga Superior de Baloncesto desde el cambio de estructura en la temporada 2004-2005.

alt


Mi premonición no falló en lo más mínimo, el suspense se mantuvo hasta que faltaron 5:50 minutos del final, cuando los avileños, de la mano de su tridente temible, —entiéndase William Granda (23 puntos-cinco rebotes), Yoan Luis Haití (16-18), y Yasser Rodríguez (15-6)— tiraron del carro sobre la generación inexperta citadina, para sellar el definitivo 73-60 en la pizarra.

Hablamos de un elenco de los Búfalos acostumbrado a desarrollar con total sangre fría partidos de esta índole, con Davisley Granados haciendo el trabajo sucio en la marca, Ricardo Oviedo asestando estocadas mortíferas con su tiro de media distancia, y el engranaje funcionando cuando el clímax del desafío lo exigió: rotaciones más precisas, defensa sólida y en consonancia forzar a sus adversarios a cometer demasiados errores, regalar balones que por consiguiente dejaron de convertirse en canastas.

Cabe señalar que el coliseo de la Ciudad Deportiva, no fue ni por asomo el hervidero de aficionados que ostentaba en la década de los noventa del pasado siglo, o el que colmaba la Polivalente Ramón Fonst.

Una mirada a los números arroja que la primera mitad culminó en extremo pareja 31-30 favorable a los anfitriones. Incluso los actuales monarcas iniciaron el cuarto periodo con ventaja de 52-45, hasta que se desplomaron, al punto de anotar únicamente ocho cartones y cometer seis de las ocho pérdidas de balón.

De la tropa azul, actual monarca y a quien le faltan los cinco titulares de la versión precedente (Yosmel Zequeira, Allen Jemmott, Lisván Valdés, Orestes Torres y Jasiel Rivero, salvo Jemmott el resto contratados en el exterior), destacar el rendimiento de Arlen Alorda (17-7) y Karel Guzmán (12-2), aunque es válido reconocer que los muchachos jóvenes como Héctor Martinto y Neysser Coutín, cumplieron con su rol ante oponentes mucho más curtidos.

Los promedios del choque fueron bastante discretos; Ciego dominó bajo los tableros abrumadoramente 48 rebotes por 30, y eso atenuó su mayor cantidad de pérdidas, 16-12. Además exhibieron un destacable 81% en la línea de tiros libres (de 16-13), por solo 54% de sus rivales (de 13-7).

“Tuvimos la posibilidad de prepararnos bien de cara a este final. Ese fue otro elemento de éxito, junto con la fidelidad táctica y efectividad de nuestros principales jugadores. Capitalinos carece de hombres importantes pero aún así son muy competitivos. El partido solo se abrió en los cinco minutos finales, donde la inexperiencia les pasó factura”, explicó Martos.

Panfet, su homólogo citadino, expresó: “Es difícil pedirle más de lo que pueden hacer a esta generación tan joven. Brindaron un buen espectáculo hoy, colectivamente funcionaron, y aún cuando salimos derrotados no creo que la final se defina por barrida de 4-0. La efectividad en tiros de campo no fue la deseada, pero la defensa funcionó bien, y teníamos enfrente a un elenco acostumbrado a disputar batallas decisivas. Pretendo mantener el quinteto titular, estuvieron a tono con las exigencias, independientemente de que la presión los hizo fallar algunos intentos”.

Visto 773 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar