viernes, 21 septiembre 2018, 15:16
Martes, 05 Abril 2016 06:03

DE CUBA, SU GENTE: Cuerpo de mujer, blancas colinas

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(16 votos)

Su nombre de trabajo es Maia y tiene 22 años. Se inclina en la bañera del Café Fortuna Joe, en Playa, y deja ver sus muslos, torneados por el sol y las labores propias de la precariedad de su casa, en Cacarajícara.

Amo el amor que se reparte
en besos, lecho y pan

Pablo Neruda

 

Su nombre de trabajo es Maia y tiene 22 años. Se inclina en la bañera del Café Fortuna Joe, en Playa, y deja ver sus muslos, torneados por el sol y las labores propias de la precariedad de su casa, en Cacarajícara, cuya agua tiene que cargar en cubos desde un pozo lejano.


Yo, en afán periodista, me presento:


—Maia, yo cuento historias… historias de gente común que no se escriben en ninguna parte. ¿Quieres ser tú una de ellas?


Maia mira las máquinas de escribir colgadas en la pared del Café, y asiente, como si entendiera perfectamente mi trabajo.


—Haz las preguntas, que yo respondo.


Pero me da pena preguntar. ¿Cómo se le pregunta a una chica de esa cierta vida cuándo comenzó a tenerla?

Opto por invitarla a tomar para romper el hielo. Y funciona: cinco Heineken después, ella es la que interroga a mi grabadora:


—Yo lo que quisiera saber —sostiene el micrófono con ambas manos, como si de un falo se tratara— es quién les dijo a los hombres que a las mujeres les gustaba el sexo anal.


Los dependientes del Café Fortuna Joe, vestidos todos de marineros —el sitio intenta ser, a la vez, paisaje surrealista y barroco, corriente ecléctica en los bordes de Miramar—, se acercan, demasiado solícitos, a recoger las botellas. No me atrevo a mirarles la cara. Quisiera volver algún día al lugar, pero me doy cuenta de que, si lo hago, tendré que llevar gafas bien amplias.


—¿Sabes qué? Estoy segura —continúa Maia— de que fue un tipo muy bocón, un único tipo que mal informó al resto de los hombres. ¿Y quién sería la mujer de ese tipo?


Maia defiende a gritos su punto de vista; yo comienzo a arrepentirme de las cervezas…


—¡Esa era una que fingía! El sexo anal duele de cualquier manera que te pongas. Te lo digo yo, que sé, porque esa es la especialidad mía con mis clientes.


Aún en el centro de la diana, no me atrevo a articular ninguna pregunta. En cambio, ella no tiene pelos en la lengua para sonsacarme a mí:


—¿Qué tú crees de mi especialidad?


—¿Yo? —me sobresalto y escondo la cara detrás de la grabadora—. ¡Yo no creo nada!


A par de metros de nosotras, un extranjero de piernas largas, algo entrado en años, la envuelve en mirada lúdica.


Apenas ella lo nota, como movida por resorte, se levanta de mi lado. Su seguridad es tal, que no se toma el tiempo para la gestualidad, aprehendida por todas las chicas, de bajarse la saya para que no se vea de más en el movimiento de incorporarse. Maia está por encima de eso: muestra, además de sus muslos, la entrada de sus glúteos, también torneados.


Se le acerca al hombre y habla con él par de frases que no alcanzo a distinguir. Mientras tanto, los marineros de la barra me cuestionan con la mirada. Yo, mitad avergonzada, mitad insultada, le pongo pausa a la grabadora y clavo la vista en las máquinas de escribir que decoran las paredes.


Maia regresa, pero solo para marcharse.


—Querida, tengo que trabajar —me anuncia.


Su premura me obliga a apresurar mi pregunta:


—Maia… ¿por qué lo haces?


—¿Tú dices por qué trabajo en lo que trabajo? ¡Ay, niña! —deja sobre la mesa un billete de 20 cuc y señala con su índice las botellas vacías—. ¿Tú sabes lo lejos que queda Cacarajícara?


Recoge su bolso y se marcha sin mirar atrás.

Visto 5058 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Abril 2016 10:45

Lo conocí hace quince años, en el IPVCE Vladimir Ilich Lenin. Llegué a verlo, primero, a flor de tierra: el muchacho que se quedaba leyendo La Ilíada cuando los demás iban a bailar...

Se llama Adriano y tiene 19 años. No le importa que yo sea mayor que él, ni las canas incipientes, ni el jardín de hojas secas de mi casa; no le huye a las responsabilidades.

Comentarios  

 
#24 Shere 21-04-2016 12:52
Primero quiero decir algo de este artículo: no creo que el fin sea enviar un mensaje, sino exponer una realidad, simplemente eso. Una realidad que, a mi entender, no es para aplaudir ni condenar, es simplemente algo que sucede, Maia es solo una más, de tantas.
Por otro lado, Maia aun es muy joven, tiene que crecer, y aprender que nada en esta vida es absoluto, y que nuestras propias experiencias no hacen las reglas; y lo principal, que en cuestiones de placer estas no existen (las reglas). Ella no es la mejor ni la más capaz, le falta mucho aun por añadir a sus buenas curvas, las sayas cortas, y el arte de enseñar.
 
 
#23 dani 16-04-2016 12:01
La prostitucion no va a dejar de existir porque mantengamos en silencio cualquier evidencia de su existencia, que es un fenomeno mundial y no por escribir acerca de nuestra realidad Diana estas autenticando nada como expresaron en un comentario, corresponde a cada cual determinar que rumbo da a su vida no creo que a nadie se le ocurra por ejemplo cambiar de orientacion sexual lean o vean algun producto que trate ese tema tan recurrente en nuestro medios, tus historias me encantan porque no juzgas solo expones la triste realidad de forma muy bonita gracias y continua haciendo tu trabajo dale voz a aquellos que no la tienen.
 
 
#22 Rolex 13-04-2016 02:46
Hola Diana Cazadora. Que bueno leerte de nuevo. Aunque no lo creas uno de los ultimos cafes que visite en Cuba antes de marcharme es en el que haces la entrevista a la chica. Me invito una amiga galerista de arte que trabaja cerca de alli. Un lugar acogedor, agradable, bien ambientado. Me gustan tus historias minimas, sin pretensiones eticas o morales. Como desnudas la realidad social desde una perspectiva individual e intima. La tuya. La de ella. Nunca se escribira lo suficiente sobre la prostitucion en Cuba. Por lo menos ayudas a visibilizar el problema y una historia de vida como otras. Besos desde Cataluña.
 
 
#21 legolaselfo 12-04-2016 16:37
XIOMARA BOBADILLA , que vergüenza de que, el articulo refleja la realidad actual, mas vergüenza seria no publicarlo y hacer de cuentas que no pasa nada, en que país tu vives, despierta.
 
 
#20 XIOMARA BOBADILLA 12-04-2016 15:02
QUE VERGUENZA ESTE ARTICULO, HASTA CUANDO SERA ESTA DESGRACIA, ME ENCOBRONA MUCHO QUE TODAVIA EN CUBA SE LLEGUE A ESTA PROSTITUCION Y SEA PUBLICADA. LO SIENTO POR LA POCA ESTIMA DE ESA MUJER Y SOBRE TODO SIGUEN POR EL MUNDO DESPRESTIGIANDO A MI PATRIA.
 
 
#19 Zugor Seg. 12-04-2016 13:29
Sencillo Chicho... están autenticando (autentificando , o como cañojorajo quieran) el mensaje de que si tienes buen c... y vives lejos, pues ¡NÁ! conviértase en una mujer fr...egil, frag...ol, frug...al, en fin ¡MÉTASE A P...! esta justificada. ¡Que es eso de estudiar salir adelante trabajando y siendo útil a la sociedad, y hasta etcéteras!, quedan muy lejos las escuelas y los extranjeros vienen solitos con sus fulitas, loquitos por gastarlos esparciendo cuanta enfermedad venérea tengan.
¡Ah! cuidadito los del sexo masculino. Esos serian meterse a chulos, gigolos, o... meterse otra cosa, que no es lo mismo pero es igual pal caso, si viven en Cacarajícara u otro lugar alejado de la mano del señor... También están santificados por este "artuculo".
 
 
#18 jorge el curioso 11-04-2016 15:35
Bueno Diana.... lo hace porque ,SABE hacer lo que hace y parece que es buena.... como dices... saya corta y nalgas en la punta... todas lo saben hacer??.. sabe que no... todas son buenas doctoras? oficinistas? periodistas?.. hay mil mediocres.. y mil sin talento y mil sin ganas.. ahh pero es trabajo honrado... que tiene de honrado hacer un trabajo ,el que sea, aborreciendolo? ..... en el 3000 habra una nena que su honrado trabajo sea conducirnos al firmamento..... y no precisamente de chofer.... saludos....
 
 
#17 Idelsi 08-04-2016 13:20
Maia escogió su camino a saber si fue por necesidad o puro placer, pero a pesar de todo es una historia que nunca sabe como puede terminar o los sentimientos que le estén pasando por su cabeza cuando realiza este trabajo eso solo lo sabe ella.
 
 
#16 ALFREDO GARCIA RUBIO 08-04-2016 11:58
Estimada Diana,.....much as gracias por su articulo. Me encanta el periodismo que usted hace.
De cualquier modo,.....Maia necesita comprensión y ayuda social. Esta ayuda debería de tener un componente material......p ero sobre todo psicológico, y por lo tanto tambien educativo. Ante las penurias de la vida.......no debería de ser tan fácil asumir decisiones y posiciones tan difíciles. Maia prefirió esta,......pero hay quienes por la misma razón, optan por el crimen y la violencia.
 
 
#15 cayo 07-04-2016 16:15
Gracias, Diana. por la clarinada. No es facil tratar un tema donde esa persona NO ES en sí misma la culpable de un mal social sino la consecuencia de los males que han empequeñecido la dignidad a partir de los noventa. Los ancianos de hoy recordarán que una de las primeras medidas de la Revolución triunfante fue eliminar los prostibulos y darles oportunidades a las prostitutas para insertarse en la sociedad que las había marginado y prostituido. Hoy las necesidades materiales pueden ser muchas, pero la decisión de prostituirse es absolutamente personal y cuenta con el amparo de quienes consideran que es la unica forma de salir adelante por contar con el cuerpo y la belleza como mercancia. Y no critico a las bellas solamente, pues tener presupuesto y pagar a una prostituta empequeñece tambien al hombre. Ojalá nunca tengamos que ver en Cuba lo que he visto en otros lares donde las prostitutas no tienen 22 años sino 11 ó 12.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar