lunes, 12 noviembre 2018, 12:47
Jueves, 31 Marzo 2016 23:02

MIRAR(NOS): Compromisos raros

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

Ya nada me asombra respecto a lo que uno puede encontrar en la red de redes.

 

«Que yo sepa, lo único que no da resaca y que disipa momentáneamente la muerte —también la vida— es el sexo».

Milena Busquets

 

Ya nada me asombra respecto a lo que uno puede encontrar en la red de redes. Buscando sin buscar y apremiada por la urgencia de entregar la columna, justo entre un clasificado donde se ofertaban terapias florales y otro que solicitaba graduados de lengua inglesa, me topé con la solicitud.

 

Alguien dejaba su correo y seguidamente posteaba, con esa valentía propia de quienes llegamos al mundo monitor y conectividad mediante: «Busco mi media mitad. Mujeres que sientan atracción porque sus pies sean besados, mimados, olfateados. No pago nada. Busco una mujer con este gusto para yo satisfacer el mío, nada de sexo ni compromisos raros, somos todos adultos».

 

Lo he leído varias veces, debo admitirlo. No es que sea incomprendida la petición. He procurado descifrar algún mensaje encriptado, algún atisbo de intención malsana, o la posible pista que exponga al «solicitante» como un bromista, uno de marca mayor.

 

Con muchísima antelación me había topado las ofertas de empleo para muchachas jóvenes y de buena presencia, dispuestas a todo por unos cuantos pesos. Esas, mal que me asiente, pululaban en la World Wide Web.

 

Del mismo modo, encontré a más de uno (nótese la o) que se ofrecía como caballero de compañía para damas pasaditas de los 40. Ofrecían cariño sin límites por el tiempo que durara la estancia de las presuntas clientas.

 

No obstante, lo que me dejó sin habla fue la insólita petición de este señor tan urgido de… pies femeninos, al punto de publicar su necesidad en un sitio digital referencia para quienes buscamos permutas o zapatos a un mejor precio.

 

¿Será un fetichista sexual, un sui generis romántico, o acaso un tipo raro? ¿Qué edad tendrá? ¿Joven, viejo? ¿Calvo, religioso? ¿Artesano, escritor o estibador del puerto? Seguramente escritor, ellos siempre tienen gustos que merecen palos, de otra galaxia.

 

Es perfectamente posible que sea artista, porque un artista se vuelca sobre su obra con toda la pasión desmedida e incontrolable de que es capaz. Mmm, definitivamente, debe ser artista.

 

¿Y si es un conocido? Imagine, del otro lado de su monitor, por un minuto, qué cara pondría usted. Utilice sesenta segundos más pensando en la posibilidad de que usted, quien hoy me lee, tuviera esa pasión oculta, ese deseo incontrolable por oler y mimar la porción terminal de las extremidades inferiores.

 

Si fuera usted, empezaría a preocuparme porque pueda satisfacer su demanda. No es absurda en absoluto y apenas precisa de gente open mind. Le aconsejo buscar en las ciudades grandes, donde los gustos más exóticos pasan desapercibidos.

 

En el caso de que esté pensando solicitarlo a su compañero(a) más cercano(a), espere a la segunda o tercera cita. Dedíquese a estudiar al otro en ese instante y después plantee su dilema. De antemano digo, yo aceptaría.

Visto 1276 veces Modificado por última vez en Viernes, 01 Abril 2016 15:07

Comentarios  

 
#9 Javier 06-04-2016 16:40
Liz, siempre sorprendiendo a tus lectores.
 
 
#8 oyi 04-04-2016 12:03
Me pareció medio cómico ese extraño gusto del misterioso personaje... quién sabe cuántos "huele patas" hay en este mundo... increible las cosas que se escuchan... ojalá encuentre su media naranja.
 
 
#7 chicho 04-04-2016 09:16
Bueno, ¿que se le va a hacer?, al tipo lo que le gusta son los pies... Hay que ver si lo que está buscando es un aperitivo o un entrante para luego completar el atracón... o tal vez sea como el ciego que le brinda un huesito al perrito que lo orinó, para saber donde tiene la boca y así poder darle una patada por el..... Nada, el mundo es muy diverso señores. Existen personas que le gusta hasta que lo azoten con un látigo para excitarse, otros si no es con oposición no lo logran, otros, como dice Ulises, se roban una prenda íntima para olerla y algunas prefieren que la golpeen cuando le hacen el amor... ¿¿??
 
 
#6 Armando López Gasca 02-04-2016 14:11
Una de las zonas eróticas son los pies. Y como dicen "En la guerra y el amor, todo se vale" la invitación aparentemente inocente y hasta loca, puede ser el gancho para una relación erótico-sexual muy importante. De todo hay en la viña del Sr.
Cuernavaca, Morelos; México
 
 
#5 Scorpio63 01-04-2016 14:32
Liz, ¿Te gusta este clasificado? a la cubana...
SE BUSCA:

Un ser extraviado
que confía en el futuro,que ama el mar y los pájaros en vuelo,que sabe morir por sus amigos y renacer por los otros que
Aún no han sido.
Que se extasía ante la puesta del sol
y parpadea con la lluvia, que se hace coro de tanta causa justa y cree en las hadas y los ángeles sin cuentos,
que ama la poesía sin límite del mundo,
que cree en el amor sin tiempo y sin espacio, que sonríe. Que entre la vida la muerte, prefiera el sexo y esté siempre dispuesta a tocar el cielo.
Se ofrece una recompensa:

UN SEMEJANTE.
 
 
#4 ulises 01-04-2016 12:45
Para gustos se han hecho los colores y para perfumes las flores reza un viejo adagio popular, los fetiches existen desde que el mundo es mundo, asi que encontrar cosas como estas no es una novedad, no saben de personas que se arriesgan entrando a el patio de una casa solo para robarse ropa interior femenina y no es precisamente para usarla para vestir.
 
 
#3 TripleA 01-04-2016 12:15
con artículos como estos la gente dejaran el sano hábito de leer
 
 
#2 myke 01-04-2016 09:23
que bien volvió la Liz inquieta... salu2
 
 
#1 Inye 01-04-2016 07:56
Tanto rodeo y sicoanálisis para al final compartir la idea de que alguien en medio de una cita se dedique a olfatear sus encantadores piececitos ¿o será piecitos?, en lugar de romance, sexo y compromiso, algo normal en las relaciones, lo otro..., creo el individuo, presenta cierto descoloque mental, en mi caso, solo amaría todo el cuerpo de una mujer a partir del conocimiento que entraña el compromiso, el saber quien es, que hace y donde mete sus... encantadores piececitos o piecitos, nunca en la primera cita, quizas tampoco en la segunda, tercera, cuarta ....JAJAJA
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar