viernes, 21 febrero 2020, 11:57
Viernes, 01 Abril 2016 05:00

Al rescate de nuestros parques infantiles por “la esperanza del mundo”

Escrito por  Pedro Margolles, especial para CubaSí
Valora este artículo
(7 votos)
Los niños se divierten con los ruidosos  y viejos aparatos que mueven autos y caballitos, una estrella, los avioncitos y los botecitos con agua y todo. Es casi un milagro que funcionen todavía. Los niños se divierten con los ruidosos y viejos aparatos que mueven autos y caballitos, una estrella, los avioncitos y los botecitos con agua y todo. Es casi un milagro que funcionen todavía.

Jalisco Park, todo un símbolo de la Habana, por el que hemos pasado varias generaciones de capitalinos, se mantiene por una verdadera hazaña de sus trabajadores que logran que esté funcionando.

Concurrí como periodista la II Conferencia Internacional “Con todos y para el bien de Todos”, a finales del pasado mes de enero  auspiciada por el Centro de Estudios Martianos y otras instituciones. Asistí para hacer una entrevista que logré. Había cumplido mi misión profesional.

Entonces, en vez de retirarme me dediqué a escuchar en diferentes salas ponencias e intervenciones de los delegados asistentes. Me fue muy útil apreciar ese “cesto de llamas “con el florecimiento de las ideas martianas y la presencia de muchos admiradores de El Apóstol de la Independencia de Cuba en diferentes partes del mundo.

En una de ellas grupo de participantes escuchaba la experiencia de la directora de la Casa Museo Natal  de José Martí, Diohelys Delgado, ubicada en la Habana Vieja. Lugar que todo cubano debe  visitar.  Su intervención aportó algo novedoso.

Hablaba ella de una  iniciativa para brindarle ayuda a los niños del barrió ubicado alrededor de la calle Leonor Pérez en lo que se podría llamar “la Habana Profunda”, de familias sencillas (“Con los pobres de la tierra/quiero yo mi suerte echar “). Allí, decía la ponente no habían lugares de esparcimiento  para los niños y  explicaba cómo casi todos los menores  se dedicaban a sus pillerías.


alt


Sin embargo a la encargada del Museo se le ocurrió  que el  jardín de la Casa Natal de José  Martí, que estaba descuidado, fuera atendido por los niños y motivarlos a ocupar su tiempo en algo que los entusiasmara. Así  acudieron los pequeñuelos a su llamado y el jardín floreció como nunca antes.

Ella y el colectivo les enseñaron a los menores cómo sembrar y cuidar las plantas y las flores. Se sintieron felices  en ver cómo crecía lo que bien cuidaban. Es actualmente un  bello jardín al que acuden regularmente los pequeños en sus tiempos libres.

Tal información me motivó a pensar en la posibilidad de que se inicie un movimiento de los martianos con la Organización de Pioneros José Martí y otras intuiciones en favor de  la sana recreación de los pequeñuelos.

Soy abuelo y los domingos lo dedico a Paloma, mi nieta de dos años. Confieso que  me resulta difícil encontrarle opciones para su recreación, aunque cualquier paseo, su pelota y el parque  despierta su alegría. Está la niña descubriendo un mundo nuevo al salir de su hogar y del Círculo.

He apreciado en mis rondas con ella y mi esposa que no hay ningún parque infantil del municipio Plaza, donde vive la familia, que muestren un mediano o buen estado. Todos presentan un panorama deplorable, de abandono, con aparatos desvencijados y áreas verdaderamente deprimentes.

Tal es el caso del Parque Almendrares, el de la calle Paseo,  el cercano a la avenida 26,  el del Parque Zoológico, entre otros. Muchos de ellos se mantienen precariamente por la iniciativa de particulares que llevan brincolines  o maquinas pequeñas,  y hasta caballos de verdad para que los niños disfruten. No sé si los mueve el amor o el dinero que cobran por pasearlos  o ambas cosas, pero “resuelven” la distracción de los niños.


Jalisco Park, todo un símbolo de la Habana, por el que hemos pasado varias generaciones de capitalinos, se mantiene por una verdadera hazaña de sus trabajadores que logran que estén funcionando.  Los niños se divierten con los ruidosos  y viejos aparatos que mueven autos y caballitos, una estrella, los avioncitos y los botecitos con agua y todo. Es casi un milagro que funcionen todavía.

Decía medio en serio y medio en broma un domingo el Payaso “Azul” de Jalisco, que  no les dejan establecer allí una cooperativa.

Tal vez el estado, ocupado de los macro proyectos económicos, no pueda mejorar un poco Jalisco y los parques infantiles,  pero quizás el parque sería una útil cooperativa para que se repararen los añosos aparatos, sin esperar por largo tiempo presupuestos estatales y decisiones de funcionarios.

No se trata ahora de traer sofisticados aparatos  y gastar el país sus divisas en adquirirlos. Es poner un poco de iniciativa y entusiasmo y que  se inicie un movimiento popular en favor de la sana recreación de nuestros más pequeños, de los que saben querer y son nuestra esperanza para que sea posible un mundo mejor.

Entonces, por qué no iniciar con mucho amor un Movimiento Nacional en favor del esparcimiento de los niños. Una acción martiana que cuente también con el apoyo de la comunidad y el entusiasmo de la Organización de Pioneros José Martí para rescatar esos lugares con la contribución de todos y para el bien de todos los pequeñuelos.


alt


Debemos, sin embargo, reconocer otras demostraciones como el Teatro Guiñol de la calle M, que brinda buenos espectáculos todos los domingos.  El de La Colmenita, orgullo de nuestro país que ha tocado incluso la sensibilidad de otros pueblos al presentarse ante ellos.

No me anima hacer críticas, abundar en quejas, sino sugerir en buscar soluciones.

Una buena iniciativa sería que en las asociaciones de profesionales que cuentan con mansiones y casas con buenas  instalaciones, dediquen  programas para los niños. Por ejemplo,  las sedes de los escritores y artistas, de los  periodistas, juristas y casas de cultura entre otros, podrían  convocar a  artistas, músicos, magos para presentarles buenos espectáculos. Que cobre fuerza  una Acción Martiana por los niños cubanos.

Y si se reparan los parques y lugares de esparcimientos para los niños es  necesario que se destinen personas que los cuiden, pues sobran ejemplos abordados por la prensa donde se aprecia que después de terminada  una obra para la recreación,  por la acción de personas irresponsables se dañan y vuelven a un estado  deplorable después de invertirse cuantiosos recursos en ellas.

Recordemos a Martí con hechos.  Porque tal como nos  indicó: “Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo”.

Muchos años después Albert Einstein nos dijo : "La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices”.

Y Fidel Castro al hacer entrega al Ministerio de Educación del Campamento militar de Colombia, el mayor de Cuba y  albergue durante años de un ejército enemigo del pueblo  dijo “Nada es más importante que un niño.” Así lo ha hecho la Revolución durante todos estos años, pero la atención al niño puede y debe perfeccionarse cada día. Hagamos  una acción martiana para hacer más felices a nuestros forjadores del futuro.

Visto 9100 veces Modificado por última vez en Domingo, 24 Abril 2016 08:41

Comentarios  

 
#11 Soy 05-04-2016 08:43
Es buena la iniciativa de la cooperativa, lo malo es que todo lo que coje el cuentapropismo, se vuelve carisimo. Ya se ven mucho las diferencias.
 
 
#10 yoyo 05-04-2016 08:32
Cary tiene mucha razón, el parque infantil de Jaruco, la primera obra de la Revolución inaugurada en el municipio, es víctima del más cruel abandono.Cuanto s disfrutamos en nuestra niñez en esa instalación, pero eso ya es historia antigua. El abandono lo ha llevado a un estado de deterioro tan grande que más que un rescate necesita de un milagro para recobrar de su esplendor. Es triste ver que nuestros hijos y nietos estén privados de un hermoso lugar sin esos grandes aparatos como estrellas o montañas rusas, pero muy propicio para el sano entretenimiento .
 
 
#9 cary 05-04-2016 06:37
Estoy de acuerdo en la importancia del rescate de los parques infantiles, mi pueblo natal es Jaruco y cuando paso por el parque infantil que alli existia me dan ganas de llorar , recuerdo la infancia tan feliz que tuve ademas es un sitio privilegiado por el lugar donde se encuentra en la punta de una loma es un mirador natural, seria bueno creo que de esa manera nuestros niños no quemarian etapas como hacen ahora
 
 
#8 chicho 04-04-2016 09:33
El tema es delicado y abarcador... Importa a todos porque la vida de los niños es importante en cualquier lugar y momento pero, al igual que al tema de la educación en Cuba (Atención a maestros y alumnos, base material, estado de las escuelas, programas de estudio, etc.) al de la recreación de niños y jóvenes se le debe prestar mayor atención y dedicación en todos los órdenes (financiero y ocupacional), pues el futuro depende en gran medida de eso... Sabemos que es caro, pero también sabemos que si se le presta atención... se puede...
 
 
#7 uffff 02-04-2016 19:25
El tema parque infantil,algo que golpea a los pinareños,los niños lloran cuando les dices:iremos al paquito.
 
 
#6 nina 02-04-2016 09:31
estoy de acuerdo con todos,solo quiero referirme por no se cuantas veces sobre el unico parque de diversion q tienen los niños de la provincia pinareña.ahi no hay nada y se esta hablando hace uffffffff de una remodelacion.q no acaba de llegar
 
 
#5 BRUNA LOPEZ 01-04-2016 17:51
hemos llegado a un punto donde muchos parque estan destruidos y ahora el esfuerzo a realizar es mayor.tambien estoy de acuerdo en rescatar tarara para los niños cubanos
 
 
#4 la Chiki 01-04-2016 11:47
Estoy de acuerdo con todo lo planteado por el escritor, vivo en el municipio Habana del Este, uno de los mas grandes municipios de la Habana, donde se encuentra el parque José Martí donde apenas funcionan 2 aparatos, está en pesimas condiciones y verdaderamente es muy dificil trasladarse para playa o el parque Lenin a otros parques pues eso conlleva a horas interminables donde los pequeños a distancias tan largas se agotan antes de llegar, creo que resulta de gran importancia que nos ocupemos un poco mas por esta nueva generación donde podamos insentivarles un poco mas de alegria.
 
 
#3 yenie abreu 01-04-2016 11:05
porque no hacen mas parque infantiles en la habana vieja
 
 
#2 Ruben64 01-04-2016 09:13
Todo eso está muy bonito.
La pregunta es: ¿Por qué tuvimos que llegar al punto de tener que RESCATAR?
Si decimos que estamos rescatando significa que ya los habíamos perdido. y no solo pasa con los parques infantiles, pasa con muchas cosas en nuestro país, que primero dejamos que se deterioren hasta los cimientos, y después acometemos su rescate con bombos y platillos quedando como héroes por haberlos salvado.
Si la palabra MANTENIMIENTO no se hubiera borrado de nuestro diccionario hace muchos años, no hicieran falta estas misiones de rescate y nuestra gran maquinaria económico-polít ico-social funcionaría mejor.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar