martes, 18 septiembre 2018, 11:21
Miércoles, 23 Marzo 2016 05:51

Relaciones Cuba-USA: En busca de sus huellas (1)

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(3 votos)

En el discurso que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pronunció este martes en La Habana, reiteró la idea de que es necesario dejar la historia atrás y concentrarnos en el futuro.

Solo es posible llegar a la verdad de esas relaciones si se incursiona con objetividad en sus antecedentes históricos.

Luego del triunfo revolucionario de 1959 en Cuba se abrieron las puertas a dos procesos fundamentales.

En primer lugar el inicio de un camino independiente a Estados Unidos y en segundo la puesta en marcha de un programa de justicia social a favor de la inmensa mayoría.

Ahí radicó desde entonces el “pecado original” de una historia que aún lo arrastra y la invariable decisión estadounidense de no perdonarlo.

Eso explica cómo, antes de que se dictaran las primeras leyes revolucionarias, ya el Gobierno de Washington no ocultaba su hostilidad contra La Habana.

Tal postura se ahondó luego de la Reforma Agraria dictada el 17 de mayo de 1959, que al mismo tiempo benefició a miles de campesinos pobres y sus familiares, pero también afectó los intereses de grandes terratenientes  locales y de Estados Unidos.

A partir de aquella fecha, y agitando diversos pretextos, se fueron recrudeciendo las campañas contra Cuba.

En 1960 Washington lanzó varios golpes contra La Habana.

Uno de ellos fue el sabotaje al barco francés La Coubre en el puerto de La Habana, el tres de marzo de 1960.

Una primera explosión provocó decenas de muertos y numerosos heridos cubanos y franceses, que aumentaron con una segunda detonación de municiones que destrozó lo que restaba del buque  y convirtió en nuevas victimas a los rescatadores.

Luego de una profunda investigación quedó en claro el papel de la CIA en esa agresión donde hubo decenas de muertos y un gran número de heridos cuando ya el gobierno estadounidense preparaba su invasión mercenaria a Cuba.

Casi finalizaba el primer semestre de aquel año cuando desde Washington notificaron que las principales empresas petroleras de Estados Unidos no enviarían más petróleo a Cuba.

A la vez prohibieron a sus refinerías procesar crudos enviados por la entonces Unión Soviética.

Una semana después de frustrada esa maquinación, el seis de julio de 1960, Washington ensayó otra de enorme envergadura.

El seis de julio de 1960   redujo  700 000 toneladas de azúcar ya producida a la tradicional cuota asignada a Cuba, muy dependiente de esa venta.

¿Pretexto? El interés nacional de Estados Unidos y que en el futuro La Habana no pudiese cumplir ese compromiso debido a sus ventas a países socialistas entonces existentes.

Transcurría el tercer día de enero de 1961 cuando, inesperadamente, el Gobierno de Estados Unidos anunció que rompía sus nexos diplomáticos y consulares con Cuba.

¿Pretexto? Que La Habana llevó a 11 el personal que integraría su Embajada y el Consulado estadounidense en su territorio.

De acuerdo a la nota emitida entonces, La Habana limitó a 11 personas el colectivo de ambas dependencias, hecho que dificultaría su habilidad para efectuar sus funciones normales.

Y terminaba diciendo “aparecería consecuentemente como si estuviera encaminada a lograr una efectiva terminación de las relaciones diplomáticas y consulares entre el Gobierno de Cuba y el de los Estados Unidos.”

Más tarde, el canciller cubano, Raúl Roa, explicó los motivos que determinaron la solicitud de reducir el personal diplomático estadounidense en La Habana.

“… Estuvo dirigida a establecer una proporción paritaria al número de funcionarios de la nuestra en Washington”.               

Roa añadió entonces que “el motivo determinante de esa decisión es que, según las pruebas que obran en poder del Gobierno de Cuba, la mayor parte de ese personal está implicado en actividades delictivas de espionaje, subversión y terrorismo”.   

Apenas dos semanas después, el 17 de abril, era ejecutado un ataque militar contra suelo cubano.

Se iniciaba un episodio que posteriormente resultaría célebre en la conciencia política internacional: la invasión por Playa Girón, o Bahía de Cochinos.

Visto 2269 veces

Comentarios  

 
#3 carlosvaradero 21-04-2016 09:31
Ciro.
Espero a estas alturas ya tengas el discurso de Obama, estuvo en el cargue semanal y mucha gente lo estuvo esperando, yo lo tengo en memoria y lo pasè a un DVD porque creo es importante tenerlo...mis amigos ya lo tienen, todo el mundo lo queria muy a pesar que la TV Cubana no lo restransmitiò.. .què raro eh!!
Yo lo he visto un par de veces porque me pareciò genial...y ya se los pasè a todo el que me lo pidiò..
Ojalà ya lo hayas conseguido!!
Saludos!
 
 
#2 Saramago 23-03-2016 17:10
La prensa cuabana se ha mostrado muy poco respetuosa con Obama, no habia neceidad de aclarar en el Granma q Obama es un maestro del telepronter, ni de sacar un cintillo en Cubasi de Iroel, con el juego de palabras, entre el Gran teatro y el teatro de Obama. Y por queé ningun periodista de los buenos y objetivos q supuestamente teneemos no comenta los varios minutos q le dedicó a la democracia y las liberdad de expresión, este o no OBama equivocado, tmb habló de eso, y el silecion no es para nada bueno. Por suerte, yo pude ver el discurso en vivo.
 
 
#1 Ciro 23-03-2016 09:05
Por favor, periodista, dónde puedo encontrar el discurso de Obama íntegramente. Agradezco sus comentarios y los de otros, pero quiero sacar "mis propias conclusiones". Se habla de los silencios de Obama, pero también tendríamos que hablar de "los silencios de la prensa cubana", que no publican el discurso.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar