viernes, 22 junio 2018, 09:26
Jueves, 31 Marzo 2016 06:00

La Sala White de Matanzas, una larga película con final feliz

Escrito por  Giusette León García / Cubasí
Sala White Sala White

Concierto inaugural, Orquesta Sinfónica de Matanzas dirigida por Enrique Pérez Mesa y el pianista Frank Fernández
Concierto inaugural, el pianista Frank Fernández junto a la Sinfónica de Matanzas, dirige Enrique Pérez Mesa

Contra todos los vendavales humanos y divinos, con su más bella sonrisa neoclásica, recibe a la Orquesta Sinfónica de la provincia y al público que vuelve y se renueva como testigo del tiempo imperdonable que solo se alivia al final de cada buen concierto.

16 años antes…

Frente a la sala remozada, Lourdes Fernández pareciera que puede ver una película con muchos puntos de giro en la que transcurre buena parte de su vida y accede a contárnosla, empezando por aquella mañana en que estaba sentada en la oficina junto a Enrique Pérez Mesa, entonces Director Titular de la Orquesta Sinfónica de Matanzas y el Jefe del cuerpo de bomberos en la provincia se presentó para ratificarles la urgencia de cerrar el local, bajo peligro de derrumbe:

“En abril del año 2000. Estaba la Orquesta ensayando con vista a una gira a Austria y a España Cuando los bomberos vinieron por primera vez a decir que nos teníamos que ir nos hicimos los de la vista gorda, decíamos, no podemos cerrar esto, porque dónde ensayamos la gira, venía el Director austriaco que iba a dirigir la ópera y los cantantes de La Habana, porque era con el Teatro Lírico de La Habana… pero la vista gorda duró muy poco porque vino el Jefe máximo de los bomberos, vestido de militar con todos sus grados a decirnos a Enrique y a mí que estábamos en la oficina: si ustedes mañana por la mañana no tienen esto cerrado, van presos, y ya no tuvimos otra alternativa que irnos de esa forma así brusca…”

La entonces especialista que atendía música de concierto en el Centro Provincial de la Música tenía ante sus ojos varias encrucijadas o problemones, para decirlo en buen cubano: dónde ensayaría ahora una orquesta sinfónica y encontrar un local para la Escuela de Nivel Medio de Música que había comenzado a radicar allí desde su apertura en 1996.  Sin embargo, reconoce que la decisión no fue arbitraria: “Realmente el inmueble estaba en unas condiciones constructivas deplorables, allí llovía más adentro que afuera, corría el agua por los cables, por los breques como si fuera un río… yo recuerdo por ejemplo un concierto de la Camerata Romeu que no lo pudimos hacer del lado del escenario, porque se mojaba, lo tuvimos que hacer pegados a la ventana que da al parque, yo llegué a la casa que parecía que venía de debajo de una ducha, empapada en agua. Había que cerrarla, nosotros nos resistimos, pero había que cerrarla, cada vez más era imposible hacer un concierto ahí.”

Frank Fernández vuelve a tocar el Steinway de la Sala White

Pero tampoco puede olvidar Lourdes todo lo que implicó el necesario pero excesivamente prolongado cierre de la institución: “primero buscar dónde ponerse a ensayar, la escuela dónde dar clases, dónde guardar todos las cosas que había ahí, muchas eran de gran valor, algunas se perdieron desafortunadamente, el archivo de la Orquesta se perdió íntegramente, hay pérdidas ahí que son irreparables. La orquesta ha vivido 16 años de calvario, itinerante, unos ratos en el teatro Sauto, a quien no tenemos como pagarle, Cecilia Sodi y Mercedes Fernández Pardo son dos personas a las que la Orquesta de Matanzas les debe mucho, realmente son nombres que uno no puede dejar de mencionar, el Maestro Frank Fernández se refería en la inauguración a cómo Cecilia cuidó ese piano Steinway que llegó ahí a Sauto mucho después de esto, sabiendo que no era de ella, que era de la Sala White y de la orquesta, Mercedes que era la Presidenta del Consejo Provincial de las Artes Escénicas y muchas veces suspendió actividades para que la Orquesta pudiera presentarse…

Toma I… el primer proyecto de restauración…

Y pasó el tiempo… y pasó un año y otro y en 2003 apareció el primer proyecto de remodelación. El arquitecto de origen matancero Universo García Lorenzo encontró un local maltrecho, víctima de la intemperie, el azote de los ciclones que lo dejaban peor parado que hacía tres años, pero comenzó a trabajar y, semana por semana, presentaba y proponía, debatía con las partes interesadas los avances en su proyecto.

Arco y columnas destruidos

“Universo vino primero a conocer y a investigar el lugar y a solicitar una línea de deseos del cliente. En ese lugar se hacían los conciertos de la orquesta, el bailable del danzón, la presentación de los campesinos un domingo al mes y como fue donde se celebraron por primera vez en Cuba las Asambleas del Poder Popular,  se continuaban haciendo allí las de la provincia con los altavoces para la calle para que el pueblo escuchara todo lo que se tratara. Entonces el arquitecto nos pidió que nos decidiéramos por una de esas funciones para él poder trabajar, antes de cerrar estaba decidido que allí sería la sede de la orquesta y eso requería determinadas condiciones como climatizar para poder lograr la insonorización con respecto al tráfico, los transeúntes y entonces ya no se podrían hacer los bailables del danzón que era una actividad histórica, desde el año 1879 que se estrenó. Esa decisión no fue fácil para nosotros, porque aunque no tocáramos ni bailáramos danzón, estudiamos música desde los siete años y defendemos el patrimonio de la cultura musical, es el sentido profesional de la vida de los músicos, pero estábamos entre una cosa y la otra…”

Fachada antes de la reparación

En definitiva quedaría como Sala de Conciertos y sede de la Orquesta Sinfónica, aunque mantiene un espacio para homenajear a Miguel Faílde y su emblemática composición “Las Alturas de Simpson”, de modo que se tomaron la medidas para lograr una mejor acústica, entre ellas, señala Lourdes,  “la pared, que fue muy polémica y todavía lo es, porque cambiaba totalmente la visualidad del inmueble, todo el mundo tenía en su memoria ese amplio salón que servía para bailables y esa pared impedía eso, realmente la solución que dio el arquitecto para mí fue una cosa buena, muy bonita porque primero cuando tú la mirabas desnuda era como si te estuvieran dando una galleta, pero después que se le pusieron todos los espejos y la decoración, el fresco que Sergio Roque concibió desde el año 2003, ya es muy diferente.”

Partitura de Las Alturas de Simpson en una pared de la Sala
Partitura de Las Alturas de Simpson en una pared de la Sala

Cuando se refiere a esta primera etapa de trabajos, Roque no puede evitar que se le escapen ojitos de nostalgia y me cuenta: “Lo primero que nosotros hicimos fue tratar de rescatar ese aire neoclásico del inmueble, empezamos desde los primeros trabajos de restauración en el 2003, Universo iba haciendo planos y yo iba interviniendo en eso, fue un período bastante interesante, él venía todas las semanas y debatíamos.”

Avatares…

Incomprensiones, desencuentros, esas cosas y casos que lamentablemente no son difíciles de encontrar, hicieron que Universo saliera del proyecto y la Sala White regresara al silencio y la decadencia. Un matancero adoptivo, Sergio Roque, artista de la plástica, artesano y Premio Nacional de Restauración por los trabajos realizados en el Museo Farmacéutico de la propia ciudad, estaba dispuesto a asumir el reto, pero desde el buró no encontraron la manera de que pudiera hacerlo sin ser arquitecto o ingeniero,  de modo que se nombró una brigada cuyos avancen los transeúntes no podíamos notar, mientras sí lamentábamos el deterioro nuestra viejo y querido Liceo de Matanzas.

Detalle del estado de la yesería

“En principio, por decisiones de aquí de la provincia, yo me iba a ocupar de todo lo que era la parte artística, la yesería, la decoración, pero todo lo demás lo iba a hacer una brigada que era del Poder Popular”, recuerda Roque y agrega: “lamentablemente eso fue bastante desastroso, porque realmente lo que se hizo fue destruir todo el lugar, hay fotos testimoniales de todo lo que pasó ahí, se perdieron 500 metros cuadrados de piso de mármol de carrara que se levantó por decisión no sabemos de quién, para solo ponerte un ejemplo de las pérdidas irrecuperables que tuvimos en ese momento.”

Acciones incompletas, desidia, falta de conocimiento y compromiso, vandalismo, con dolor hablaban los matanceros de esos males, pues ante los ojos de todos desaparecieron recursos que el propio estado ponía en función de la Sala, materiales de construcción, trozos de patrimonio, recuerdos, esperanzas…

Estado en que quedó la fachada durante este período

“El vestíbulo se mantuvo tres años sin techo, porque no ponían las losas que se habían pedido para ahí, entonces los arcos, toda la yesería,  se hidrató todo y yo tuve reamente que rehacer, no restaurar ya, sino reconstruir, tener memoria, recoger detalles como testigo para poder reproducirlos después porque todo se iba rompiendo y fue una tarea compleja para poder  conservar ese espacio. Igual pasó con los espejos, las lámparas, los apliques, que yo mismo me encargué de sacarlos para tratar de conservarlos, por eso están ahí, la puerta principal me a tuve que llevar pues lo primero que hizo a brigada aquella fue abrirle dos huecos para poner una cadena a esa puerta que es un regalo de la carpintería… “

Detalles del frente de la sala
Detalles del frente de la sala

Hasta el 2007 duran los avatares que nos cuenta Sergio Roque y, por una voz amiga, llegó  la llamada de atención y se volvió la vista nuevamente a la Sala White en 2012. Así lo recuerda Lourdes Fernández: “En una plenaria de la UNEAC Nacional el maestro Frank Fernández habla del tema y eso sale publicado en la primera página del periódico Granma, entonces es cuando Sergio dice: vamos a ver al Director de Cultura,  que ya era Carlos Torrens. Nos recibió y cuando él oyó todo lo que le dijimos le respondió a Sergio: “no te preocupes, acabo de tomar la decisión de que tú empieces a trabajar allí con las personas del Fondo de Bienes Culturales. El primero de noviembre de 2012 comenzó Sergio Roque al frente de la obra en general.”

… el final feliz

El proyecto que se ejecutó en lo sustancial es el mismo que había comenzado Universo, pero con adaptaciones que completaron la propuesta definitiva de  Ramón Recondo. Ahora sí puede Sergio Roque explicar con calma, sin el nudo de la impotencia en la garganta, lo que se propuso y lo que hizo:

Durante la inauguración Sergio Roque recibe reconocimiento por su labor

“Nosotros seguimos el enfoque de funcionalidad y decoración, esa fue mi primera intención como jefe de la restauración, o sea, conciliar muy profundamente la funcionalidad con la decoración del espacio, que todo estuviera muy bien justificado, que tuviera una dignidad y ahí está el resultado final, faltan algunos detallitos, pero tuve que sacrificar mi obra en función de las demás cosas, porque era más importante que se pudiera hacer un concierto con todas las de la ley el mismo 28 de enero, con todas las condiciones técnicas y artísticas del lugar, así que quedó pendiente la escultura y el mural en el patio, pero es seguro que voy a terminarlos pronto.”

Espacio para la fuente en el patio
Espacio para la fuente en el patio

La falta de información alrededor de los proyectos y labores de remodelación generó expectativas, comentarios y especulaciones: “durante mucho tiempo se especuló sobre si cabía o no la orquesta, qué cantidad más o menos de público y realmente la capacidad que tiene la sala, en dependencia del tipo de obra que se presente,  puede llegar hasta a doscientas capacidades o muchas más si es menor el formato…”

Fresco realizado por Roque

Entre las ganancias de la sala remozada Lourdes destacó que “tiene baños de público y baños para músicos independientes, un camerino para los hombres de la orquesta y uno para las mujeres, uno para el director y otro para el solista, aire acondicionado en todos esos locales,  mantiene el archivo y el cuarto de los instrumentos. Quisimos poner algo que no tenía la sala, pero que es muy importante, un estudio de grabación, porque es para nosotros muy doloroso  que de los conciertos que la Orquesta Sinfónica de Matanzas dio en su mejor momento y en toda su historia, existen muy pocos registros para conservar y para mostrar al futuro  y ese es el principal sentido, guardar la memoria musical de todo lo que suceda en la sala.”

Detalles de la yesería restaurada
Detalles de la yesería restaurada

Epílogo…

El estudio de grabaciones es otra de las cuentas pendientes, pero los matanceros son optimistas en cuanto a su terminación y Lourdes y Sergio coinciden en más de una razón que lo convertiría en un espacio muy útil: “Es algo muy bueno desde el punto de vista artístico y desde el punto de vista económico, porque eso revierte a la sala todo lo que se ha invertido allí, porque somos soñadores, pero tenemos los pies en la tierra y sabemos la economía del país en qué circunstancias  está. Además, puede garantizarles a los músicos que integran esa orquesta un trabajo que haga que no tengan que ir necesariamente a tocar a Varadero, a donde van porque hay una necesidad, pero incide negativamente en la calidad, todo es a partir de Varadero, el horario del concierto, el de ensayo y ahí puedes tener un trabajo para un grupo importante de músicos que digan yo no tengo necesidad de ir a Varadero y músicos para tocar en Varadero siempre va a haber.”

Sergio Roque tras las mamparas recién restauradas
Sergio Roque tras las mamparas recién restauradas

Para seguir soñando, Lourdes y Sergio piensan en la posibilidad de recuperar un local que era el gimnasio del Liceo y que en estos momentos pertenece al INDER y si pasas más tiempo en la acogedora sala de su casa seguramente te contarán otro millón de ideas, siempre antes de la hora del concierto, en el que se reencuentran con otros matanceros enamorados de la ciudad que mientras rezan por el Sauto, festejan, brincan de alegría por su linda y renovada Sala White.

La pianista matancera ELvira Santiago y el Director de Orquesta Enrique Pérez Mesa en concierto con la Sinfónica de Matanzas
Los matanceros Elvira Santiago y Enrique Pérez Mesa en concierto con la Orquesta Sinfónica de la ciudad

Detalles de la decoración

Sala White restaurada

Busto de José White
Busto de José White



Modificado por última vez en Lunes, 04 Abril 2016 15:37

Comentarios  

 
#2 Gerardo Rodríguez 31-03-2016 10:59
Cuanta desidia y cuantos errores tuvimos que soportar los matanceros hasta lograr al fin la reapertura de la emblemática Sala White. Ahora le toca el turno al Teatro Sauto, que, a pesar de ser Monumento Nacional, lleva ya bastantes años en proceso de restauración y por tanto privándonos de otro sitio emblemático de la cultura. Pero es que así sucede con todo en Matanzas, a diferencia de otras provincias, que a pesar de las limitaciones económicas que tiene el país, si cuidan sus instalaciones. Por ejemplo, el Ateneo Deportivo hace años que se desplomó, afortunadamente sin matar a nadie, y desde entonces en Matanzas no se pueden celebrar torneos nacionales de boxeo, judo, baloncesto, etc. sin que nadie de los comprometidos con el pueblo den respuesta de si algún día volveremos a contar con una sala polivalente de deportes como tienen todas las provincias. Lo mismo sucede con los hoteles, donde a pesar de que Matanzas como ciudad no posee las instalaciones adecuadas para ello, hay dos hoteles en el casco histórico de la ciudad, el Yara y el Louvre, que se están cayendo a pedazos, quizás esperando como ha sucedido con otras edificaciones, que se acaben de caer para hacer un parque en el lugar. Felicito a la periodista por su valiente reportaje que ojalá sea incentivo para otros periodistas escribir sobre la realidad matancera.
 
 
#1 Federico Gastell 31-03-2016 09:45
Siempre que leo un artículo en Cubasi, que enaltece la cultura nacional, no puedo dejar de hacer un comentario. Gloria a esos dignos cubanos: Lourdes y Sergio y felicidades a los matanceros por hacer una obra tan noble y hermosa. Pongo a disposición de la programación de su sala, la modesta ejecutoria de la Orquesta Juvenil de Guitarras de La Habana, que dirige el Maestro Esteban Campuzano y con quien trabajo; para ser parte de quienes honremos tan genuino proyecto cultural. !!!Muchas felicidades!!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar