jueves, 15 noviembre 2018, 08:16
Jueves, 17 Marzo 2016 05:36

Signos, recordando a Feijoo

Escrito por  Paquita Armas Fonseca
Teresita Gómez (derecha) y Yuray Toletino con una obra de Osneldo García Díaz, premiado en 2001. Teresita Gómez (derecha) y Yuray Toletino con una obra de Osneldo García Díaz, premiado en 2001.

Algún colega de Teresita Gómez me ha dicho que esa realizadora de televisión es una hormiguita. No necesito muchos criterios más: lleva quince años haciendo el programa Signos, dedicado a las artes plásticas y todo persona cercana a la TV sabe del trabajo que  en ella se pasa para el más sencillo de los espacios.

Asombra mucho más su persistencia en este tema que necesita, por lógica, luces específicas y un  cuidado singular para que la imagen de las obras viaje con nitidez hasta los hogares cubanos.

Y no más, dejo a esta periodista, protagonista de una de esas raras constancias que sólo sostienen personas que se entregan a una forma de decir:

- ¿Cómo nació Signos?

-A finales de 1999, luego de haber recibido un premio por un documental realizado con el entonces Grupo Publicitario del ICRT, Del habano, historias y misterios,  Dulce María Hernández, quien a la sazón se desempeñaba como jefa de culturales en la Redacción de Programas Habituales de la TV, se me acercó y me preguntó si me gustaría y sería capaz de diseñar un espacio de televisión que abordara la temática de las artes plásticas contemporáneas cubanas. Por supuesto que le dije que sí, pues para mí, lo primero era obvio, es decir, claro que me gustaba el tema, y lo segundo, como todo reto, me atraía por esencia.

Así pues, en los siguientes días y semanas se empezaron a mezclar en mi cabeza muchas ideas y comencé a llenar papeles con notas hasta que logré dar cuerpo a la idea primaria de ese proyecto que respondía -ante todo- a la pregunta de ¿“Qué me interesaría saber del arte contemporáneo”?  

-¿Cuántos artistas aproximadamente has promocionado?

-Realmente no he sacado la cuenta, no tengo esa cifra exacta, pero debe estar cerca de los 700; aunque en honor a la verdad no son solo artistas lo que hemos promocionado, sino también instituciones como el Taller Experimental de Gráfica de La Habana, la Fototeca de Cuba, el Centro Wifredo Lam e incluso las Bienales de La Habana como el evento más importante de las artes plásticas y visuales en Cuba.

- ¿Signos es para creadores consagrados o intenta mostrar nuevos talentos? ¿Qué artistas han tenido al programa  como su “presentador”?

-Creo que una de las características más importante de nuestro espacio es que hemos tratado de reflejar en nuestro espacio el quehacer de artistas de distintas generaciones, estilos y corrientes, pero también y sobre todo de distintas provincias fuera de la capital, desafiando ese fatalismo geográfico que predomina en la promoción cultural.
No hemos tenido artistas plásticos formando parte del colectivo, aunque sí he tenido el orgullo inmenso de contar con la asesoría de maestros importantes como Adigio Benítez, Antonio Vidal y Orlando Yanes, por solo citar algunos nombres a quienes por diversos motivos – a lo largo de tantos años de auto superación y preparación- solicité ayuda en algunos momentos; y de quienes siempre obtuve la orientación  precisa y el conocimiento lúcido.

-¿Por cuantos canales y horarios has transitado?

Esa cuenta si la perdí después que llegué  a los once años de realización… Desde que salimos al aire en el verano del 2000, justo el domingo 9 de julio, a las 6 de la tarde. Hemos transitado de Tele Rebelde al Educativo 2 (cuando lo inauguraron en el 2004 nuestro programa estuvo entre los fundadores del canal) y en los más diversos días de la semana, en los más diversos horarios.

-¿Por qué tu interés por las artes plásticas?

Quizás pueda ser que tenga una frustración no reconocida por no poder pintar, o dibujar, o modelar…No sé… recuerdo que siendo una niña mi padre – médico de profesión- puso en mis manos un catálogo o algo así de pinturas del Prado y como me gustó muchísimo siempre que tenía alguna revista o publicación de este tipo me la dejaba ver, sobre todo de artistas internacionales como Dalí o Picasso. Luego,  fui conociendo de artistas cubanos como Amelia Peláez, Víctor Manuel y Carlos Enríquez, por diversas vías (recuerdo algunas visitas al Museo Nacional de Bellas Artes primer con mis padres y luego con algunas pocas amistades de adolescencia y juventud que también se interesaban); y de aquella época bella de los años mozos sobre todo retengo el universo del Taller Experimental de Gráfica y el movimiento cultural que se generaba allí... Mi formación como periodista y el ejercicio de mi carrera en los primeros años me permitieron también ampliar mis conocimientos, pero te confieso que cuando comencé a hacer este programa tenía muchas lagunas, dudas de las que te hablaba, esas cuestiones que necesitaba o quería saber del arte contemporáneo y que me motivaron a estudiar, a investigar y leer, todo lo cual tengo que seguir haciendo a diario, prácticamente, porque en términos de arte contemporáneo tienes que actualizarte constantemente.

-Quince años no son dos días ¿Qué te lleva a mantener ese espacio?

-Obsesión… curiosidad…placer visual… vocación de estudiante eterna… no sé cual de todas o hasta dónde todas juntas… quizás ande todavía buscando un estilo al cual avenirme para debutar como artista plástica. No sé, lo cierto es que cada vez que decido acercarme a un artista o me llega un guión escrito por algunas de las guionistas del espacio es como un reto, pero también como un juego a aprender y aprehender más…

-¿Qué esperas para los próximos quince años?

-Me gustaría tener las condiciones para poder ir a más lugares, es decir, a más provincias, y en estas, a sitios fuera de los municipios cabeceras para conocer más del arte cubano, no solo el que llega a las citadinas galerías y a los convencionales recintos expositivos, sino ese que se hace en cualquier rincón del país… y es que por eso asumí con orgullo el nombre de Signos para el espacio  Alguien me dijo una vez “Estás copiando, o en el peor de los casos, plagiando a Feijoo”, a lo que respondí “Bueno, si se copia lo bueno, se copia con para bien y no estoy plagiando, estoy –creo- recordando a Feijoo

Modificado por última vez en Domingo, 20 Marzo 2016 07:28

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar