sábado, 18 agosto 2018, 18:25
Miércoles, 16 Marzo 2016 10:35

DE CUBA, SU GENTE: La cueva del calculado sufrimiento

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(14 votos)

Se llama Benny y tiene la poca tradicional dicha de, con 24 años, vivir solo en una casa de cuatro cuartos y tres baños en lo más céntrico del Vedado.

Se llama Benny y tiene la poca tradicional dicha de, con 24 años, vivir solo en una casa de cuatro cuartos y tres baños en lo más céntrico del Vedado. Pero, ¡oh, marcado destino!; su dicha tiene grietas: Benny está ahora ingresado en la sala de Psiquiatría del Hospital Fajardo… también en el Vedado.


Vive convencido de que en cada uno de los cuatro cuartos de su casa viven monstruos. Monstruos implacables, con los dientes picados y pasos contundentes, que lo despiertan en la noche... Pero solo los días impares. Los pares, no. Esos son días en que Benny toca guitarra y estudia tercer año de Medicina.


Son los monstruos, dice Benny, los que mataron a su familia. Primero a la abuela, de cáncer. Luego al hermano, de una enfermedad degenerativa. Por último, a la madre, que por culpa de los monstruos se clavó un cuchillo en el abdomen.


—Una mambisada —opina Benny.


Voy a verlo al hospital Fajardo y los médicos me piden que me quede el mayor tiempo posible en la visita. Debe tener siempre una compañía, pero, sin familiares vivos, no hay nadie que se preste.


La habitación donde duerme no tiene ventanas. Cuando me le acerco, está golpeando con ambos puños el suelo:

—No hay más que un modo de dar en el clavo, y es dar cientos de veces en la herradura —me dice.


Me siento a su lado sin decir nada. Con el paso de las horas, algunas visitas. Pero nadie se queda más de cinco minutos. Inventan excusas para justificar su brevedad, y los entiendo: la habitación es hermética y opresiva.


La enfermera, procaz y poco ortodoxa —quizás salida de algún cursillo emergente—, comenta cuán solos y sin amigos estamos todos en la vida. Pero Benny, que la escucha, vive un día par:


—El hombre nace libre, responsable y sin excusas —expresa, casi canta.


Con la más suave de las pláticas, trato de advertirle a Benny que ingresado en esa sala, es poco probable que pueda continuar con su carrera de Medicina.


—Solo necesito cambiar de casa, ¿sabes de alguien que quiera la mía?


—¿Hablas de permutar? —pregunto.


—Pero no le mientas a la gente. Diles la verdad; diles de los monstruos.


—¿Los monstruos?


—Sí, diles que aparecen por la madrugada, los días impares.


No le respondo, pero me acomodo en el asiento junto a su cama. No lo pienso dejar solo esta noche: a partir de las doce, será día impar.

Visto 2863 veces Modificado por última vez en Miércoles, 23 Marzo 2016 11:54

Se llama Pucha y tiene 29 años, pero parece, al menos, veinte años mayor. No trabaja porque su padre tiene cataratas.

Se llama Luisa. Tiene 49 y me invita a comer. Mientras hablamos, me cuenta de cuando tenía 13 años y le enseñaba las teticas a los hombres del barrio por dulces y regalos.

Comentarios  

 
#13 myke 29-03-2016 10:32
Diana, muchas gracias x tu trabajo... poco importa si la historia es real o provable cumple sobradamente su objetivo y d una forma mágica. salu2
 
 
#12 yany 28-03-2016 11:08
Por Dios que triste y que valiente y noble su acción de quedarse usted a su lado, aaaaaaaaah esa frase "El hombre nace libre, responsable y sin excusa" es de Jean Paul Sartre
 
 
#11 yoenia 24-03-2016 16:52
En serio me ha pasmado la historia de los monstruos, creo que la soledad es mala como compañía, irónico verdad. No creí que hubiera historias como esa en la vida real, porque son como de novelas. Pero lo que mas me duele es que deba dejar sus estudios, porque obviamente tiene una enfermedad psiquiátrica, es triste que una persona tan joven se destruya de esa manera.
 
 
#10 ulises 23-03-2016 14:46
historia realmente dramatica, todo parece indicar que los trastornos mentales fueron son algo hereditario, pero no cambia el dramatismo de la situacion y por demas narrada al estilo poetico depurado, felicidades por la capacidad que tiene Ud para describir de forma magistral estos avatares de la vida
 
 
#9 Yude 23-03-2016 10:06
Disculpen, nunca había leido esta sección. todo es verdad?
Que triste historia, la redacción es muy detallada, a pesar de lo triste y lamentable, mi reconocimiento para Diana.
 
 
#8 MC 18-03-2016 10:13
Soy una asidua lectora de Cuba su gente... Me ha impactado el comentario. Es en verdad tremendo lo que le pasa. Dios le ayude,

Saludos,
A
 
 
#7 Leander 17-03-2016 16:54
No te había leído anteriormente, creo.
Este artículo me ha tocado la fibra, y my a veces buen corazón latía con mayor fuerza a medida que leía tus líneas, eso sin mencionar el tema tan sensible que se aborda. Una historia triste de alguien que tiene casi todo, casi. Como bien le digo a mi madre, y llámenme raro si quieren, pero..."mientra s más pobre, más feliz"
 
 
#6 enrique 17-03-2016 10:59
Diana: notable, estremecedor relato. Me seduce tu talento.
 
 
#5 r@f@ 17-03-2016 09:17
¡excelente artículo!
 
 
#4 marlen 17-03-2016 09:12
Me ha dado mucho dolor este artículo, ojalá tenga remedio cuando permute, que dios le acompañe.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar