viernes, 21 septiembre 2018, 17:33
Viernes, 11 Marzo 2016 01:11

MIRAR(NOS): Inapetencia masculina

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)

Si tratara de definirlos a ellos comenzaría anunciando que el 19 de noviembre es su Día Internacional.

 

Amo, compasiva y tristemente, a los complicados hombres que han convertido su hombría en una sanguinaria máquina de sumar.
Gioconda Belli

 

Hace unos pocos días yo escribía sobre los compromisos que impone ser mujer. Seguramente, para algunos de mis lectores funcionaron a la manera de un manual de instrucción que les permitirá lidiar mejor con este producto todavía en proceso que somos nosotras.

 

Si tratara de definirlos a ellos comenzaría anunciando que el 19 de noviembre es su Día Internacional. Fue establecido en fecha más reciente, apenas 1992, y como supondrán fue un XY el autor intelectual de tan macabra idea.


 
Ahora bien, volviendo al meollo de la cuestión, por naturaleza un hombre es adicto al sexo y a la cerveza aunque no siempre tenga que respetarse ese orden.

 

El caso es que siempre quieren sexo sin importar el momento o lugar. Por lo menos, esa resulta la idea más manejada desde los antiguos modelos patriarcales donde tener bajo deseo sexual (bajos niveles de libido) solamente parecía característica propia de XX.

 

Un estudio realizado por la revista Psychology Today y Redbook Magazine preguntó a mujeres la visión que tenían sobre el apetito sexual de sus maridos. 60% de las mujeres de la encuesta declararon que deseaban tener sexo igual o más, del que deseaban sus maridos. ¿Sorprendente no? Se pone mejor ahora.

 

Por lo general, de acuerdo a esa investigación, a ellos les cuesta mucho más trabajo lidiar con el estrés e inclusive con la tristeza. Las banderas de la masculinidad durante siglos han izado la idea de que un hombre no puede llorar y al parecer han añadido el plus vinculado a su imposibilidad de desahogarse a la manera de nosotras, contando las penas no de 2 en 2 y sí hablando con alguien.

 

En algunos casos el deseo sexual disminuido no es episódico, acompaña a la persona desde el inicio de la actividad sexual, estas personas suelen estar muy reprimidas, con indiferencia afectiva o una visión pecaminosa del sexo.

 

Igualmente pocos dominan que existen también causas físicas como el poco flujo sanguíneo o la disminución en los niveles de testosterona.

 

Otra investigación de la Universidad de Aveivo, en Portugal pone en duda la afirmación de la inmanencia del deseo masculino.

 

Se estudiaron las condiciones emocionales y cognoscitivas (atención, concentración, pensamientos, recuerdos, etc.) de 205 hombres, entre 18 y 72 años, casados y solteros.


 
Los resultados ponen sobre el tamiz el significado especial de los pensamientos eróticos para la aparición y persistencia del deseo sexual masculino. Fantasías, la autoimagen durante el acto sexual, los pensamientos positivos respecto a la sexualidad, aumentan sus niveles de deseo.

 

Servida la mesa ya están avisadas mis lectoras y en cuanto a los hombres, sepan encontrar comprensión en sus medios limones. El apoyo femenino existe y está comprobado, no es como la vida en Marte.

Visto 1428 veces

Comentarios  

 
#9 Mayte 14-03-2016 10:38
Nos gusta etiquetar enseguida a las personas que no piensan como nosotros, que si feministas, que si esto, que si lo otro. Todos tenemos derecho a nuestras ideas y opiniones y exponerlas en el foro sin tener que ponernos una cota de malla. Creo que existe la creencia que los hombres siempre tienen que estar dispuestos para el sexo, aunque estén tristes, se sientan mal, tengan problemas de salud o emocionales, esperamos que siempre esten dispuestos. Eso es lo que refiere la periodista y las cosas que giran alrededor de esta creencia, con su peculiar modo de escribir. Estos ataques de los foristas a su articulo, demuestra una tendencia de nuestra sociedad de hoy, de atacar con saña, todo lo diferente, lo diverso, lo que no coincida con nuestros patrones. HOMBRES, NO LOS ESTOY ATACANDO, ES CIERTO QUE SIN USTEDES TAMPOCO EXISTIRIA EL MUNDO. Aprendamos a vivir en armonia, a respetar lo diverso, lo diferente y amenonos los unos a los otros.
 
 
#8 Legna 11-03-2016 23:30
Pienso, porque hace mucho que leo la columna aunque es la primera vez que comento que Liz simplemente expresa puntos de vista que no necesariamente siempre tienen que estar de acuerdo con los nuestros porque de eso se trata. Este viernes en particular aborda un tema muy real por el que puede estar pasando ahora cualquiera de los que comenta. No pienso que tenga una postura feminista, simplemente es mujer, y nadie puede escribir ni vivir ni respirar sin que deje ver su subjetividad como otras veces ella misma ha declarado.
Sigo creyendo como el primer día que es una muchacha muy sensible y atinada a la hora de escribir sobre sus puntos de vista, que repito, no tienen que coincidir con los nuestros y eso es lo mejor de todo.
 
 
#7 jcpalomo 11-03-2016 17:55
El tema es polemico pudo haberse profundizado mas, la periodista debio haber buscado mas fuentes de consultas.
 
 
#6 Yolimar 11-03-2016 16:21
jejejejej esta aspira a un matriarcado, no creo que esta muchacha se feminists, debe ser machista al revés, no encuentro otra explicación a un trabajo tan rancio, hiriente y agresivo. ñooooo, eso no es libertad de expresión, es abuso de la expresión, coincido con el resto de los foristas, escribo medio en broma para no decir lo que verdaderamente pienso del asunto, si en el tema de los género hubiera racismo este es racismo de lo más rancio que he visto en mi vida.

muchas gracias
 
 
#5 Inye 11-03-2016 14:02
El día de la mujer, le señalé como feminista su artículo, aún así le decía que la perdonaba y le daba las gracias por ser mujer, no es que necesite mi aprobación y perdón para escribir lo que le venga en ganas, solo lo dije por que era un día especial y quería recalcar lo segundo, o sea, gracias por ser mujer, el ser más perfecto que existe, pero en esta ocación se le fue la mano, es en verdad una feminista, y eso está bien cuando se trata de defenderse y defender al resto de las mujeres, muchas veces maltratadas por nosotros, pero de ahí a atacar a los hombres, mire usted, que sin mujer no existiría mundo, pienselo, sin hombres tampoco ¿no cree?.
 
 
#4 chicho 11-03-2016 11:31
Bueno, no sé si hubo un error o que yo leí mal, pero cuando envié mi comentario el título del artículo era "Impotencia masculina" y hacia ese tema dirigí mi comentario. Quien lo lea ahora que me disculpe. De todos modos ratifico lo dicho y también concuerdo con Robert.
 
 
#3 Juan Carlos 11-03-2016 10:42
Totalmente de acuerdo con Ud Chicho, cierto que Liz se dirige principalmente a un público femenino y busca su complicidad fregándonos a nosotros, pero que le vamos a hacer, hay que mantener el espacio, sino........... ....
 
 
#2 Robert 11-03-2016 10:22
Increíblemente para mí la autora de este artículo, que no me parece autorizada en el tema, si se le puede llamar así, tiene tremendamente inoculado el prejuicio hacia el hombre mediante un cliché: ¨el hombre es adicto al sexo y la cerveza, aun que no tiene que ser por ese orden¨. !Y por naturaleza! INCREÍBLE. O se ha quedado en la época del feminismo a ultranza o desea provocar una guerra con superficialidad es periodísticas.
No ha visto de su cosecha, y apela a estudios foráneos, nada que le indique que el hombre vive en sociedad, que tanto la mujer como el hombre tienen ese instinto convertido en necesidad fisiológica de un mayor grado a otro en dependencia del individuo, y no siempre las generalizacione s científicas se toman como paradigma para categorizar. Aunque si es preciso tener la capacidad de poder interpretar correctamente los resultados y para qué se emplean.
Tampoco puede verse el apetito masculino como una deficiencia o mal en el hombre para un acto que de ser limpio es una de las cosas más hermosa que la naturaleza ha dotado al hombre y la mujer porque el sexo, salvo algunas desviaciones también consideradas, es de ambos. Ahora que se convierta en impedimenta o en problema de la pareja es otro tema que requiere del análisis, tal vez sepa a qué me refiero.
Cuando las persona empiezan a mostrar trastornos en el deseo sexual es porque existe algún problema que los origina, léase problemas tanto fisiológicos como sociales, y entonces se requiere de la intervención de los profesionales que existe para eso. Por otra parte, es lógico que cada persona tenga sus características que forman parte de la diversidad natural y nunca debe considerarse esto como algo negativo sino como algo natural a lo cual nos debemos adaptar o no, o más simplemente una alta necesidad sexual requiere de una alta respuesta y para eso hay que encontrar esa respuesta para evitar represiones y toda una serie de riesgos de mayor o menor envergadura.
Me recuerda, esta periodista que seguramente es joven, a una compañera que tuvo una discusión sobre el machismo conmigo porque lo enfocaba desde el punto de vista del palo de trapear y la escoba y hoy resulta que se considera una de las que más sabe sobre Género. Paradoja.
Lo correcto es disfrutar de una sexualidad limpia y que garantice el goce. La inapetencia en la pareja, no masculina o femenina, es una alerta sobre algo. No estimulemos el prejuicio sobre la base de la capacidad o necesidad de cada individuo con fines propagandístico s, nunca será científico.
 
 
#1 chicho 11-03-2016 09:50
Aunque personalmente me da lo mismo que haya un día internacional del hombre, no logro entender por qué la periodista tilda de macabra esa idea...sus razones tendrá. No considero que la impotencia tenga algo que ver con el deseo o el apetito sexual, más bien la veo como un fenómeno que, aún teniendo deseo, impide la realización del acto sexual, casi siempre por ausencia o insuficiencia de erección. Las causas pueden ser físicas o psicológicas y son un verdadero dolor de cabeza. Es fácil caer en el problema, lo difícil es salir de él. Una buena parte de los hombres alguna vez, o en algún momento pasó por ahí, sobre todo cuando se asume el sexo como algo matemático y no de pleno disfrute entre dos...Esto tiene mucha tela por donde cortar...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar