domingo, 18 noviembre 2018, 15:29
Jueves, 25 Febrero 2016 05:52

DE CUBA, SU GENTE: Luisa y la dicotomía del silencio

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(7 votos)

Se llama Luisa. Tiene 49 y me invita a comer. Mientras hablamos, me cuenta de cuando tenía 13 años y le enseñaba las teticas a los hombres del barrio por dulces y regalos.

«Todo empezó una vez que cogí un taxi y no sabía cómo pagarlo. Hice lo que tenía que hacer —dice Luisa con desenfado—, terminé haciéndoselo a muchos».


«Hubo un hombre que cada vez que lo veía, me daba un regalo: una batidora, una plancha. Saqué mi cuenta rápida y dejé de trabajar con los demás. Me centré solo en uno, que es el sueño de toda mujer de la vida, tener a uno solo».


«Claro, hubo quien no entendió que yo solo estuviera con Herrero, que es como se llama mi marido. Por eso él me llevó a un lugar nuevo, donde nadie me conocía. La gente hasta pensaba que él era mi esposo. Pero nunca lo ha sido, porque él es casado».


Luisa se detiene, abrupta. Sentimos el sonido de una cerradura abriéndose. Se levanta, inquieta.


—¿Ya te llenaste? —me apura mi comida.


Su ansiedad me preocupa, pero no articulo palabra.


—Ya terminaste con tus preguntas.


—No, falta un poco —le digo.


Luisa, imponente, con la fuerza que ha tenido que asumir durante años de cuidarse sola, de estar a merced de sus propias y azarosas voluntades de adolescencia:


—No era una pregunta. Necesito que te vayas. A mi marido no le gusta que reciba visitas si él no está.


Yo, inocente, asumo actitud de gallito de pelea:


—Que no le guste. ¿Y eso qué?


De la nada, o quizás de todas partes, el hombre con el que Luisa vive tira contra el suelo un yaqui y un dado de porcelana, gigantes los dos, que estaban a la entrada de la casa, a manera de adorno.


Luisa se apresura a acompañarme fuera. Antes de irme, insisto, no sé si por inmadurez, necesidad de reafirmación o la más soez consternación por su problema.  


—Luisa, dime la verdad… mira, si quieres no publico esto, pero yo necesito saber, ¿él es así de violento?, ¿lo es contra ti?


Ella no conoce la vergüenza:


—Solo cuando da regalos caros… Una vez me regaló una lavadora automática de lo más buena, tan solo porque quería complacerme… y terminó tirándome contra esa lavadora.


—¿Cómo lo permites?


—Bueno, amiga, mientras los golpes no me dañen mi lavadora, no hay problema.


Y cierra la puerta en mi cara.

Visto 3204 veces Modificado por última vez en Domingo, 28 Febrero 2016 15:05

Comentarios  

 
#14 Pelusa 02-05-2017 10:34
cADA PERSONA ES LIBRE DE HACER CON SU VIDA LO QUE QUIERA PERO UNO DEBE DARSE VALOR Y SOBRE TODO LA MUJER NO PERMITIR QUE NADIE LAS MALTRATE POR EL MOTIVO QUE SEA, LO MATERIAL SE ACABA Y SE ROMPE LA DIGNIDAD Y LA SALUD ES LO MAS IMPORTASNTE.
 
 
#13 yanela 29-03-2016 12:01
considero que nadie merece una vida tan dura, pero si luisa ha llegado a ese punto es porque quiere y la desición de no seguir es solo suya
 
 
#12 yoenia 24-03-2016 15:52
Dios mío pero que leo, esto es lo mas terrible que he leido jamás y he leido. yo se que hay historias de personas maltratadas por sus parejas y digo hombres y mujeres, pero que alguien se... resigna y hasta está conforme con algo como eso, eso si que nunca lo escuché antes. Creo que uno no se debe dejar a la violencia.. de ningún tipo, por las cosas materiales, al final, como puedes ver el televisor nuevo que te regaló no se quien, si te dió un piñaso en un ojo, y como puedes lavar en la lavadora nueva, con un brazo roto.
 
 
#11 @S@i 26-02-2016 14:28
la vida, el ser humno es lo mas importante nadie tiene derecho de menguar, redimir, menospreciar y mucho menos maltratar a nadie, Luisa no conoce algo que se llama amor propio el cual debemos cuidar y cultivarlo lo material, si hace falta pero no es impresindible y mucho menos cuando son justificaciones por algo mal hecho
 
 
#10 MáquinadeMatarFacist 26-02-2016 10:49
Decía Martí ¨el primer deber del humano es pensar por sí mismo¨, digo humano para no darle un enfoque de género, es probable que las circunstancias de Luisa no fueran las mejores, pero recaen en su responsabilidad individual el impulso de cambiarse y transformarse, parafraseando a Calviño, ¨somos lo que hacemos con lo que los demás hicieron con nosotros¨, el contexto influye, pero las decisiones la toma el individuo y es reponsable de sus concecuencias nadie más, lo peor es que generalmente los seres como Luisa no son conscientes de que existen otras opciones más humanas aunque menos cómodas, por aún es que siendo conscientes no les importe
 
 
#9 chicho 26-02-2016 10:43
notengo, me parece que tu nombre está mal puesto, pues sitienes una exacta y buena percepción de la historia contada. Coincido contigo y te felicito por expresar mucho en pocas palabras.
 
 
#8 notengo 26-02-2016 09:42
Siempre hay quien prefiere prostituirse a trabajar, parece que la periodista la justifica, que pena.
 
 
#7 chicho 25-02-2016 17:11
Vivoli, me parecen demasiado filosóficos tus comentarios, parece que mi intelecto no está preparado para eso, pero bueno, cada cual a su forma. La mía dice que esta mujer es un punto desde chiquita, quizás tuvo muy malos ejemplos, malos tratos o peor educación, pero lo real es que la situación en que vive no es como dios manda y no tiene nada de atractivo, pero si ella quiere vivir así.... su problema. Si no lucha por cambiar, también es... su problema.
 
 
#6 Jack Bauer 25-02-2016 16:38
Yo me se unas cuantas historias así y peores y solo de una misma persona. No te mueras para que veas cosas.
 
 
#5 vivoli 25-02-2016 14:13
quise decir "las soluciones a esas causas" (me faltó esto) son duraderas ...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar