domingo, 09 diciembre 2018, 20:38
Lunes, 22 Febrero 2016 05:57

DE CUBA, SU GENTE: ¿Serás, amor, un largo adiós que no se acaba?

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí


—¿Te puedo ayudar en algo? —le dije, porque no me sentía cómoda pasando a lo largo por el lado de alguien que parecía estar dispuesto a emprender caída sin fondo.


Cuando me le acerqué, me enseñó una foto raída.


«Esta que ves aquí es el amor de mi vida. Y aunque era mala en la cama y 18 años más vieja que yo, estoy loco por ella».


La respuesta era tan contundente, que traía matices de locura; quise alejarme, pero antes de que lo hiciera, y aunque no viniera a tema (porque yo era apenas una desconocida que vagaba por el césped, huyéndole a la muchedumbre de la Feria del Libro), Ernesto me contó su historia.


«Nos conocimos la tarde en que llegué de Cienfuegos, hace seis años. Vine con dos pañuelos y doscientos pesos. Nada más. Ella me encontró llorando en la calle debajo de un aguacero, me preguntó más o menos lo mismo que tú ahora… y me pidió que la acompañara. Me llevó a su casa, que está cruzando la calle, detrás del parqueo de la Feria, y me cosió las medias, me dio de comer y me dijo que podía quedarme cuanto lo necesitara.


«Su casa era del tamaño de un grano de frijol. Por muebles tenía una litera, un fregadero que botaba el agua por la ventana y un cubo que servía lo mismo de utensilio de limpieza que de inodoro. Vivía de lo que le daba su exmarido, el padre de sus dos hijos, que sí vivían en muy buenas condiciones, con casa de verdad, de la que no gotea cuando llueve.


«Y nada… empezamos a “luchar”. Ella a presentarme gente; yo a ofrecerme ante esa gente para lo que fuera, desde arreglador de ventiladores hasta consoladores. Primero decía que sabía hacerlo y después aprendía. Aprendía sobre la marcha. Y ahí fuimos tirando… primero hicimos ilegal lo que después se pudo hacer con las ventanas abiertas. Cuando legalizaron lo de los negocios, montamos uno. Pero todo lo dejé, todo».


—¿Por qué? ¿Qué pasó?


—La crisis de los 30. Es una sensación que empieza en la boca del estómago, que te da todo el tiempo ganas de vomitar. Nosotros hasta fuimos al médico porque pensamos que yo tenía gastritis. Pero nada. No era gastritis, era…


—La crisis de los 30.

—Ajá.


«Te empiezas a dar cuenta de que se te va la juventud, y te empiezas a preguntar qué estás haciendo con tu vida. Ya de repente no quieres estar con alguien que te lleva 18 años, porque empiezas a darte cuenta de que la juventud no es para siempre. Así que la dejé».


—Pero la extrañas…


—Extraño todo. Incluso las veces que no me dejaba hacerle el amor, porque, ¿sabes?, las mujeres mayores tienen muchos tabúes.


De repente, Ernesto se voltea a observarme. Lo dejo detallarme. Pienso que quizás se esté dando cuenta de que ha contado mucho a una desconocida; asumo que quizás tema por el destino de su historia. Pero estaba en otra cosa:


—¿Y tú? ¿A qué te dedicas?


—¿Yo? Escribo.


—¿Escribes? Qué casualidad. Yo una vez leí un libro.

Modificado por última vez en Viernes, 26 Febrero 2016 09:33

Comentarios  

 
#10 maguero 08-03-2016 13:48
asi hay muchos jovenes que necesitan ayuda de alguien , quizas para definir que hacer con su vida.
 
 
#9 Joelluis 29-02-2016 05:39
Una historia diferente a las novelas de amor, pero que existen, que pena por que su crisis pudo más que ese amor ofrecido sin otro interés quizás que recibir amor
 
 
#8 @S@i 25-02-2016 13:28
el amor no tiene edades ni fronteras creo que a culquier edad se debe vivir a plenitud
 
 
#7 nayle 24-02-2016 17:03
las personas como el de la historia no me gustan, contarle su intimidad al primero q aparece, por desgracia hay muchos asi. Aunque es cierto q uno se motiva a leer, cautiva al lector.
 
 
#6 ver 24-02-2016 12:33
muy interesante el articulo porque entra dentro de un genero que no puedo descifrar bien cual es pero me gusta
 
 
#5 Yusmy 24-02-2016 11:46
Bueno a mi me encantoooooooo me quede enganchaaaaaaaa aaaaaaaaaa
 
 
#4 Madays 23-02-2016 10:06
Creo que en esta historia todo depende del punto de vista del lector. Si eres una persona enamorada de ti y de la vida misma te gustara por que lo que veras sera solo el amor del muchacho por la mujer. Pero si eres un poco amargado y duro solo veras aunque pocas las posibilidades que le dio al muchacho una mujer de la que tampoco diras que aunque pobre estaba llena de amor. Un beso y como dicen x ahí a las cosas que son feas solo ponle un poco de amor.
 
 
#3 chicho 23-02-2016 07:43
Es la historia de un real buscavida. Hoy hacen una cosa, mañana se arrepiente, pasado vuelve a la primera. En la vida hay que saber bien por el camino que se transita y sobre todo hacia donde se dirige. Realmente no creo mucho en este tipo de persona que logra conmover a los demás con alguna lagrimita...Por favor, discúlpenme si no la comparten, es mi opinión muy particular.
 
 
#2 yorley 22-02-2016 13:33
esta bonito he interesante entendi, seguro que te conmovio su historia. felicidades por esta publicacion.
 
 
#1 Ing. Nicanor 22-02-2016 11:00
Bueno, no sabría como catalogar este escrito, pero la verdad es que me gustó muchísimo. Interesante historia, llena de matices y aristas para reflexionar, sobre nuestras vidas, nuestras decisiones, sobre los amores y desamores, en fin sobre la vida misma
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar