viernes, 21 septiembre 2018, 04:44
Lunes, 15 Febrero 2016 06:45

Ares: Un dedetero por entrega y convicción

Escrito por  Paquita de Armas Fonseca/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

«Yo soy un dedetero desde mis inicios, fue esa la estética que me marcó a la hora de elegir un camino en el universo del humor gráfico cubano», aseguró el laureado caricaturista a CubaSí.

Yo soy un dedetero desde mis inicios, fue esa la estética que me marcó a la hora de elegir un camino en el universo del humor gráfico cubano. En el Dedeté hallé las influencias que definieron mi estilo, mis preocupaciones; me considero deudor de Carlucho, Manuel, Ajubel, de Tomy de ellos aprendí para luego seguir mi sendero propio.

He sido durante años un colaborador asiduo de dedeté y fui miembro fijo de su plantilla durante algún tiempo, fue en ese período en el que se hizo cada vez más evidente mi entrada en serio a la caricatura editorial. Me alegra mucho entonces que hayan sido las páginas de este suplemento las que catapultaron mi dibujo hacia este importante premio” afirmó Aristides Hernandez en  el 2012 cuando obtuvo el premio El World Press Cartoon, considerado por algunos creadores y especialistas como el Oscar del dibujo gráfico.

alt

Pero la historia del Dr Arístides Hernandez, Ares, comenzó mucho antes cuando metido en los líos de la medicina, empezó a publicar en la Aspirina, de hecho, es fundador de ese grupo que dio a conocer sus dibujos en el periódico Tribuna de La Habana.

Entonces, el hombre siempre sonriente, con una agudeza especial para el chiste, miraba con muchos deseos al Dedeté.  Colaboraba de vez en vez y visitaba su sede, hasta que fue a dar a Guantánamo a realizar su servicio social como médico.

Regresó a La Habana y simultaneó por lustros su quehacer de profesional de la salud, guardias incluidas, con su gran pasión por la caricatura.

Así tuvo tiempo incluso no sólo para dibujar, sino para investigar y dar a conocer dos libros imprescindibles -Historia del humor gráfico en Cuba (España) y Caricatura cubana contemporánea I, II, III (Cuba)- acercarse al rico panorama del dibujo grafico, e incluso la historieta, en nuestro país.

Ares inició, con muchas horas nalgas dedicadas a su estudio, una carrera de pintor en la que une el humor con la producción de lienzos exhibidos en Cuba y otras partes del mundo, junto a autores reconocidos de la plástica cubana.

Era mucha la carga y al final dejó la medicina “de plantilla”, sigue siendo un excelente siquiatra, ¡si lo sabré yo!, y se integró laboralmente al Dedete. Claro ese paso fue solo burocrático, porque era según sus palabras, un dedetero desde siempre.

Su estancia en la publicación ha impulsado la realización de no pocas exposiciones y el encuentro con caricaturistas de diversas latitudes que pasan por Cuba.

La especialista María de los Ángeles Pereira, en las palabras de presentación de la exposición Intra corpora, señala con razón “un artista que se adentra en los vericuetos de la psiquis forzándola a delatar sus secretos. Mucho más que el saber sistematizado —que le asiste con crédito académico— son el sentido común esgrimido con agudeza y el íntimo conocimiento de lo humano las premisas que facultan tan arrestado periplo por las interioridades del ser. Así, centrada en un ámbito temático poco frecuentado por nuestra producción plástica, compendia una punzante cartografía del universo mental poniendo al descubierto sus resbaladizas paradojas”.
alt
Ahora Ares trabaja en La Habana como creador independiente, es vicepresidente de la Union Nacional de Escritores y Artistas, UNEAC, sigue “tratando” a sus amigos locos, ganando premios como el primero y mención del jurado del First Kym International Cartoon Contest, el nueve de febrero último y sigue siendo, por supuesto, un dedetero. Me atrevo a decir que junto a Manuel integra el dúo más profesional y universal de esa publicación.

Visto 803 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Febrero 2016 18:25

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar