martes, 25 septiembre 2018, 05:46
Jueves, 08 Marzo 2012 08:52

Día de la Mujer: Katiuska Blanco en la guerrilla de lo cotidiano

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(11 votos)

Katiuska Blanco, autora de los últimos libros sobre la vida de Fidel Castro, comparte con CubaSi  sus avatares de mujer, escritora y periodista.

Cuando Katiuska Blanco ocupaba la tercera fila, a la derecha, en el aula de la Facultad de Filología, donde en los años 80 se impartía la carrera de periodismo, no podía imaginar las oportunidades inigualables que le deparaba el futuro.

Callada, seria, responsable,  muy aplicada, y defendiendo con pasión sus puntos de vista, es la imagen que conservo de la estudiante que fue. Hoy, mantiene la misma modestia y sencillez de entonces, pero su nombre es conocido en toda la Isla y aun más allá de estas fronteras por figurar entre quienes más exitosamente han escrito sobre la vida de Fidel Castro.

Y esta autora de dos de los más trascendentales libros sobre etapas de la vida del Comandante en Jefe, la escritora que atesora vivencias únicas por haber compartido junto a Fidel largas horas de diálogo y remembranzas, accede fácil, sin pretextos,  a responder a Cubasí.

-¿Cómo se las arregla la Katiuska escritora, periodista y mujer?

-Es una aventura. Lo llevo como mismo lo hace la mayor parte de las mujeres en nuestro país. Cada cosa en su sitio y tratando de buscar el equilibrio; aunque no creo que lo consiga siempre porque es difícil. Cada día mío es agitado y muy poco previsible; pero hago lo que todas las cubanas.

Con tres muchachos, un varón en sexto grado y dos lindas jovencitas preparándose como técnico medio, Katiuska confiesa que ha tenido etapas en que se las ha visto bien complicada, pero siempre ha podido contar con la decidida mano del esposo, con quien suma casi 25 años de vida compartida.

“Cuando las niñas eran chiquitas, se me presentó la oportunidad de poder visitar Biran con la hermana mayor del Comandante, quien, precisamente por ser la mayor, era la que podía tener recuerdos más precisos de la casa, los padres, de cuando los otros hermanos tenían muy corta edad. Era una oportunidad excepcional hacer esa visita con a ella y que me pudiera contar quién compraba la ropa, quién planchaba, quién cocinaba; porque, además, se trataba de una mujer, y las mujeres tenemos una percepción de las cosas no mejor, aunque sí diferente a la de los hombres.

“Pero ante mí se abría una gran disyuntiva: no tenía con quién dejar a las niñas y me daba mucha pena que se quedaran a cargo de otras personas mayores. Fue entonces cuando mi esposo me dijo: tú estás equivocada, quien va a cuidarlas y responsabilizarse con ellas soy yo, ve para Biran. Y se quedó con las niñas una semana.

“En esa época, de una gran carga de trabajo para mí, me parece estar viéndolo ahora lavando los uniformes de la escuela, tendiendo las mediecitas… Fue una etapa muy difícil en nuestras vidas. Yo había empezado a trabajar en el Consejo de Estado, y eran muchas horas; por el apuro o el cansancio se me quemaba todo cuando cocinaba y recuerdo  la expresión de él cuando yo llegaba: ’¿¡Qué sería de esta casa sin mí?!’”

Hubo épocas en que cuando más temprano llegaba a la casa era a las once de la noche, y él se ocupaba de las tareas que traían de la escuela, de la comida. Habíamos llegado a un acuerdo: mi esposo se ocupaba de las responsabilidades domésticas entre semana, y yo el sábado y domingo.

“En este momento ya tengo otra situación porque vivo más cerca de la oficina. Hay etapas en que privilegio el escribir por la mañana y la búsqueda de noticias la dejo para por las tardes. Pero eso me cuesta mucho trabajo, es muy difícil para mí llegar al medio día sin haber leído noticias ni estar enterada de lo que acontece en el mundo. No obstante, hay ocasiones en que tengo que hacerlo, y también otras en que solo puedo informarme por las noches, después de haber estado escribiendo todo el día. Los fines de semana, cuando puedo, sí son para limpiar, lavar,… la locura.

“Pero en sentido general, insisto, la clave está en tratar de buscar un cierto equilibrio entre profesión y familia, porque cuando no lo intentas, la vida te pasa la cuenta. Le doy mucho valor a mi trabajo y también a mi familia.

-¿Cuáles han sido tus mayores sobresaltos con este último libro “Guerrillero del tiempo”?

- Mira, yo tengo que ser valiente, audaz, en cada pregunta y en cada paso que doy. Lo que pasa que a la vez trato de ser respetuosa. Jamás he recibido un rapapolvo porque Fidel es una persona extremadamente delicada y respetuosa. Pero yo como profesional siempre tengo que ser audaz y valiente, por eso nunca pienso en los sobresaltos; lo veo todo natural. Los sustos míos, y no con este libro sino con los anteriores también, no llegan en el momento en que los estoy escribiendo, sino cuando se publican. Y son debidos al nivel de compromiso que siento con lo que hago.

“Nunca me digo si será apropiada o inapropiada alguna pregunta. Lo que me preocupa mucho cuando un libro se publica es que su lenguaje sea el apropiado, que el modo en que narro sea algo con un valor. Y te hablo de mí, porque todo lo que Fidel dice tiene valor.

“Siempre siento angustia por las erratas. Soy, de alguna manera, juez y parte, tengo editores que me apoyan, pero he sido la responsable del cuidado de la edición. Fue así sobre todo a partir del libro Niños del Milagro, con el que hice un trabajo como de coordinación, porque fuimos tres los autores. Y doy gracias a la gentileza y la bondad de Jacqueline Teillagorry -de la Casa Editora Abril-,  ella fue mi primera editora, y también hizo esa labor con Todo el tiempo de los cedros. Cuando Jacqueline vio cómo yo estaba trabajando los originales, me dijo: ya tú eres editora de tus propios libros.

“Claro, por la dedicación al propio trabajo de investigación y escritura, no tengo el nivel de actualización de un editor que se dedica única y exclusivamente a eso, pero les allano mucho el camino.

-¿De qué modo te enfrentas a esas miles de páginas de trascripción de entrevistas con tu interlocutor?

-Eso es un gran trabajo. Evocarlo me trae a la mente la cantidad de horas de trabajo intenso, que el genio del periodismo cubano, Guillermo Cabrera Álvarez, gustaba resumir en una expresión muy cubana y gráfica: horas-nalga.

-¿Cuál es el saldo que más te contenta de tu trabajo, de tu último libro Guerrillero del Tiempo?

-Que cuando la gente lo lea, lo asuma como propio, como algo que los enriquece, que los hace pertenecer más a Cuba.

-¿Y de tus intercambios con Fidel?

 

-Lo que más valoro de esos intercambios, y creo que él también, es que estamos haciendo algo útil para la causa de Cuba, de la Revolución, por el mundo. Sé que estoy sirviendo. Martí decía “Haber servido mucho obliga a continuar sirviendo”, y qué alegría tremenda se siente.

“Es el disfrute de ser útil. Siempre me he  guiado mucho por el pensamiento de Fidel, lo leo todos los días. Él tiene una frase, dicha por el año 1972, donde asegura  que vivir es tener una meta, es vivir por un ideal. Y yo sé que el sentido de mi vida es tratar que, con lo que yo hago, la gente ame más a la patria. Y la patria es lo primero que debes amar para amar a la humanidad y al ser humano. Este mundo está muy mal, es muy injusto, muy cruel; y si nosotros  desde un pequeño lugarcito podemos lograr que la gente sienta más por la patria y que por ahí ame más a la humanidad y trate de preservar la especie pensante maravillosa que somos, eso me hace muy feliz.

“Me hace sentir así porque de esa forma también estoy haciendo feliz a mi familia y estoy luchando por ella, por mis seres queridos, por mis hijos, por los nietos que vendrán.”

Visto 4730 veces Modificado por última vez en Jueves, 26 Abril 2012 07:57

Comentarios  

 
#5 José Regato 31-03-2012 23:18
Bienvenida al Ecuador, querida amiga y camarada. Tu mensaje acrecienta nuestro amor por la gloriosa Revolución y por el genio de Fidel. Pp
 
 
#4 Raymond Brokke 14-03-2012 02:11
Sería un verdadero placer y privilegio poder leer -acá, en Costa Rica- el libro de esta maravillosa mujer que -sin dudas- debe disponer de una inmensa sensibilidad e inteligencia para entender e hilvanar en una histórica biografía la compleja, monumental y enciclopédica visión de mundo de nuestro "Guerrillero del tiempo". Un afectuoso y respetuoso saludo a esta excepcional mujer cubana.
 
 
#3 Ivette 12-03-2012 14:53
Me gusta por la oportunidad de reconocer en katiuska también a la periodista vladia, a una amiga, una vecina, un familiar, o a mi misma; mujeres de primera línea en toda la extensión de la palabra, igual de audaces pero con la sola diferencia de no haber podido compartir con Fidel vivencias tan personales de su vida como hombre y revolucionario. Felicidades a katiuska por tan tamaño privilegio y Gracias Vladia por la idea de acercarnos a ella
 
 
#2 Jorge Delgado 08-03-2012 15:13
Debo señalar dos debilidades en la entrevista: primero, la expresión "horas-nalga" a lo mejor es cubana, pero la he escuchado desde hace más de treinta años en media América Latina, desde México hasta Bolivia, la recurrencia tan insistente y además dudosa al cubanismo me hace sentir extranjero, posible igual a muchos otras personas que amamos Cuba y la revolución, siento que es una especie de racismo, igual a cuando nos dicen, incluso revolucionarios , "indios" a los centroamericano s, somos amerindios y a mucho orgullo. Dos, la halabanza sin matices y reducido a Cuba de la compañera Blanco al concepto Patria, a partir de sus respuestas cabría preguntar ¿dónde queda el Ché antes del decreto que lo nacionalizó cubano, y luego de partir hacia El Congo? ¿dónde queda Fidel como la figura internacional o supranacional que en realidad es, ese que nos ha inspirado a tantos en tantos combates en América Latina, en Asia, en África incluso en el llamado primer mundo?
 
 
#1 Rogelio 08-03-2012 13:21
Muy buena esta entrevista de Vladia para celebrar el dia internacional de la mujer. Katiuska es una persona envidiable por su modestia y su gran talento. Una felicitacion para las dos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar