lunes, 19 noviembre 2018, 00:20
Jueves, 04 Febrero 2016 06:00

Aurora de los Andes, una hija de la Trova Cubana (+ FOTOS Y VIDEO)

Escrito por  Elizabeth López Corzo/CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

Minutos después de haber soltado la guitarra en el escenario de la Casa del Alba, en La Habana, Aurora dio una exclusiva para CubaSí, en la que nos enteramos de sus planes e ideas sobre la música.


Aurora de los Andes Feliú creció dentro de la música escuchando las guitarras de su padre Vicente, su tío Santiago y otros muchos trovadores cubanos a los que ella también llama tíos, pero que son sus amigos, cómplices, colegas, público.

Quizás porque le venía en los genes o porque simplemente descubrió que la vida le iba en ello, Aurora de los Andes ha dedicado su corazón a la música… a esa música con poesía a través de la que ella puede contarnos su visión del mundo.

 

Aunque no tiene un espacio fijo de presentación, y recién se dispone a darse a conocer entre el público cubano, quienes la han escuchado cantar alguna vez en conciertos de su padre o amigos, saben que Aurora tiene una bella voz que mucho aún le queda por explotar. Y más allá de sus cualidades como intérprete, esta joven artista quiere expresarse componiendo sus propias letras.

 

Minutos después de haber soltado la guitarra en el escenario de la Casa del Alba, en La Habana, Aurora dio una exclusiva para CubaSí, en la que nos enteramos de sus planes e ideas sobre la música.

 

AURORA FELIU - BANNER 3

 

¿Qué sentimientos o emociones experimentas cuando compartes escenario con tu padre, quien es un trovador tan conocido?

 

Yo nací en este ambiente. El concierto que viste hoy es como estar en casa y los que cantaron aquí para mí son mis tíos queridos, a quienes les grito ¡bravo! como una loca. Mi primer disco se titula “De cuna bohemia” porque precisamente así crecí yo, durmiéndome en las barras de los bares, o entre los estuches de las guitarras. Esa fue mi infancia.

 

Yo cantaba desde niña las canciones que escuchaba, y un día mi padre me da una guitarra para que tuviera independencia si me dedicaba a la música. Eso fue en la adolescencia y en aquel momento no comprendí la importancia de lo que me proponía. Mis amigos se iban a la playa y yo tenía que quedarme estudiando guitarra. Entonces lo dejé, apenas duré un mes, y por suerte eso me sirvió muchísimo.

 

Yo me encontré con la guitarra cuando fue necesario que eso pasara.

 

Hace unos ocho años me fui a vivir a Ecuador, a encontrarme a mí misma. Me hubiera ido a cualquier lado que fuera lejos de este gran nombre de Vicente Feliú. Me fui a ganarme el plato de comida por mí misma. Fui a hacer los amigos por mí misma, no los amigos heredados.

 

¿Es difícil ser la hija de Alguien?

 

Por supuesto. De alguna manera abre muchas puertas pero al mismo tiempo tienes todos los ojos encima, con aquello de qué va a ser la hija de Vicente Feliú.

 

Yo había estudiado teatro en la ENA aquí en Cuba, porque me gustaba, y entré por mi cuenta. En este momento se transmite por televisión una serie “De amores y esperanzas”, los domingos, en la cual yo actúo. Mi personaje es Laura. Ha sido una experiencia preciosa que me debía. Pero fue en Ecuador donde desarrollé más mi trabajo como actriz, hice mucho teatro allá.

 

En Ecuador me regalaron una guitarra y renació lo de la música en mí. Fue algo orgánico y me atreví a hacer canciones. Ya no tenía la presión de aquí, donde había tremendas canciones de mi padre, de mi tío Santi, de Silvio. Entonces allá comencé a expresarme con un lenguaje que yo conocía, solo guitarra y voz.

 

¿A dónde iban esas canciones?

 

Se quedaron conmigo. Esas canciones las compartía en círculos con mis amigos o con mi padre cuando venía de vacaciones y me atrevía a cantarlas. En realidad allá lo que yo hacía era teatro.

 

Mi padre me dijo entonces: “Eres una trovadora”. Para mí fue como cuando la Reina te pone la espada al hombro y te nombra caballero. Le tengo mucho respeto a ese término (el de trovadora), que es una manera de ver la vida.

 

aurora de los andes y vicente

 

¿Estabas esperando que tu padre te dijera eso algún día?

 

Por supuesto. Igual soy mujer, y para nosotras siempre está aquello de que nos miran el físico y después reconocen lo que viene detrás. Que él me reconociera en la misma posición que esos hombres trovadores para mí significó mucho.

 

Tu álbum De cuna bohemia, ¿cómo surgió?

 

Es un disco independiente. Yo estaba lejos, empieza a envejecer la familia de trovadores cubanos y yo tenía necesidad de dejar testimonio de los temas con los que crecí, era algo que me debía. En unos días en que estuve de vacaciones acá nos fuimos todos al estudio y grabamos. Resultó un disco precioso. No sé si le funcionaría a alguna disquera.

 

A mí me interesa que mi canción llegue a la gente, que sea vendible. Creo que si uno tiene un mensaje claro e importante que ofrecer a nuestra generación hay que hacer que llegue a la masa porque si se queda en un círculo pequeño no sirve de mucho.

 

Yo quiero que mi canción tenga frescura, incluso que tenga la liviandad elemental para que llegue a otros, para que se disfrute.

 

Y ahora estás preparando otro con temas compuestos por ti…

 

Los temas ya están escritos, pero aún no los he grabado todos. No hay una producción detrás de este disco, más bien hay una organicidad. Las canciones han ido naciendo y así las hemos grabado. Las voy viviendo a todas. No he tenido que ceder a tiempos sino que estoy disfrutando el proceso poco a poco, incluso del diseño me encargo yo porque me encanta.

Todo lo que está en este nuevo disco son impulsos personales.

 

EN MORON

 

¿Cuáles son tus herramientas para llegar al público?

 

Hay gente que sencillamente rechaza una voz con solo una guitarra porque le puede parecer aburrido. Musicalmente a mí me han enriquecido muchas cosas, de todas partes y creo que eso se ve en mi canción. Por ejemplo, el tema “Cachumbambé” que estará en este volumen, sé que lo disfrutarán mucho, muy divertido y movido. Habla de eso, de que la vida es un ratico arriba y un ratico abajo.

 

El disco será ecléctico y suena lindo, a mí me gusta. Ahí están los coros de mi padre, la guitarra de José Luis Beltrán, una clave de Gerardo Alfonso, una armónica española, me acompañan músicos argentinos, un argelino, en fin.

 

Me gustaría muchísimo que saliera este álbum por una disquera cubana.

 

aurora tatuaje

 

Llevas un tatuaje en la muñeca que hace referencia a tu tío Santiago Feliú. ¿Cómo fue tu relación con él?

 

Santi es mi guía espiritual y sé que el de mucha gente también. Yo era la chiquita que caminaba con él en punticas de pies. Había gente que me decía que caminaba como él.

 

Pasaba de las palabras lo de Santi. Venía como un loco, entraba y salía, llegaba de madrugada a la fiesta. Ya de grande se perdió entre nosotros la barrera del tiempo que dice que él es el tío y yo la sobrina. Parecíamos contemporáneos. Él me trataba como si yo fuera su hermana. Creo que él no escuchó mis canciones… bueno, quizás un par. En Quito escuchó una y me dijo “Está buena la mano derecha”, pero no llegó a conocer el resto. Algunas veces cantamos juntos.

 

PORTADA DE CUNA BOHEMIA - AURORA

Has estado mucho tiempo fuera de Cuba, ¿cómo la gente puede saber lo que hace ahora mismo Aurora de los Andes?

 

Buscaré la manera de estar cerca del público a través de programas afines de la TV y la radio. A cada rato paso por “Entre manos”. Yo no paro la pata, es la necesidad de vivir cosas para canalizarlas luego en la canción.

 

Pronto me voy a Barcelona a dar un concierto en un importante festival de canción de autor, el “Barnasants”. También participaré en otro que se llama “Abril para vivir” en Granada.

 

Mientras tanto, quiero hacer un concierto acá, porque el único que he hecho como mío fue hace muchos años. Es una manera de ir dando a conocer el disco. Será a principios de marzo.

 

Visto 11595 veces Modificado por última vez en Martes, 09 Febrero 2016 09:30

Medios

Comentarios  

 
#1 Gra lucia 05-02-2016 15:25
Bellísima nota!!! un gran talento Aurora!!! felicitaciones! !!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar