domingo, 21 octubre 2018, 09:23
Viernes, 12 Febrero 2016 13:26

Los Dos Príncipes de Estaciones, una puesta de sombras con muchas luces

Escrito por  Giusette León García /Cubasí
A la derecha la actriz María Laura Germán y también autora del texto dramático A la derecha la actriz María Laura Germán y también autora del texto dramático

La novísima dramaturga y actriz María Laura Germán, autora del texto dramático con que Teatro de las Estaciones es una de las responsables de esas luces que brillan aún en medio de un tema tan lúgubre como la muerte..


“Por eso trabajamos, por eso me gusta mucho trabajar con Rubén, por el hecho de que no le tiene miedo a nada, no le tiene miedo a hablarle de la muerte a los niños, al final yo siempre digo que me siento en paz conmigo misma, en paz con Martí, en paz con Estaciones, porque yo no hablo de la parte triste, la parte triste la puso Martí, la muerte de los príncipes la pone Martí, yo hablo de la vida, yo hablo de la parte bonita, o te hago la historia de antes, pero creo que es una obra necesaria en estos tiempos y estoy felicísima por el estreno, más allá de las reacciones que pueda tener el público, porque igual a algunos puede no gustarles, puede no parecerles apropiado, estoy feliz porque una obra como esta ahora mismo está en las tablas cubanas para los niños.”

María Laura, dramaturga y actriz, ha visto ya en escena varios de sus textos, pero este contiene una emoción adicional:

“Llevo trabajando con Las Estaciones siete años y yo soy graduada de Dramaturgia, por lo tanto he esperado con ansiedad, por supuesto, el momento de ser estrenada por Teatro de las Estaciones.”

Sobre el proceso de montaje y la posibilidad de participar también en la interpretación de dos de los personajes, la pastora y el pastorcito, comentó:


“ Para mí ha sido maravilloso el proceso, primero porque parte de un reto que me pone Rubén cuando me pide que haga una revisitación, que es como decidimos llamarlo de Los Dos Príncipes de Helen Hunt  Jacson y de José Martí y luego porque he sido parte de todo el proceso, no solo de la escritura, sino de cada momento, o sea, cómo cada actor desentrañó cada texto, cómo cada actor hizo suyo mi texto, o sea, palabras que tal vez yo había imaginado sonar de otra manera y todo se fue convirtiendo en este producto que a mí me parece maravilloso y más que maravilloso, más que bueno, me parece útil, me parece necesario. Es más de lo que soñé, es la obra ideal… fue una experiencia muy linda, fue diferente, fue muy atractiva y sobre todo fue un reto y creo que fue un reto que al final nos salió mejor que bien.

Modificado por última vez en Miércoles, 17 Febrero 2016 08:56

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar