viernes, 16 noviembre 2018, 14:53
Miércoles, 03 Febrero 2016 06:00

Telenovela cubana: ¿Se sienten los latidos?

Escrito por  Carlos Alejandro Rodríguez Martínez/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

La telenovela cubana Latidos compartidos ha resultado ser una propuesta plausible, tanto por su visualidad como por el tratamiento de temas relegados en el melodrama nacional...

Quizá resulte demasiado pronto para aventurarse a opinar sobre la telenovela cubana de turno. Sin embargo, aun cuando no se han desarrollado todas las tramas y nos faltan por «descubrir» algunas incógnitas de la historia, Latidos compartidos ya puso sobre la mesa los primeros temas a discusión.


A pesar de que a estas alturas la telenovela agotó cierto interés inicial, no deja de llamar la atención por tratar temas relegados en el melodrama nacional. Por primera vez, que yo sepa, una obra de esta naturaleza cuenta con un personaje activamente religioso. Y aquí (y hasta ahora) la testigo de Jehová no está demeritada o valorada a priori con juicios negativos, sino que aparece afrontando numerosos conflictos relacionados con su condición de mujer y cristiana.


En la misma cuerda, el dramatizado aborda los conflictos de una relación gay. No se trata, como casi siempre, del amor entre dos jóvenes que descubren su homosexualidad y luchan por aceptarse y ser aceptados. No. En tanto recreación artística de la realidad, el guión les concede igualdad de condiciones que a los personajes heterosexuales.


A pesar de su separación actual, Fabián y Rogelio se mostraron desde el inicio como una pareja consolidada. El hecho parece insulso, pero cobra más sentido cuando asumimos que se trata de una pareja gay presentada en su condición de familia, hecho sin muchos precedentes en la televisión nacional.


La telenovela también aborda, «sin abordar», las relaciones interraciales. Que Omaida y Maikel Yunior sean pareja, a pesar de los vaivenes de su historia, coloca a muchos televidentes ante sus propios prejuicios raciales. Y a diferencia de Dos caras, el culebrón brasileño recién finalizado, Latidos compartidos no emplea en este punto el sarcasmo o el absurdo, sino que naturaliza la relación amorosa entre personas blancas y negras, sin concederle siquiera la categoría de conflicto.


Por otro lado, en su afán de provocar la gracia o la risa, los «guajiros» resultan una caricatura que ratifica populares prejuicios sobre «el origen no capitalino». Supuestamente, estos personajes son los más nobles, testarudos e ingenuos, hasta rozar la sandez o la simpleza, solo porque proceden del campo, ese remanso tan mal idealizado en la televisión nacional.


Si analizamos el melodrama como una conjunción de historias y personajes, será evidente cómo el guión se urde a partir de la sumatoria de tramas o subtramas dramáticas, cómicas, trágicas… La telenovela cubana parece haber tomado este esquema creativo de las grandes producciones brasileñas, sin privilegiar más la interrelación entre cada una de las subtramas, o cediendo a la concepción esquemática de los personajes.


En ese sentido, la pareja de los guajiros «graciosos» parece integrada al guion para cumplir con la cuota necesaria de humor. Claro está, no abogo por que la telenovela deseche el entretenimiento —tan indispensable al género— y se convierta en un bodrio trágico. Me refiero, nada más, a la imbricación poco sutil entre unas y otras subtramas del guion.


Quizá, como dice un amigo, la telenovela cuenta con demasiados personajes insustanciales y no aprovecha mejor los conflictos de unos pocos. Puede ser. Y tal parece que Latidos compartidos, igual que su predecesora Cuando el amor no alcanza, necesitara una historia central que aglutine las demás subtramas, de principio a fin.


Sin embargo, resulta llamativo que el melodrama contemporáneo cubano (aun con todos sus defectos) está promoviendo la creación de obras corales, que relegan los conflictos centrales para explorar un espacio en la vida de cada uno de sus personajes.


Y otra vez, en el plano estrictamente artístico, hay que machacar que las actuaciones femeninas están generalmente por encima de las interpretaciones masculinas. La verosimilitud de Luz Marina (Ariana Álvarez) y la contención de Omaida (Tamara Morales) se contraponen, por ejemplo, a la falta de organicidad y fluidez de los actores que interpretan a Maikel Yunior (Leonardo Benítez) y a Darío (Alejandro Cuervo).


La inclusión en el elenco de cinco premios nacionales de televisión, teatro, cine y humor no basta para resolver los «problemas» de actuación del dramatizado, si no se tiene en cuenta el talento histriónico del resto de los actores y actrices.


En sentido general, habrá que reconocer que Consuelo Ramírez Enríquez, al frente de todo el equipo, supo despojar a la obra de una visualidad chata y acartonada (ahí está, por ejemplo, la exitosa presentación). La directora general de Latidos compartidos no solo llevó las riendas de la primera telenovela filmada con tecnología digital o se las agenció para grabar en locaciones reales, sino que, saliendo a la calle, logró pulsar una parte de la realidad social cubana.


Latidos compartidos no es una obra maestra, no cambia los rumbos del género en Cuba, no puede renovar la grisura de la telenovela nacional; pero sí tiene el mérito de abordar conflictos sociales más o menos novedosos en la pequeña pantalla. Y si no vale nada decir que es mejor que sus antecesoras, digamos entonces que no es despreciable, y que algunos latidos se sienten.  

Visto 12020 veces Modificado por última vez en Miércoles, 10 Febrero 2016 10:00

Me siento muy agradecida, cada día se me llena el pecho con unos deseos enormes de dar las gracias a tantas personas… en exclusiva para Cubasí la directora de la telenovela Latidos Compartidos

Latidos compartidos demostró lo que parecería obvio: en Cuba se puede hacer una telenovela con una factura más que digna. Una razón más para defender la producción nacional de dramatizados…

Son los primeros latidos de la criatura que empieza a tomar forma ante nuestros ojos, en la pantalla del televisor cada martes, jueves y sábado.

Latidos compartidos es el título de la telenovela cubana que saldrá al aire cada martes, jueves y sábado, a partir del tres de noviembre próximo por la señal de Cubavisión, bajo la dirección de Consuelo Ramírez Enríquez y Felo Ruiz.

Comentarios  

 
#18 Roberto Lachance 21-04-2016 00:42
Desde Francia puedo decirles que los "latidos compartidos" son verdaderamente compartidos por muchos cubanos y cubanas, residiendo fuera de Cuba. La novela la vemos a través de youtube. y creo que es un logro que yo y mi familia, preferimos ver el capitulo del dia anterior de la novela, (cortesía de un compatriota que publica videos de novela y humor en youtube) en lugar de asignar la hora TV, post-cena, a una producción europea o de hoolywood, versionada para el publico francófono.
No me sobra ningún personaje y aprecio por igual, las tramas matrices y las sub-tramas que a veces pueden "disminuir la envergadura" de la propuesta, pero que sin embargo es muy refrescante cuando vemos las "imbricaciones" entre tópicos que salen a la postre... No nos priven de los "guajiros",,, realmente su presencia es el factor estabilizador entre drama y exageración.
 
 
#17 Yan 06-02-2016 13:53
Felicidades a todo el equipo realizador de esta gran telenovela, guinistas, escritores, prductores y directores, de corazon muchas felicidades, el pueblo cubano esperaba una novelaa asi que tratara todos los problemas que estan en nuestra sociedad, primera vez en la historia que la TVC transmite una telenovela a la altura... buenisima... todos los temas que se tratan son interesantes y actuales. Mi felicitacion y mi respeto
 
 
#16 Eduardo 05-02-2016 13:33
Muchos homosexuales en la Novela, por qué tanta reiteración, quitando eso se puede evaluar de regular la Telenovela Latidos Compartidos.
 
 
#15 tata 05-02-2016 10:27
esta novela a llegado en un buen momento ya que no me la pierdo le mando un besote a dario
 
 
#14 Virgo 04-02-2016 11:05
Esta telenovela la califico de MUY BUENA, mejor que la brasileña, lo único que no me gusta es que es muy corta, cuando más concentrado estás se acaba rápido, los personajes muy buenos, la trama excelente, me gusta mucho la novela, y la opinión de la gente en la calle es que es muy buena, los personajes de los guajiros es cierto parece muy ingenuos, pero eso hace que la novela parezca más fresca, más divertida.
 
 
#13 yoyo 04-02-2016 10:04
Quizás LATIDOS COMPARTIDOS no sea una obra de arte, pero tiene una gran virtud. No aburre como sucedía con tantas porquerías que se han visto con anterioridad.
Es una telenovela con sus cosas buenas y malas, pero ninguna obra humana es perfecta.
Hoy actuaciones para disfrutar como la de Arianna Alvarez, Manuel Porto, y el joven que interpreta el personaje de Mauricio.
 
 
#12 CUCA 04-02-2016 09:02
ME ENCANTA ESTA NOVELA
 
 
#11 florecita 03-02-2016 16:58
Me gusta la música de presentación en primer orden y la novela también me gusta como expresa el articulo con cositas buenas y no tan buenas, ojalá no se dejen de hacer
 
 
#10 Maritere 03-02-2016 14:11
Me gusta la novela, mis actuaciones preferidas: Luz Marina, Mauricio y Miguelito e Indira.
La escena de ayer de Maykel y Omaida a la orilla del mar, que poco creible, que cursi, es que Maykel todo lo expresa en el mismo tono
 
 
#9 dv.... 03-02-2016 12:44
No la veo tan mal, pero es mas tiempo de creditos que de novela, la empiezas a ver y cuando menos lo espera se acabo. y le preguntas al que esta a tu lado !!!!PERO YA SE ACABOOOOO!!!!!! !
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar