sábado, 17 noviembre 2018, 10:46
Lunes, 18 Enero 2016 06:00

Cuba: Los precios del Gran Teatro

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)
 La nueva lámpara del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. Foto: Del autor La nueva lámpara del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. Foto: Del autor

Hay cierta polémica por los nuevos precios del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, que ciertamente resultan altos para algunos amantes del ballet, aunque todavía están fuertemente subvencionados…

 

La noticia de que el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso había incrementado el precio de sus entradas creó cierta polémica en los medios. Algunos comentaristas opinaron —con razones atendibles— que ese incremento iba en contra de un empeño histórico de Alicia y Fernando Alonso: que el ballet estuviera al alcance de todo el pueblo, incluso de los sectores más humildes.


Lo cierto es que, teniendo en cuenta el contexto actual, los anteriores precios eran simbólicos. Hacía mucho rato que las entradas a muchos de los espectáculos de nivel en Cuba costaban mucho más. Los conciertos de los más populares cantantes en los teatros de La Habana pocas veces cuestan menos de 50 pesos.


No asombra que la decisión de cobrar 30 pesos por la platea, 25 por los balcones y 10 por la tertulia haya creada revuelo, porque estamos acostumbrados a pagar altos precios por casi todo y entrar a una función de ballet por casi nada. Las peculiaridades de este país, una vez más.


Pero, a riesgo de ser incomprendido por muchos lectores (algunos incluso dirán: bien se ve que él no tiene que pagar la entrada) debo decir que los actuales precios, sin ser precisamente bajos, a mí no me parecen excesivos, teniendo en cuenta el nivel de las compañías que se presentan en ese coliseo.


Solo una observación: la entrada cuesta más o menos lo mismo que una cerveza. Si algunos de los que asisten a esas funciones pagan sin pensarlo dos veces 1 CUC por una Cristal, ¿por qué no pagarlo por una función de ballet?


Yo no voy a hacer comparaciones con los precios de los espectáculos de ballet en otros países porque es difícil equiparar los contextos, sin contar el hecho evidente de que el ballet, la ópera, la danza contemporánea, la música sinfónica no son en Cuba fenómenos para elites, pues generalmente están al alcance de un público amplio.


Solo diré que una parte considerable de los espectadores de estas presentaciones puede permitirse pagar 30 pesos por una función de ballet, sin que sus economías sufran hemorragias considerables.


Ahora bien, es justo no olvidar al sector para que el que los precios son ahora demasiado altos, entre los que se encuentran muchos seguidores y conocedores del ballet. Y habría que pensar necesariamente en alternativas puntuales.


Es obvio que para un jubilado 30 pesos es mucho dinero. Es obvio que un estudiante universitario muchas veces no puede pagar 30 pesos cada vez que quiera ir al ballet. El teatro debería establecer precios diferenciados a estudiantes (de hecho, hay resoluciones que establecen esa política) y a personas mayores de 60 años.


El disfrute del ballet, del arte todo, tiene que seguir siendo un derecho de todos los ciudadanos. Y el estado tiene la responsabilidad de garantizarlo. En medio de una situación económica compleja, el “gran arte” debe ser protegido por subvenciones, teniendo en cuenta que su lógica no puede ser meramente mercantilista.


Si se cobra por el ballet en Cuba lo que el ballet realmente cuesta, ese arte volvería a ser un privilegio de unos pocos. De la misma manera que algunos espectáculos “populares” en Cuba, regidos por las leyes de la oferta y la demanda, son ahora mismo espectáculos para “pudientes”.


Nadie se asombra de que un reguetonero cobre hasta 20 CUC por la entrada a un concierto en un centro turístico o “cultural” (y los conciertos suelen estar llenos). En buena lid, una descarga de reguetón no podría costar más que una función de El lago de los cisnes.


En Cuba, para suerte de los amantes del arte, los precios de los teatros escapan de esa lógica comercial. Que se busquen alternativas para los que no pueden pagar los 30 pesos; pero los que pueden pagarlo tendrían que saber que aún así gozan de un privilegio. Una suerte en un país donde todavía hay que pagar hasta 15 pesos por una libra de tomates…

 

Nota para lectores extranjeros: Un peso convertible en Cuba (CUC) equivale a 25 pesos moneda nacional.

Visto 11635 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Febrero 2016 07:57

Comentarios  

 
#12 @S@i 25-02-2016 13:54
el teatro algo maravilloso para mi, la cultura está en todas partes y no es justo que los precios nos priven de algo tan maravillozo que es la danza, el ballet, todo lo bello de estas puestas en escenas que nos ennoblecen tanto el alma y nos llenan el aspíritu, por eso reflexión acerca de los precios, todavía quedamos personas con ganas de saborear una buena obra, sin que tengamos que quedarnos como las gallinas sin pluma y cacareando
 
 
#11 Mirtha 22-02-2016 11:17
¡¡¡Hola!!!!
La cuestión es que quien gasta en cervezas no es aquel a quien le gusta el ballet. El tema es EN EXTREMO COMPLEJO... pues hay quien puede gastar en cerveza y ballet pero hay muchos que no pueden satisfacer ni lo uno y lo otro. Entiendo que así debe ser el precio, simplemente... no iré y disfrutaré del ballet por la pantalla chica... en fin... NI REMOTAMENTE ES SENCILLO EL TEMA
 
 
#10 lacriolla14 20-01-2016 16:48
Leyendo el artículo y los comentarios me parece que soy un bicho raro en este país. Trabajo en un OACE,tengo 12 años de experiencia laboral,una hija menor de edad,una madre jubilada, y un salario de poco más de $400.00 pesos.A juzgar por lo que uds dicen, la clase trabajadora en Cuba, en función de cual se crearon todos esos privilegios y subvenciones, esta en serio peligro de extinción. Yo pensé que eramos mayoría. Evidentemente el periodista no pertenece a ese grupo. Hay que saber ganarse el pan de cada día, para poder juzgar el valor real de cada cosa, y no su valor númerico o porcentual. Yo soy de las que amo el ballet clásico, el jazz, el flamenco y muchas otras manifestaciones de la llamada "alta cultura".Como muchos la persigo con grandes sacrificos desde que era estudiante universitaria y nunca me ha parecido que el precio que pagaba por el acceso a esa cultura fuera simbólico. Los ingresos de nuestros artistas e instituciones culturales, por suerte, no depende solamente de sus ingresos en taquilla. me atrevería a decir que ni en su mayor por ciento. Igual seguirán habiendo funciones prácticamente vacías, como ya las hubo cdo el precio de la platea no superaba los 5 o 10 pesos MN. Si ya es díficil adquirir artículos de 1ra necesidad por su precio, ahora se sumará a la lista de casi-utopías "la cultura". Lo que más me sorprende es ver que muchos incoscientes aplauden este cambio. Sólo espero que al menos las visitas guiadas al edificio remozado, mantengan un precio adecuado al bolsillo de los trabajadores. Trabajadores que no podemos pagar ni la cerveza, ni la discoteca....y al parecer tampoco el ballet, sin comprometer el alimento de fin de mes en nuestros hogares. Me pregunto que dirá Eusebio Leal al respecto.
 
 
#9 carlosvaradero 20-01-2016 11:47
Sin dudas no es posible comparar un "concierto de un reguetonero", con una funciòn del ballet nacional de Cuba, porque la diferencia en calidad artistica es abismal, y por supuesto, lo bueno se paga y se paga caro en todo el mundo.
Lo que sucede es que cuba es un pais suigeneris, y nada, o casi nada està como debe estar, sigue afectandonos el fenòmeno de la piramide invertida...has ta cuando?..quien sabe!
Bueno el caso es que yo veo bien los precios del Gran Teatro, el lujo se paga y mientras algunos se gastan en 1 hora 10.00 CUC en cervezas, pues señores que entiendan de una vez que por lo bueno, lo que nos enriquece realmente el alma y el espiritu tambien vale la pena pagarlo!!
Gracias!!
 
 
#8 Ñinga 20-01-2016 09:01
Menos mal que a mi no me gusta el ballet, la opera y mucho menos el regueton. Ayy pero si los tomates y que caros estan!!, que va, asi no se puede
 
 
#7 r@f@ 20-01-2016 08:52
¿acaso se han preguntado ustedes quien es el que paga 20,00 c.u.c para ver el concierto de un regetonero? se darán cuenta que no es un trabajador común que día a día cumple con sus horas de trabajo, que el salario no le alcanza para fin de mes, que tiene por demás que hacer malabares, que la comida de un día o dos le cuesta casi todo el salario y más si tiene hijos pequeños, ¡por favor! digamos que sea un familia de dos mayores y dos niños 30x4 igual 120 pesos solamente para ver un espectáculo,eso sin contar el transporte de ida y vuelta por lo que se mueven, el comer algo ya estándo allí, entre otras cosas. No es menos cierto que en otros países una función de ese tipo es cara etc., etc. PERO ES QUE ESTAMOS EN CUBA, SEÑORES, EN CUBA.
 
 
#6 Shere 19-01-2016 13:23
Entiendo el punto del artículo, pero difiero. Que una cerveza nacional cueste 1.00 CUC, una libra de tomate 15.00 pesos y la entrada a una discoteca 2.00 CUC no significa que estos precios sean favorables, de hecho, son tan desfavorables como la entrada al Gran Teatro, caro el uno tanto como los otros. No se justifica lo negativo con algo más negativo aun, para mejorar hay que establecer comparaciones con lo que está mejor, no lo que supera lo peor. Tampoco podemos centrarnos en el hecho de la altura de una función de ballet porque se supone que en este país el acceso a la cultura es algo fácil para el pueblo, si eso va a empezar a cambiar, si vamos a tener en consideración lo que cuesta la producción de la puesta en escena y el valor de nuestros bailarines, entonces vamos a tener que empezar a tener en cuenta también los salarios del pueblo trabajador, que además de tener que pagar ahora mas dinero para disfrutar un dia de una Gala de ballet tiene que seguir pagando la libra de tomate a 15.00 pesos y sudar 1.00 CUC o más si, algun dia, decide tomarse una cerveza.
 
 
#5 Ernesto 19-01-2016 12:39
Veo bien los 30 pesos, pues ahora mismo en el Karl MArx por casi cualquier espectáculo humorístico se paga de 20 a 25 pesos y nadie protesta y las entradas se agotan.
 
 
#4 chicho 19-01-2016 12:05
El que quiera disfrutar de buen ballet que se tome una cerveza menos. Así mejora su salud y enriquece su acervo cultural, que buena falta nos hace en estos momentos, al igual que hacer sustentable cualquier proyecto diseñado para mejorar la vida de todos los cubanos.
 
 
#3 Andrés R 19-01-2016 07:20
Es cierto que deben diferenciarse los precios, a los jubilados también le gusta el teatro, a las personas de bajo ingreso le gusta el teatro, a los estudiantes le gusta el teatro. En muchos paises estas cosas tienen su diferencia a partir de cierta edad o posición social, por ejemplo en España no cuesta lo mismo el transporte, los espectáculos públicos, los medicamentos y otros beneficios para todas las personas.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar