domingo, 18 noviembre 2018, 11:07
Miércoles, 06 Enero 2016 09:05

Un galáctico al banquillo merengue

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros, especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)

¡Al fin se fue Rafa Benítez! Lo que parecía evidente para todo el mundo, menos para el lunático Florentino Pérez.

Al final se hizo realidad: Benítez cayó por su propio peso, luego de unos cinco meses en los cuales nunca llegó a cumplir con las expectativas creadas a su llegada al Real Madrid, aun cuando los fríos números no son malos. Pero sucede que a los equipos grandes no les basta con la G de Ganar, también tiene que Gustar, y si es posible Golear. De esto último el Madrid prácticamente no ha tenido nada, ni siquiera en la Liga de Campeones, la única competición donde marcha invicto.


De esta manera, Florentino paga bien caro el desaire hecho al italiano Carlo Ancelotti, quien le regaló la ansiada Décima y tenía total sintonía con todos los jugadores, todo lo opuesto a Benítez. Ancelotti firmó recientemente con el Bayern Múnich…cuidado no le aplique la Ley del ex, tan sufrida por los fanáticos merengues.


¿Quién llega? Pues el francés Zinedine Zidane, un exjugador de leyenda, pero toda una incógnita como entrenador. A falta de otra persona con mayor experiencia (Florentino no tuvo cara para volver a apostar por Mourinho, y Jurgen Klopp y Guus Hiddink firmaron por la Liga inglesa), Zizou ha sido el indicado, pero quién sabe si ya está listo.


Yo mismo creo que no, al menos no en este instante, pero como ya a Benítez no lo soportaban ni los jugadores, había que sacarlo aunque pusieran en el banquillo al tonto del pueblo. Florentino, forzado por las circunstancias, apostó ahora por uno de los mejores futbolistas de la historia, pero con un palmarés totalmente intrascendente como técnico.


El llamado Harry Potter tiene a su favor su buena relación con la plantilla, forjada durante su temporada como asistente de Ancelotti, y el gusto por el fútbol ofensivo, pero más allá de la ilusión de los seguidores blancos de haber encontrado al "Guardiola de Florentino" (mayúscula quimera), estamos ante una verdadera caja de sorpresas.


Solamente el tiempo dirá si fue o no la decisión acertada, y cuando digo tiempo no me refiero a lo que resta de esta campaña, porque sería pedirle demasiado a Zidane. En cualquier caso, el papel de bombero siempre es peligroso, y ojalá no se cargue la leyenda de un jugador tan vistoso como el galo.

Visto 1200 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Enero 2016 02:54

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar