domingo, 24 junio 2018, 13:17
Jueves, 31 Diciembre 2015 10:05

Trampas de fin de año: Tirar la casa por la ventana

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Nada tengo en contra de las despedidas de año, y mucho menos del desborde de amores y cariños que acontece el 31. Es lindo reunirse con toda la familia —a veces desunida por la cotidianidad—, pero...

—Si yo tuviera —murmuró el Principito— 53 minutos para gastar, iría dulcemente hacia una fuente.


Así respondió el Pequeño Príncipe al comerciante que pretendía venderle unas píldoras que, por aplacar la sed, ahorraban 53 minutos semanales a quien las tomaba.


Pero una conocida me respondió que como andaba corta de tiempo con tanto ajetreo por los preparativos de fin de año, prefería, en vez de hervir el agua, comprarla en la shopping.


No le alcanza el tiempo, dice, porque “la cena que voy a preparar va a hacer historia, y estoy en el corre-corre comprando las cosas. Hasta los regalos por el Día de Reyes ya estoy luchando. Voy a botar la casa por la ventana, mi familia se lo merece, y yo también, que mucho he trabajado este año”.


Quien busque entregar amor a la familia y a uno mismo gastando y comprando cosas por fin de año, creo que está perdí’o. Ese no podrá encontrar la fuente del Principito ni aunque la tenga frente a su casa.


Parece algo sabido. Pero veo algunas gentes como locas comprando y comprando, corriendo de allá para acá con jabas y más jabas. Y si el tomate está a 18 pesos la libra, no importa, van y lo compran; y el turrón no puede faltar, aunque cueste el equivalente a más de 80 pesos.


Algunas de esas personas que veo así agitadas no tienen garantizadas en casa necesidades de primer orden y tampoco el suficiente dinerito —casi nadie lo tiene— para enfrentarlas; pero igual caen en la trampa del fin de año y piden prestado, venden no sé qué, para garantizar ese día, ese único día de cena, arbolito y luces.


Otros, los menos, con las billeteras algo más abultadas, no viven las angustias de los primeros, que andan inventando y machucándose. Pero también corren, o ponen a correr a un tercero para ellos. Igual quieren botar la casa por la ventana. De este grupo, hay quienes lo hacen también pretendiendo homologar cosas con amor, armonía, placer. Y están aquellos que compran hasta la contrapelusa que anden vendiendo para mostrar a todos que ellos sí pueden.


El derroche y los excesos para evidenciar un estatus. Es un trillo donde suelen ir de la mano consumismo y mal gusto. Es entonces cuando te tropiezas con esos lugares donde hemorragias de lucecitas, guirnaldas y farolitos casi estrangulan a gigantescos Santa Claus inflables; donde gigantescos arbolitos de navidad cierran el paso, y casi patinas con la poliespuma imitando nieve, mientras rojos gorritos de navidad con pompones derriten cabezas y pensamientos en medio de las temperaturas desérticas de este diciembre.


Nada tengo en contra de las despedidas de año, y mucho menos del desborde de amores y cariños que acontece el 31. Es lindo reunirse con toda la familia —a veces tan vapuleada y desunida por la cotidianidad—, valen preparativos y esfuerzos para que las cosas queden bien esa noche de deseos y agua tirada por las ventanas. Sin embargo, creo que lo esencial —preguntarle al Principito— queda lejos del tamaño del pernil, de la cantidad de bebidas, uvas o turrones.


No digo que sea la mayoría la que anda enredada en esas telarañas, la que ha caído en tales trampas. Pero de que los hay, los hay. Y me duelen.

Visto 3648 veces

Comentarios  

 
#12 Anita 20-10-2016 16:13
todos hacemos grandes sacrificios para poder pasar ese dia tan hermoso en union de los seres queridos.... pero siempre teniendo presente que son grandes sacrificios los que se hacen
 
 
#11 AlejandroGR 05-01-2016 13:08
todos tienen algo de razón en lo que comentan... a mi parecer...

de lo que escribe la periodista, concuerdo en que aquellos que botan la casa por la ventana para tratar de dar una imagen que no tendrán y que le costará más de lo que disfrutarán, pues es claro que no debería ser...

pero muchos hacen "grandes" fiestas con ahorros, colectas entre los familiares, etc, etc... y compran las cosas caras como están, para compartir, aunque sea una vez al año, con la familia y nada tiene que ver con derroches o dar una imagen que no se tiene...

si debería hacerse un artículo donde se tocara el tema de los grandes esfuerzos y los ahorros que hay que hacer todo un año, para poder hacer una fiesta, que al final, nunca está a la altura de los sacrificios que se hacen para lograrla... debido a los altos precios de los recursos, ya sean alimentos, ropas, zapatos; en manos de privados o estatales, los precios están de caros igual en ambos sectores...

creo que también tengo algo de razón en lo que escribo... Gracias...
 
 
#10 Roberto.R 05-01-2016 11:59
primer orden y tampoco el suficiente dinerito —casi nadie lo tiene— ese es el dilema del be or not to be or el no tube o no tendre (se escibre con B yo se) un buen salario or un buen precio, or una buena Ley que regule el desorden económico del mercado, desde arriba hasta abajo y los de abajo que encanjan el tube en el bolsillo del not to be.
Que lastima gastar lo poco que se tiene para luego pedirle al vecino un poquito de sal o azúcar. Yo espero este año prospere la economia de abajo aunque el PIB crezca pero no lo veo ni de cerca.
Y por favor no sensuren este comentario porque es muy general y ocultarlo seria tapar el sol con un dedo.
 
 
#9 Charly 05-01-2016 11:16
Existe una escala de valores, hay quien vive para comer y hay quien come para vivir. Hay quien ve el vaso medio vacío y otro que lo ve medio lleno. Y todo es parte de la diversidad, cada cual escoge con todo su derecho. Feliz 2016
 
 
#8 panchita 04-01-2016 13:28
Legolaselfo, está bueno el sarcasmo pero no se vaya por la tangente, si hay status, lo da el dinero y sí hay gente que tiene dinero

a) Por trabjar con extrajeros (no importa si es Sereno como decían antes)

b) Por negocios underground o cuentapropistas..

Y esos le restregan al resto de los mortales de su zona, cuadra, barrio lo que sí pueden costearse.... porque ahora el status no lo da el nivel social, que es el mismo para todos, lo da la motico eléctrica del hijo adolescente, los tables y celulares de ultima generacion, el carro, los adornos y/o arreglos de la casa, las uñas, la keratina, la cantidad de anillos, cadenas y manillas, el reloj etc, etc.., etc... ahh pero eso si!! Sus derechos y gratuidades como ciudadanos de este país que nadie se los toque!! ahh, pero siempre es bueno tirar una "ayudita" para ser mejor atendidos en cualquier lugar.... ¿miento?
 
 
#7 panchita 04-01-2016 13:19
No sé pero yo estoy de acuerdo con la periodista.... y es bien cierto lo que dice, hay gente que se endeuda por 6 meses después todo para decir lo que tuvo el 31.... pero no por tradicion sino por no ser menos... vamos a no tapar el sol con un dedo ok? Hace 30 años (yo tenía 16) las cosas fluian solas, no habia que desgastarse para hacer una buena comida, mas bien el dinero era para "estrenarse" ropa, especialmente los jovenes y adolescentes de la época y el 31 lo esperabamos en la calle en la cuadra.. a gritos y felices.... nada de especuladera e individualismo como es ahora..... lo siento pero la periodista dice LA VERDAD!
 
 
#6 legolaselfo 04-01-2016 10:16
"El derroche y los excesos para evidenciar un status"
Si todos somos iguales aquí en nuestra cuba socialista, ¿de que status usted habla?
 
 
#5 Any 03-01-2016 19:29
Totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores y no tanto con el artículo, mucho se espera ese día en que por una vez al año nos damos un gustico a nosotros mismos y a nuestras familias, cuando el resto del año lo pasamos haciendo malabares para comprar lo imprescindible. Es muy triste que la mayor parte de nuestro pueblo, por los grandes problemas económicos que ha tenido que afrontar, haya perdido tradiciones tan bonitas como la de los regalos debajo del arbolito o dentro de las boticas rojas. Por suerte algunas personas las van rescatando, y a los que no nos alcanza para tanto, al menos nos regalamos una buena comida y bebida, y adornamos el arbolito lo mejor que podemos. Es una bella tradición que alegra a la familia y permite pasar un momento más agradable, cada quien hasta donde pueda, tampoco se trata de endeudarse por un día, pero sí de ahorrar para cuando llegue, y totalmente de acuerdo con Pioneer. Feliz año nuevo!!!
 
 
#4 Que horrorrr!!!!!!! 03-01-2016 19:05
Cada cual trata de tener para la familia en esos dias lo mejor. Que culpa tiene el pueblo de que la libra de tomate este a 18.00 pesos? Nos comemos los 18 pesos? Como reunimos a la familia sin brindarle algo de comer, ya que no alcanza el dinero para ponerse ropa nueva, hacer regalos por lo menos alimentos que si es una necesidad de primerisimo orden, cada cual lo hace como puede o como quiere, pero siempre con la misma intencion, debian criticar, no los esfuerzos q hacemos los cubanos, sino los precios q permite el estado, donde 4 tomates bien pueden costarte 36.00 pesos, facilmente.
 
 
#3 yenia 02-01-2016 17:37
Pero que cosa, no se el por que del artículo si todos en Cuba siempre hemos festejado el fin de año muy arriba, cada cual como puede, claro, pero si no nos reunimos ahora a lo grande cuando lo vamos haser, si todo el año la pasamos pegaditos con el dinero y ni casi podemos invitar a nuestros padres e hijos a una comidita el fin de semana. Feliz año para todos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar