sábado, 21 septiembre 2019, 15:31
Lunes, 28 Diciembre 2015 10:50

Policía de Nueva York se extremó con jóvenes afroamericanos

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

La Policía de Nueva York extremó sus prácticas contra hombres jóvenes afroamericanos, según revela hoy un editorial del diario The New York Times.

 

El rotativo aborda las tácticas policiales agresivas que se iniciaron en la década de 1990 y florecieron bajo el anterior alcalde Michael Bloomberg y su comisionado de policía, Ray Kelly, quienes alegaban que estas prácticas eran necesarias para bajar la ola de crímenes en la urbe.

 

Cuando en 2013 un juez federal consideró inconstitucionales las acciones de detener y registrar a las personas, principalmente a negros y otras minorías, Kelly argumentó que eso elevaría los índices de crímenes violentos.

 

Si embargo, añade un informe citado por el periódico, estaba equivocado pues el crimen en la ciudad se mantiene en mínimos históricos bajo el alcalde Bill de Blasio y su comisario de policía, William Bratton, y los arrestos, paradas y citaciones continúan cayendo después de un pico en 2011.

 

Un informe de The John Jay College of Criminal Justice precisa que entre 2011 y 2014 el número total de estas acciones se redujo en más de 800 mil, o sea el 31 por ciento.

 

Algunos oficiales admitieron que sentían presión constante para cumplir con cuotas de productividad arbitrarias, pero el efecto era apuntar de manera desproporcionada a los hombres jóvenes afroamericanos, la mayoría de los cuales no hacían nada malo, plantea el diario.

 

Agrega que para el año 2014, el número de paradas a personas por parte de los agentes disminuyó a 46 mil, un 93 por ciento en sólo tres años, con tendencia a descender bruscamente en los barrios más pobres y de minorías donde crecieron más rápido en la década anterior.

 

Los datos del informe, añade el Times, contradicen firmemente la opinión de que el crimen inevitablemente aumentaría al dejar a un lado tácticas abusivas de parar a personas en las calles.

 

Subraya que para mantener el crimen bajo al tiempo que se garantiza que todos los ciudadanos sean tratados con respeto, los agentes de policía deben hacer algo más que utilizar prácticas abusivas.

 

Puntualiza que los uniformados deben centrarse en mejorar las relaciones con las comunidades que a menudo necesitan de la policía con mayor urgencia, pero cuya confianza fue afectada por los temores a la violencia de los agentes.

 

Medios de prensa aseveran que muchas personas prefieren correr ante una amenaza que llamar a la policía, en especial los afronorteamericanos, blanco en los últimos años de la violencia de los agentes.

Visto 722 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar